Ilustración por Iván Cervantes.

¿Qué está pasando ahora en Venezuela?, ¿Qué es la Asamblea Constituyente?

¿Por qué se están peleando tras la propuesta de una asamblea constituyente?

Venezuela lleva meses con olas de protestas que se tornaron violentas. La protestas actuales comenzaron cuando el gobierno dio marcha atrás con dos sentencias del Tribunal Superior de Venezuela que le daban facultades especiales al presidente Nicolás Maduro y le quitaban las suyas al Poder Legislativo, depositado en la Asamblea Nacional y controlada por la oposición. Ahora el país tendrá un cambio importante, pero ¿exactamente qué está pasando?

Los miembros de la Asamblea Nacional buscaron convocar a unas elecciones, pero el Poder Judicial de Venezuela detuvo este proceso. Debido a esto, las protestas aumentaron y se han manchado con la muerte de más de 90 personas (estadística capitalizada por los distintos actores políticos). Es así que el presidente Nicolás Maduro convocó a crear una Asamblea Constituyente.

¿Qué busca lograr el gobierno con la Asamblea Constituyente?

(Foto por Mario Tama/Getty Images)

La propuesta del Ejecutivo busca crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución. Esto derivaría en que se lleven a cabo elecciones generales. Maduro afirmó lo siguiente:

En uso de mis atribuciones presidenciales convoco al poder constituyente originario para que la clase obrera y el pueblo, en un proceso popular constituyente, convoque una Asamblea Nacional Constituyente”

Esto está permitido por la constitución actual de Venezuela. Quienes tienen las facultades para convocar a una Asamblea Constituyente son el Presidente, dos tercios del Parlamento y el 15% de la población en el registro electoral. La Asamblea Constituyente se conformaría entonces de 545 integrantes, quienes serían electos por medio del voto popular. Una vez conformada la Asamblea, deben redactar una Constitución y llamar a comicios generales para todos los puestos de elección popular. Sin embargo, las condiciones en que se llama esto han sido cuestionadas.

(Foto por Gregorio Marrero/LatinContent/Getty Images)

Maduro mandó a llamar a una Asamblea Constituyente con el fin de “transformar esa Asamblea Nacional podrida”, es decir, para cambiar a los integrantes del poder legislativo y quitarle la mayoría a la oposición. Sin embargo, los líderes opositores habían llamado a rechazar cualquier llamado a una Asamblea Constituyente. Henrique Capriles, uno de los líderes de la oposición en Venezuela dijo:

Si convocan un proceso Constituyente chimbo [de mala calidad], llamo a desobedecerlo […] No nos van a imponer unas elecciones chimbas. Las elecciones libres y democráticas están plasmadas en la Constitución”

La propuesta de Maduro contempla tres grupos que conformarían los integrantes de la Constituyente. Por una parte ocho sectores de la población compuestos por: los trabajadores, los estudiantes, las comunas, los pensionados, los empresarios, los discapacitados, los campesinos y pescadores. Estos ocuparían a 168 curules para redactar la nueva constitución que no puede ser rechazada por el presidente. Otros 364 serán representantes “territoriales” de cada municipalidad de Venezuela y los últimos 8 curules serán reservados para la población indígena del país sudamericano.

Henrique Capriles durante protesta. (Foto por Gregorio Marrero/LatinContent/Getty Images)

Los críticos del régimen de Maduro han atacado la iniciativa del presidente venezolano desde antes de que se diera a conocer la idea. Ya una vez expuesto el tema, Capriles manifestó: “Pretenden hacer una constitución a su medida y eso los venezolanos no lo vamos a aceptar.” Y además llamó a esta iniciativa un “fraude.”

El motivo de desconento respecto a esta idea es que se cree que Nicolás Maduro quiere por medio de una reestructuración constitucional (que también cambiaría todos los puestos de elección popular) repartir los puestos que se ocupan por medio del voto. Además la oposición tiene muchas sospechas sobre los enclaves que apoyan y podrían estar del lado de Maduro para la redacción de una nueva constitución. A esto se le suma que la representación territorial deja de lado la concentración poblacional que se encuentra sobre todo en las zonas urbanas de Venezuela como las que se encuentran en las entidades de Zulia y Miranda. En Miranda, Capriles ocupa el puesto de gobernador de ese Estado, mientras que Francisco Arias Cárdenas, un opositor del chavismo gobierna el Estado de Zulia.

Si esto sucediera, la oposición venezolana teme que se reconfigure la situación política en la Asamblea Nacional, pues en este momento la presencia de los bloques que se manifiestan contra Maduro cuentan con mayoría en dicho organismo. La coalición que integra a un gran sector opositor es conocido como Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y tan sólo hace un mes introdujeron una denuncia penal contra la iniciativa de llevar a cabo las elecciones de la Asamblea Constituyente. El diputado opositor, Tomás Guanipa denunció la iniciativa:

Venimos a hacer esta denuncia, porque hoy lo que hay es un secuestro institucional en Venezuela, pero, además, un golpe de Estado gravísimo, que tiene además responsabilidades penales […]

Guanipa se sustentó en la Constitución de Venezuela para levantar la denuncia. Alegando que hay violencia de por medio en este proceso.

(Foto por Mario Tama/Getty Images)

Esta tensión política se ha traducido en que el 16 de julio se llama a los ciudadanos de Venezuela para que puedan ellos definir por medio de un referéndum si rechazan o apoyan a la Asamblea Constituyente impulsada por el Gobierno de Nicolás Maduro. Sustentándose en diversos mecanismos constitucionales, hacen énfasis en un artículo que estipula que “las materias de especial trascendencia nacional podrán ser sometidas a referendo consultivo por iniciativa del presidente.” Este llamado fue aprobado mientras la sede legislativa fue sitiada. Esta consulta ciudadana ya fue aprobada por mayoría en la Asamblea Nacional.

Después de los resultados de la consulta del domingo 16 de julio se sabrá si Nicolás Maduro cuenta con apoyo para proceder con las elecciones para conformar una Asamblea Constituyente.