El retablo de maíz fue recibido con algarabía, en Ñu Guazú

El retablo de maíz y frutos de la tierra, fabricado por el artista plástico Koki Ruiz, llegó a Asunción, en tres camiones de gran porte que se encargaron de transportar por partes toda la gran estructura, desde la ciudad de San Ignacio Misiones.


Los camiones fueron seguidos por una caravana de personas involucradas en el armado del retablo y por una gran cantidad de periodistas que se trasladaron desde la capital para no perderse ningún detalle del viaje de la estructura hasta arribar a su destino final, el predio militar de Ñu Guazú, en donde será instalado detrás del gran escenario en donde el Papa Francisco celebrará la multitudinaria misa central y rezará el Ángelus el domingo 12 de julio próximo.

Los camiones llegaron hasta el predio militar en medio de una gran expectativa de personas que aguardaban el arribo y que recibieron a los recién llegados en medio de aplausos y vítores. Igualmente, la comitiva que acompañó el viaje fue recibida por las autoridades de la Comisión organizadores de la Visita Papal.

En el lugar aguardaban una veintena de artistas plásticos, que colaborarán con Ruiz y sus asistentes en la restauración de algunas piezas que hayan sido afectadas por la vibración del largo viaje.

Según manifestaron los encargados, las partes de la gran estructura fueron transportadas en camiones tipo siders, pertenecientes a la empresa Serincar, con los costados tapados por una lona que facilitan la carga y descarga de las delicadas piezas hechas con maíz, cocos y otros frutos de la tierra.

Las piezas fueron envueltas con plásticos especiales y colocadas sobre una especie de colchones de espuma, que amortigüe la vibración producida por el largo viaje.

Paralelamente, una gran cantidad de personas se llegaron hasta la Capellanía Virgen de la Asunción, del Seminario Metropolitano, para escribir sus intenciones en los cocos que luego también fueron transportados hasta Ñu Guazú, para ser pegados al retablo.

Hoy, lunes 29 se iniciará el montaje del retablo detrás del escenario construido en el predio militar y se espera que para el próximo fin de semana esté totalmente montado.