British Museum (líbranos del mal)

Lamassu o toro alado del templo de Asurnasirpal II (Nimrud). La ficha esta aquí.

[Publicado en el nº12 de Jot Down. También disponible en la web.]

A principios de los años 90, Iraq no podía importar ni siquiera lápices. El embargo comercial impuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU tras la invasión de Kuwait limitaba también la entrada de medicinas. “Los lápices contienen lignito y algunos medicamentos, componentes que decían que se podían utilizar para hacer bombas”, explica el arqueólogo Joaquín M. Córdoba Zoilo, que trabajó en el país durante aquella década. Tampoco era posible comprar los productos químicos necesarios para restaurar las antigüedades que se amontonaban en los museos iraquíes. Ni había recursos para proteger los miles de yacimientos que fueron arrasados durante y después de la Guerra del Golfo.

[…] En marzo de 2003, una coalición liderada por Estados Unidos invadió el país. Las “armas de destrucción masiva” que motivaron la operación nunca aparecieron, como tampoco lo han hecho 10.000 de las aproximadamente 15.000 piezas que fueron saqueadas del Iraq Museum aprovechando el caos reinante. “Había dos tipos de saqueadores: los que iban a por todo lo que pillasen y los que tenían una lista por encargo de las cosas que les interesaban”, cuenta Zoilo.

El catedrático de Historia Antigua se extraña cuando se le pregunta si la cruzada del autodenominado Estado Islámico (IS) contra el Patrimonio de la Humanidad en Iraq y Siria no da la razón a los museos occidentales que, desde hace dos siglos, se presentan como “garantes” de la memoria del mundo. Desde que se fundó en 1753, el British Museum ha acumulado más de ocho millones de piezas. Miles de reliquias salieron hace 150 años de lugares ahora arrasados por los yihadistas: toros alados (lamassus), paneles de piedra tallada y tablillas de escritura cuneiforme.

– ¿No están mejor conservadas en el British que en su lugar de origen?

– Decir eso es un mecanismo perverso de los traficantes, los coleccionistas y el capitalismo internacional. ‘No merecéis lo que tenéis y por eso nos lo quedamos nosotros’. Es una presunción europea de que nosotros somos los buenos y ellos unos salvajes.

* Artículo del nº12 de Jot Down, especial Reino Unido. También disponible en la web.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.