Yogures del mundo, ¡uníos!

ATENCIÓN: Este análisis puede contener spoilers sobre alguno de los 18 episodios que componen la antología ‘Love, Death & Robots’.


Un yogur ha alcanzado el poder mundial. Todo comenzó cuando una pequeña bacteria fermentó en la leche de unos investigadores y, ahora, el mundo experimenta la autocracia láctea. La idea puede sonar rocambolesca, pero lo cierto es que el sexto episodio de Love, Death & Robots, titulado Yogur al poder, acumula en sus escasos seis minutos infinidad de inquietantes lecturas. Desde la deriva política que nos lleva a dejar nuestro futuro en manos absolutamente inverosímiles (en Italia ha aparecido Matteo Salvini, en Brasil, Jair Bolsonaro o en Estados Unidos el magnate Donald Trump) hasta la incapacidad del ser humano de autogobernarse y permanecer ligado a una línea de pensamiento individual que abogue por la colectividad idónea, todo ello pasa por ese relato que, en poco más de cinco minutos, nos acongoja por su realismo mágico de manera similar a como lo hacía la antología Black Mirror con su famoso The Waldo Moment.

Un yogur gobierna el mundo en ‘Yogur al poder’ (1x06).

La capacidad de sorpresa es lo que convierte a Love, Death & Robots en una antología especial. Primero porque cada cortometraje que lo forma es un lienzo en blanco para su equipo de dirección, que alcanza la veintena de directores en solo dieciocho capítulos, y para los creadores. Tim Miller se sitúa como showrunner principal en esta conjunción de talento e historias que funciona por la brevedad de sus historias casi tanto como por su mezcla genérica.

Un artista extravagante narrará su pasado misterioso en ‘Zima Blue’ (1x14).

La propuesta reflexiona sobre la condición humana a través de historias que van de lo bélico (varios episodios se centran en la guerra como elemento principal (1x18: La guerra secreta; 1x13: Afortunados 13; 1x10: Metamorfosis), a la ciencia ficción y los monstruos (1x04: Trajes; 1x10: Más allá de Aquila o 1x12: Noche de criaturas marinas), el relato de venganza, con varias historias en las que una mujer se venga de un pasado traumático causado por uno o varios hombres (destacan, quizás, en esta línea el primer cortometraje: La ventaja de Sonnie, y un octavo con aires de Studio Ghibli: Buena caza) o relatos que analizan el mundo contemporáneo desde una perspectiva ciertamente alejada en el tiempo de nuestra realidad, pero muy cercana en lo filosófico y la sociología. En esta última aproximación, resulta especialmente brillante el 1x14, Zima Blue, en el que una periodista narra el misterioso pasado de un extravagante artista, que guarda un giro final inesperado al más puro estilo Charlie Brooker, y su interpretación latente sobre el negocio del Arte contemporáneo.

‘Tres robots’ (1x02) nos pasea por un mundo post-apocalíptico junto a estos tres simpáticos ciborgs.

Pese al fuerte aparataje de ciencia-ficción y fantasía que se trenza en torno a estas dieciocho píldoras narrativas, una de las cosas más interesantes de Love, Death & Robots es que el espectador es sorprendido también mediante las historias puramente humanas. Así, en mitad de la máquina fantástica de la obra, nos encontramos con un drama social, con crítica ácida al sistema, en el que un hombre que vive en el vertedero lucha por no ser desahuciado (El vertedero, 1x09), con una historia de superación personal sobre una astronauta que tendrá que hacer un sacrificio inesperado para regresar con vida a la Tierra (Mano amiga, 1x11) y con una interesante reflexión sobre la mecánica de la pareja en una fábula protagonizada por Mary Elizabeth Winstead, La edad de hielo (1x16), en el que un congelador se convierte en un contenedor de civilizaciones pasadas, presentes y futuras que nos recuerda al experimento de Lisa en Los Simpson.

Más allá de la sorpresa, Love, Death & Robots es un canto a la creación, a las pequeñas historias que se hacen poco a poco grandes gracias a las múltiples lecturas que se abrazan a su columna vertebral. La puesta en escena de la producción, en manos de muchos nombres, juguetea con los códigos cinematográficos (cámaras personaje, granulados en la imagen, travelling, zooms, etc.) y con un amplio catálogo de referencias tanto cinéfilas como televisivas: Gravity (Alfonso Cuarón, EEUU, 2013) resuena en Mano amiga (1x11), Los Simpson lo hacen en La edad de hielo (1x16) y Black Mirror lo hace en varias ocasiones, destacando el magnífico tercer episodio, en el que una mujer presencia un crimen desde la ventana de su hotel y huye sin freno del asesino hasta que, hacia el final de la persecución, llega ese giro inesperado al que nos tiene tan acostumbrados la teleficción pensada y creada por Charlie Brooker.

La brevedad y la mezcla genérica juega muy a favor de esta Love, Death & Robots, que también sabe abrazarse al humor en capítulos como Tres robots (1x02), en la que tres ciborgs caminan por un mundo post-apocalíptico reflexionando sobre el fin del mundo, haciendo el gamberro y haciendo ver poco a poco al espectador la absurdez del ser humano que llevó a la destrucción del mundo. También se aproxima al humor Historias alternativas (1x17), que se adhiere a la clásica teorización sobre qué pasaría si, en un viaje en el tiempo, matásemos a Hitler mucho antes de lo que él encontró la muerte. El resultado es fascinante por lo divertido que resulta ver lo absurdo que es especular sobre “el efecto mariposa”. Casi tan absurdo e inverosímil como el ascenso al poder de un yogur, pero no por ello menos inquietante y, en cierto modo, terrorífico. Tan horrible como alcancemos a ser nosotros mismos.

Una mujer huye de un asesino en el 1x03, ‘La testigo’.

OchoQuinceMag

Magazine digital de análisis cultural de series de televisión. Dirigido por Jorge Dueñas Villamiel y Jesús Villaverde Sánchez.

Jesús Villaverde Sánchez

Written by

Periodista. Me contradigo, contengo multitudes. Pienso, luego escribo. Showrunner de @OchoQuinceMag. Cinéfilo, bibliófilo y seriéfilo; futbolero y rayista.

OchoQuinceMag

Magazine digital de análisis cultural de series de televisión. Dirigido por Jorge Dueñas Villamiel y Jesús Villaverde Sánchez.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade