Francisco en Paraguay, los preparativos

No cesan los preparativos para la visita de Francisco a nuestro país. El Estado, la Iglesia, las organizaciones privadas y la población en general trabajan unidos para que todo esté listo para el evento del año.


Los trabajos de organización y coordinación por parte del Estado y la Iglesia han iniciado meses atrás para prever todos los detalles de logística y traslado, tanto del Papa y su equipo, como de la gente que irá a los eventos programados. Todo esto conlleva una inversión en recursos y personas, que son costeados o donados.

El Gobierno ha presupuestado aproximadamente 4 millones de dólares, monto que ha sido destinado a infraestructura, seguridad, salud y servicios, de tal manera a proporcionar lo necesario para cubrir las necesidades de la gran cantidad de asistentes prevista. Esta inversión favorecerá la dinamización de la economía que generará un evento de tanta magnitud, que ya ha copado las reservas de los hoteles y anticipa un gran movimiento comercial.

Además de la inversión económica, el entusiasmo de la gente es evidente en los trabajos voluntarios que ya se están realizando. Se han registrado más de 80 mil voluntarios para prestar servicios, desde la organización previa del evento hasta el servicio durante los 3 días de visita del Papa. Las empresas privadas también han colaborado con voluntarios, equipos e insumos.

La Iglesia aporta y busca donaciones voluntarias que les permitan cubrir costos varios que incluyen la preparación pastoral previa, impresiones, movilizaciones y ensayos, concursos realizados, campañas de comunicación y motivación, entre otros. De estas necesidades ya se ha recaudado el 30% en efectivo y un 40% en bienes y servicios, entre ellos el aporte de tiempo y esfuerzo de los voluntarios. El desafío actual es obtener el 30% restante para cubrir todos los detalles de la organización, que constituyen principalmente transporte, alimentación e hidratación de los servidores.

El trabajo en conjunto de todas las organizaciones, tanto públicas como privadas, es intenso y evidencia el ambiente cooperativo y de unidad que son promovidos por la Iglesia, a través del Santo Padre.