¿No estarás en la lista de los nacos?

Una amiga publicó esto en Facebook. Inmediatamente se llenó de comentarios pidiéndole la lista, aplaudiéndole por hacerlo, etc.

¿Te imaginas cómo le va a ir a ti negocio si ella te puso del lado de los nacos mal-quedados? Muy probablemente los que te vean ahí, y no te conozcan antes, no te van a contratar. ¿O tú sí te arriesgarías con alguien así?

Y lo que hizo mi amiga, ¿está bien? ¿Se vale?

Yo creo que sí. Es más, esté bien o mal, la realidad para los negocios en la actualidad es que así como mi amiga, todos quienes compramos algo o recibimos algún servicio, terminamos emitiendo algún tipo de juicio…y luego hablaremos de ello con los demás. Es la sociedad de la información, no hay duda.

Transparencia y reputación son dos palabras ESENCIALES para cualquier emprendedor.

¿Cuál es la parte más relevante de Amazon.com? Los «reviews»! ¿O qué? ¿Me vas a decir que compras algo en Amazon, si ves que tiene una sola estrella de calificación y otros clientes hablan pestes de ese producto?

Todos los que ofrecemos algún tipo de servicio o producto tenemos que entender que es así como funciona ahora el mundo. Entender que nuestros clientes van a presumir – o se van a quejar – de lo que hagamos, y que lo van a hacer públicamente.

Esto significa que tengo que tener clarísimas dos cosas: ¿cómo quiero que hablen de mí mis clientes? Y dos, ¿cómo le hago para responder – y bien – al cliente que terminó hablando mal de mí?

La persona a la que acabo de atender en mi negocio, ¿qué le va a decir a sus amigas de mi servicio? ¿Tengo la conciencia tranquila con esta respuesta? Si no, AGUAS. Necesitas cambiar, y cambiar ya. Ya vas tarde.

¿Ya la regaste? Se vale. Nos pasa a todos. Pero entonces ahora asegúrate de reconocer tu error. De pedir disculpas honestas. De tratar de arreglar el problema de fondo. Es lo correcto, y si lo haces bien, se puede arreglar (nuestro curso/taller para atender a clientes enojados te puede servir).

Seguramente mi amiga no es la única persona con una lista así. ¿Tú tienes tu propia lista? Y si tienes una empresa, ¿cómo te gustaría aparecer en estas listas? ¿En qué columna te tienen hoy tus clientes? ¿Como naco mal-quedado?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated René Lankenau’s story.