El boomerang siempre regresa

Desde muy pequeño me había preguntado si era verdad que los boomerang regresaban, pero no fue hasta mi cumpleaños #24 que mi novia me regaló uno y pude comprobarlo yo mismo (sí, sí regresan).

Una tarde estaba en el parque jugando con el boomerang cuando unos niños me pidieron que se los prestara. Yo, de buena gente, se los presté y les expliqué cómo tirarlo. Sin embargo, se me pasó decirles un detalle MUY importante: siempre hay que tirar el boomerang cuando estás lejos de los árboles. Y bueno, así fue como mi boomerang quedó en la rama más alta de un árbol en el Parque Omar. Después de muchos intentos fallidos de bajarlo, decidí darlo por perdido.

Un mes después regresé al parque con mi novia y nos animamos a ver si el boomerang todavía estaba en el árbol. Para nuestra sorpresa, el árbol lo habían podado recientemente y muchas de sus ramas estaban acomodadas a un lado del mismo. Y ahí, entre las ramas, estaba mi boomerang.

¿Por qué podaron el árbol? ¿Quién lo podó? ¿Por qué no agarró el boomerang? Esas y otras preguntas más quedarán sin responder, pero hay algo de lo que hoy estoy seguro: El boomerang siempre regresa a ti.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alexis Hevia’s story.