Un lugar para soñar

El Fútbol Club Bahía Santa Pola Femenino ha conseguido la segunda posición en Liga por primera vez en su historia

El equipo guarda un minuto de silencio tras el fallecimiento de la madre de una jugadora | Desireé Moya

Los sueños son esos pequeños instantes que regala la mente para hacer feliz a la gente mientras duerme, o que les abre los ojos ante la cruda verdad. Los sueños son esos momentos por los que vale la pena luchar contra todo y contra todos por hacerlos realidad. Un balón de fútbol, por poner un ejemplo, puede hacer que un día lluvioso sea el escenario idóneo para comenzar a fraguar esos fragmentos de la vida a donde se quiere llegar. Unos guantes pueden convertirse en la mejor muralla para impedir que perforen un corazón. Y unas botas de tacos pueden ser los mejores zapatos con los que se desee bailar toda la noche.

El Fútbol Club Bahía Santa Pola Femenino se fundó en 2014 con Vicente López Blasco como presidente al mando de este nuevo proyecto

El Fútbol Club Bahía Santa Pola Femenino es uno de esos equipos que luchan día a día por mejorar. Se fundó en 2014 de la mano de su presidente, Vicente López Blasco. Él, junto a su junta directiva, decidió dar la oportunidad a unas chicas que querían divertirse con el deporte rey. Esta temporada han disputado la competición en el Grupo V de Segunda Regional y han finalizado en segunda posición. Tan solo un punto de distancia con las campeonas, el Uryula, es lo que las ha separado de alzar el ansiado trofeo y de ascender a Primera Regional.

La primera temporada finalizaron en tercera posición por lo que el principal objetivo de este año era igualar o, incluso, superar la anterior campaña
Los dos entrenadores, Christian Pascual y Christian Sempere, trabajan juntos por primera vez | Desireé Moya

La temporada anterior acabaron terceras y ese era el objetivo a igualar o, incluso, a superar. “Una vez tuvimos asegurado el objetivo de ser terceras íbamos a luchar por conseguir cualquier cosa que viniera por encima. Estamos muy contentos por haber mejorado la tercera plaza”, reconocía el entrenador Christian Pascual. Pero eso no es todo lo que han logrado, sino que individualmente también han conseguido logros personales. “Algunas han evolucionado más lentas, otras desde el principio más rápido o han mantenido esa evolución. Pero el grupo en general ha mejorado muchísimo en todos los aspectos. El régimen táctico y el orden lo han aprendido muy rápido y el rigor defensivo que quería, para que encajaran pocos goles, lo cogieron bastante bien”, aseguraba el míster.

Se han convertido en el equipo con mayor solidez defensiva al encajar tan solo 18 goles en contra. Han conseguido marcar en 59 ocasiones

Una prueba de esa solidez defensiva se observa en la cantidad de goles que han encajado esta temporada. Tan solo 18 tantos en 16 partidos demuestran que son el equipo más estable en la línea de atrás. Pero no es sinónimo de que jueguen al catenaccio, es decir que al contraataque, pues han perforado la red en 59 ocasiones. Significa que son el cuarto conjunto más goleador de su grupo. Pero siempre existe la duda sobre qué les gusta más a los y las futbolistas, ¿marcar o dar las asistencias a sus compañeras para ayudar al equipo? Irene Molina, extremo derecho del Bahía, da su opinión al respecto, “me gusta más marcar los goles, pero esta temporada he ayudado más al equipo dando asistencias y la verdad es que no ha estado mal. He marcado 8 tantos y todo lo demás han sido pases”. Los inicios nunca son fáciles para nadie, y el Bahía Femenino no iba a ser una excepción. Varios pinchazos frente a los más fuertes, como fueron el Uryula o el Torrevieja, empañaron los primeros pasos en Liga. “Tuvimos un pequeño bajón contra los que íbamos a luchar por la primera plaza, como fueron el Uryula, el Torrevieja o el Imagina Sport; pero después nos recuperamos y supimos solventar la situación para coger impulso y volver todavía más fuertes”, comenta la delantera Yaiza Tomás.

El equipo está unido dentro y fuera del tapiz verde, algo que se aprecia en la fluidez en el juego que realizan en cada uno de los encuentros
María, portera del equipo, tan solo ha encajado 18 tantos en toda la Liga | Desireé Moya

Una de las claves para lograrlo fue la unión que demostraron durante toda la campaña tanto dentro como fuera del terreno de juego. Cuando un grupo es una piña se nota, y esa es la situación de la que gozan las jugadoras de Christian Sempere, segundo entrenador del equipo. “Están muy unidas y han pasado por circunstancias que le han hecho unirse más. Llevan solo tres años juntas y no han tenido problemas. Siempre con un buen ambiente, con ganas de trabajar y con ilusión”, comenta.

Almudena Rodríguez, segunda capitana: “Hacemos eventos en Facebook para promocionar los partidos y motivar a la gente para que venga a animarnos”

La garra, la lucha, la constancia, el esfuerzo, la solvencia defensiva, la capacidad goleadora y la unión del vestuario no son las únicas claves para lograr el éxito esta temporada. También está la suma de ese jugador número 12 que está en la grada dejándose la voz: la afición. Una grada que anima con todos los poros de su piel a las chicas del Bahía para que remonten un partido y celebran los tantos como si de una Champions se tratara. Esos que les dan el último aliento para que logren sus objetivos. Unos objetivos en los que también se encuentra fomentar el fútbol femenino, como afirma su segunda capitana, Almudena Rodríguez. “Nosotras nos encargamos de hacer eventos por Facebook o carteles publicitarios. Le damos mucho bombo a que nos animen e intentar igualar el fútbol masculino y el femenino. Así demostramos que el fútbol femenino es igual, o incluso mejor, que el de hombres”.

Después de una temporada donde han superado todas las expectativas, se despiden con una meritoria segunda posición donde hasta el último partido tuvieron opciones para alzarse con el campeonato. A veces los sueños no se hacen realidad cuando se desean, pero sí cuando el destino quiere. El fútbol en muchas ocasiones es demasiado cruel y quita lo que se merece, pero siempre devuelve aquello que ha arrebatado de las manos a sus destinatarios. La temporada que viene volverán con más fuerza que nunca, porque son las guerreras de Santa Pola. Porque quieren hacer de su sueño su estilo de vida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.