Aprende ayudando

La forma de ayudar a otros, es un camino extenso, y como todo, es algo que vamos aprendiendo, puede que muchas veces sintamos la necesidad de apoyar a otros, pero también pensemos que no tenemos la paciencia ni la capacidad.

Por mi parte en algún momento también me sucedió, cuando era bastante pequeña tenía una necesidad de ayudar a otros, pero por mi fuerza, tamaño y capacidad no siempre podía, con el paso del tiempo comprendí que para ayudar se debe pasar por un proceso.

Un proceso de aprendizaje, en el que fracasaremos en ocasiones, en el caminar iremos aprendiendo, a ver con más amor las diferencias en los otros, a reconocer nuestro carácter, limitaciones, y ver aspectos que nos molestan en otros con más paciencia.

Cambiar el enfoque con el que vemos los problemas y necesidades de otros, toma su tiempo, no es algo sencillo, pero sí pedimos guía y seguimos practicando el mantenernos pacientes podemos conseguirlo.

Atender a una necesidad ajena es una gran oportunidad, separar emociones e ideologías nos ayudará a no deshumanizar a los demás, a verlos con la misma fragilidad que nosotros tenemos, con las mismas guerras que también combatimos.

Romper la brecha que nos hace notar las diferencias que creemos existen, nos ayudarán a ser más empaticos y justos.

Porque ayudar no nace de un sentimiento de lastima sino de justicia y amor por otras personas.

Like what you read? Give Janeth Rodríguez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.