Tres/Décimas

La puerta se hizo pequeña
se vino abajo mi techo
dentro de un refugio estrecho
nunca ha de faltar la leña
en la casa del que sueña
que sobre todo respira
la meta que hay en su mira
no la deja nunca tirada
a mano de la gilada
que en apagarla se empeña.

No le dejes carne al cuervo
que ha de comerse tus ojos
y las tripas cual manojos
que al pensarlo yo me enervo
y perdón que use este verbo
no es que me sobren palabras
pero soy como las cabras
y voy a los topetazos
abatiendo los fracasos
que son realidades magras.

Los pies harán el camino
paso a paso hasta llegar
aunque tarde en encontrar
los restos de mi destino
que tiene sabor mezquino
como el mismo nectar de amor
que al roto genera pavor
y daña a los mas armados
alguna vez enamorados
y hoy son vidas sin sabor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.