La ideología — Enfoque — de género es pa’ blancos (?)

Si ver este tipo de imágenes te asustan, te hacen preguntarte de dónde vienen este tipo de personas, les dices ignorantes, porque de esa forma los justificas y eres cortes, te cuento que el problema va mucho más allá.

Hoy te has visto bombardeado de noticias acerca de la marcha con mis hijos no te metas, notas sobre Philipp Butters y temas vinculados al enfoque de género o el currículo nacional de educación y lo primero que te pasa por la mente es que estas personas que participaron en la marcha son fanáticos religiosos, personas ignorantes, sin cultura, menos mal que no tengo amigos así, todos mis amigos en facebook son progres y rebotan el contenido que afirma la ignorancia de estos fanáticos.

Déjame decirte que así no estás ayudando, criticar siempre va a estar sujeto a una contra critica y lleva, finalmente, a la discusión. Y si claro, tu entiendes cuando te hablan de enfoque de género (o pretendes hacerlo) pero lo que realmente no estás teniendo en cuenta es que lo que ves hoy es el resultado de años de deficiente educación básica y superior y como esto se ha convertido en algo dañino y perjudicial para nuestra sociedad.

Existen formas de entender estas críticas contra el enfoque de género, aquí algunas que me animo a desmenuzar, todas tienen que ver con la educación como base o eje principal.

La marcha es el resultado de una educación nacional deficiente

Por años hemos recibido una educación a las justas, una educación que cumplía en el papel mas no en la realidad, una educación que nadie miraba, claro, teníamos problemas más importantes que educarnos y hoy somos testigos de lo que ese desinterés nos ha generado como colectivo, como sociedad. Vemos a personas marchando en contra de la valoración y respeto al otro (una de las cosas que promueve el currículo), a sus opiniones a su persona y a lo que representa. No digo que estas personas son ignorantes porque no tuvieron educación porque estoy seguro que la tuvieron, pero no una que nos forme como personas que valoran la diversidad, no uno que valore las diferencias, no uno que sepa escuchar y respetar.

La marcha es el resultado del fanatismo religioso, del dogmatismo

La religión se ha convertido en el propósito último de muchas personas, viven y se desviven por el dogma y por lo que éste representa. Seguir un dogmatismo puro y duro es el modus operandi— de algunas vertientes religiosas — hacia la fé, hacia el cielo, hacia el perdón y la redención. Sin embargo, de que sirve el dogma (la forma) cuando se pierde de vista el propósito último de lo que la religión o el cristianismo (Testigos de Jehová, Evangélicos y Mormones) representa: el amor sin condición hacia el prójimo, amor sin etiquetas, sin distinción de sexo, género, raza o cultura.

El caso de Philipp va por otro lado

Por más educación escolar y universitaria de calidad que hayas tenido, si en casita te educan para ver el mundo de una forma particular, un mundo cuadriculado o plano ya ahí te (de)formaron. Claro hay excepciones, pero esas excepciones involucran salir del sistema en el cual te estas formando, salir de la comodidad de lo blanco y negro y es el camino que unos pocos se atreven a caminar.

Ahora bien podría caer en el juego de afirmar que todos es culpa del sistema, de que las cosas no se planificaron e hicieron correctamente, que somos hijos del atraso y desinterés de nuestros políticos que ellos tienen la culpa, pero que solución le estoy dando al problema, cómo estoy sumando.

La conversación es mis círculos, en mis tribus, es una forma de hacer activismo hacia la valoración por el otro, porque de eso se trata, de valorar la diferencia y diversidad que nos convierte en una sociedad pluricultural y rica. Una sociedad que construye un futuro a partir de sus diferencias, una sociedad que abraza credos, razas, sexos y géneros.

Like what you read? Give Erickson Sánchez Noriega a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.