La necesidad de Planeamiento Urbano en la construcción de la ciudad.

Ciudad de Caracas, Venezuela — Imagen tomada de: http://www.numaniaticos.com/imagenes-que-describen-el-contraste-entre-la-pobreza-y-la-riqueza-en-el-mundo/

A lo largo del tiempo y de nuestro desarrollo como seres humanos hemos ido creando y desarrrollando una serie de elementos que nos ofrecen ciertas cualidades y suplen nuestras necesidades. Los asentamientos humanos los hemos ido creando por medio de la agrupación de edificaciones en un lugar determinado en busca de suplir esas necesidades. Pero estos asentamientos deben darse con una planificación previa, con lo cual debemos garantizar, en épocas de desarrollo, una preparación de las extensiones urbanas, y en épocas de crisis, una mejora en la calidad de vida y un buen uso de los recursos urbanos y naturales. Hoy en día debemos ir más allá para garantizar estos elementos, y pienso que es porque ya nos hemos desbordado tanto y hemos ido creciendo a un ritmo tal, que las condiciones han cambiado y nuestras bases y principios que antes parecían tan estables, hoy ya no lo son.

La lectura sobre “Modelos Urbanos y Sostenibilidad” (1996), habla sobre algunos de los objetivos de la política urbanística tales como mejorar la calidad de vida, adecuar el sistema urbano a un máximo desarrollo productivo, redistribuir las actividades productivas y los contingentes demográficos equilibradamente, una integración funcional y espacial en la ciudad, evitar la dispersión y el sobredimensionamiento de la población, mantener y favorecer el espacio público y proteger el medio natural y el patrimonio cultural. Si bien pienso que estos objetivos son muy acertados, es muy importante tener en cuenta el principio de planeamiento urbano actual que dice que se debe generar un equilibrio social, económico y territorial, alejándonos de los interéses individuales. De ahí precisamente, pienso que es de donde depende todo lo demás.

Hoy en día nos hemos acostumbrado a que todo sea fácil, no medimos las consecuencias de nuestros actos y lamentablemente nos hemos convertido en seres individualistas que únicamente buscamos el bien propio, sin pensar en qué repercuciones pueden tener nuestras acciones en el resto de la población. Si aceptáramos que definitivamente nosotros somos seres colectivos, porque así nos lo ha demostrado la historia y es así como nos lo pide el planeta tierra a gritos, entonces llegariamos a un desarrollo que aún no hemos imaginado. Y no lo hemos imaginado porque seguimos creyendo que desarrollo es producir masivamente, sin importar el daño que le hacemos al planeta. “Por primera vez en la historia tenemos la sensación de que producir más no es sinónimo de progreso. Ir vomitando más y más objetos en el planeta no supone vivir mejor, sino tal vez ir arruinando algo irrecuperable.”

Podría decir entonces que para que el planeamiento urbano en la construcción de una ciudad se de de una forma sustentable y generando progreso, se debe abordar desde una mirada colectiva, pensando en un desarrollo sostenible más que en un desarrollo productivo y económico. Porque si seguimos abordando el problema desde el hecho de generar mayor productividad para únicamente generar mayores riquezas sin importar el daño que le estamos haciendo, no solo al resto de la comunidad sino al planeta tierra, entonces no estamos atacando el problema de raíz. Pienso que aún estamos a tiempo para generar ese cambio y darle un giro a la utilización del territorio, si generamos un planeamiento en el que primen los bienes comunes sobre los indivuduales entonces ahí si estaremos generando una respuesta que abarque la tarea que tiene el arquitecto, la cual es producir un bienestar a partir de la transformación del espacio y de su entorno.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.