Sevillana de Electricidad

Antonio Sánchez Marrón
Feb 28 · 4 min read

ATENCIÓN: Este análisis contiene información y spoilers sobre la miniserie documental ‘El Palmar de Troya’.


España. Década de los 70. Un cobrador del suministro de la compañía que proporciona energía a buena parte de los hogares e industrias de Andalucía pasea con interés por las zonas más exquisitas de la capital hispalense. Bebía, hacía contactos, se rodeaba de personas que le hacían los favores que precisaba en cada instante. La Voltio, como era conocido este cobrador, iba promoviendo su personalidad, su actitud y sus virtudes, todas, por allende el territorio sevillano. Pero a la leyenda de Clemente Domínguez le faltaban algunos giros de guion que solo el tiempo podría permitirse añadir a un currículo plagado de páginas sin escribir, de historias sin leer, de voces sin escuchar. Hasta ahora.

Movistar + estrena una serie documental sobre los hechos acaecidos tras los muros de una basílica enteramente construida para el pecado. En La Alcaparrosa, finca donde cuatro niñas afirmaron haber visto una aparición mariana, se edificó una de las construcciones más colosales que los viajes por carretera a través de vías infernales recuerdan. Debajo de tan incontables torres se encuentra uno de los misterios más insondables de la cristiandad contemporánea.

Israel del Santo introduce grabaciones y material de archivo en los que Clemente Domínguez afirma ser el escogido para salvar al mundo de una condenación eterna. Tras esos muros se halla el único pozo de sabiduría, de fe verdadera ante los desmanes que el Concilio Vaticano II (1959) quiere provocar en la Iglesia Católica. Él es el enviado de Dios para llevar a cabo su mensaje de salvación, de redención, para reescribir los tiempos (pasado, presente y futuro) y alzarse con la gloria eterna y el rumbo de un mundo predestinado a padecer la ira del infierno.

Clemente Domínguez, cabeza de la Iglesia Palmariana.

Bien podría asemejarse a la trama de una película de superhéroes a la manera católica. En sus paradojas y en sus objetivos. Pero todo responde a una inteligencia suprema y a la ausencia de voluntad en quienes creyeron desde un principio en la palabra de dos desconocidos, Clemente y Manolo, que un día se acercaron a La Alcaparrilla y tornaron sus ojos ante un negocio que, bien ejecutado, sí que podría darles la salvación eterna. Y contra esa salvación sí que no hay nada que objetar.

A El Palmar de Troya se le pueden achacar, en un primer momento, unas recreaciones más propias de la telerrealidad que de un documental construido con la básica premisa de querer hacer preguntas y no la de buscar soluciones a porqué el ser humano actúa como actúa. No obstante, capítulo tras capítulo, esas recreaciones que se veían como ajenas, extrañas se convierten en piezas fundamentales para comprender el interior de aquella Catedral Basílica de Nuestra Madre del Palmar Coronada. Y, en un ejercicio que casi aboga por la hibridación de géneros, el documental se infusiona con el terror cuando se escucha a Clemente, bien en su faceta de ser humano o ya en su portentosa interpretación de Gregorio decimoséptimo. Su voz transcurre desde el susurro hasta el trueno más aterrador que los muros de la iglesia han escuchado jamás.

No es hasta el tercer capítulo cuando El Palmar de Troya no despliega sus armas. Los dos episodios anteriores sirven como presentación a los hechos, concisos, sin adornos ni cuestionamientos innecesarios. Pero el tercero lleva al espectador a plantearse las cuestiones necesarias para intentar responder a cómo se llegó a los extremos vividos dentro de la iglesia palmariana. Abusos y agresiones sexuales, bolsas de basura plagadas de divisas de media Europa, obispos muertos por voluntad divina, ríos de alcohol precipitándose por las gargantas sedientas de un Clemente ardiendo de deseo (y no de Dios)… Todo es inquietante, incluso sin escuchar los susurros de este sucedáneo de mesías.

Tiembla, Sorrentino, tiembla. Ni en un conjunto ordenado de ideas, el cineasta italiano hubiera sido capaz de imaginar para su pontífice de HBO (cuya última temporada analizamos en OchoQuince Magazine) un final tan sorprendente, cáustico y poco heterodoxo como el que tiene, no ya Clemente Domínguez, sino su sucesor. Un Ginés Hernández desatado que, en compañía de su mujer (ex monja del Palmar) construyen una historia de asaltos, posados en revistas y paseos por todo tipo de platós y papel couché además de juicios y diatribas que la prensa rápidamente convirtió en mediáticos. Todo ello relatado en un cuarto episodio donde la tensión se libera, donde la carcajada resuena y donde ya nada tiene sentido. Si es que lo había tenido en algún momento.

El Palmar de Troya construye un relato, el enésimo, sobre el peligro no de las religiones sino de la fe mal entendida, de los dogmas, de las prisiones emocionales que los extremismos confesionales construyen alrededor de sí mismos. Testimonios de personas que lo han perdido todo por pertenecer a este pozo de condenación, buscando la salvación eterna tras una vida de infelicidad manifiesta y de ceguera invisible. Lugares de encierro, de incomunicación, donde la luz del sol brilla solo para quienes tienen valor de levantar la mirada al cielo. Buscando a su dios. Buscando.

Buscando…

OchoQuinceMag

Antonio Sánchez Marrón

Written by

Aprendiz de mucho, maestro de nada. Radio Nacional, The Way Out Magazine. Cine. Música. Literatura. Series. Y algo de deportes, por mí que no quede.

OchoQuinceMag

Magazine digital de análisis cultural de series de televisión. Dirigido por Jorge Dueñas Villamiel y Jesús Villaverde Sánchez.

More From Medium

More on Análisis from OchoQuinceMag

More on Análisis from OchoQuinceMag

En un abrir y cerrar de ojos

More on Series from OchoQuinceMag

More on Series from OchoQuinceMag

El hombre y la Tierra

More on Series from OchoQuinceMag

More on Series from OchoQuinceMag

La Kosher Nostra

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade