Plan9 Recomienda: Fritz the Cat, el gato como agente contracultural

“He estado en los cuatro rincones de este vasto planeta. Lo he visto todo y lo he hecho todo. Me enfrenté a muchos hombres buenos y me acosté con muchas mujeres buenas”.

Con una mano en el corazón, díganme: ¿Cuánto saben de animación?

Yo me declaro un ignorante culiao, pero un ignorante que se acepta como tal y que se esfuerza en remediarlo.

Yo no le hago el quite a las películas o series “infantiles” porque veo el esfuerzo de cientos de animadores desgastándose los dedos en una labor extenuante, donde la pasión por el proyecto hace gala por sobre el beneficio económico.

Un submundo lleno de artistas genuinos que muchas veces entran en conflicto con la industria y las grandes casas productoras (Disney, Sony, Bluesky, Illumination, DreamWorks etc) con sus ejecutivos pérfidos que destruyen lenta y dolorosamente propiedades intelectuales clásicas en ciclos de varias décadas, todo por el maldito dinero, después de todo ¿A quién no le gusta el dinero?

Como la gran mayoría de las cosas, esto no siempre fue así. En un principio la animación no era para “niños” o “adultos”, era animación y ya.

El mercado, la censura y el explosivo crecimiento de la industria cinematográfica durante la década de los 30 cambió la noción cultural que se tenía de la animación. Walt Disney y Warner Brothers aplastaron al resto de pequeñas empresas de animadores, artesanos que lo perdieron todo, con sus nuevos estándares industriales que apuntaban a un público infantil, separando los productos culturales “para niños” del resto, como una especie de santuario de la infancia.

Y todo esto está muy bien, los niños necesitan espacios seguros para webiar, lo que critico es la forma arbitraria de cómo se dividió, con una oligarquía industrial que destruyó completamente la animación no apropiada para niños, y la metió bajo un tapete por más de 30 años.

Saltamos a 1970, el fin de la década más influyente para la cultura occidental: Liberación sexual, movimiento por los derechos civiles, guerra fría, arte pop, televisión, comida chatarra, minifaldas, toneladas de drogas y una juventud empoderada, deseosa de cambiar el mundo.

En este contexto, Ralph Bakshi rompe con una patada voladora los estándares de la animación tradicional impuesta por un recientemente fallecido Walt Disney.

Su intención es la de desafiar a la industria, formando parte de la contracultura con consignas de crítica social dirigida a la mayor cantidad de instituciones y clases sociales que le sea posible, siempre con humor negro y cinismo que hoy tanto amamos y en aquel entonces causó tanto escándalo ¿Su barco de batalla? Fritz the Cat.

Fritz the Cat, o Fritz el gato caliente es una película de 1971, escrita y dirigida por Ralph Bakshi sobre el viaje de Fritz, un gato caricaturesco y pseudointelectual que lucha por sobrevivir a los 60’s.

Es una historia sobre la locura, sobre el caos, una historia que se adscribe a las corriente de la conciencia y el viaje interior

¿Se acuerdan de esa mierda? Es materia de la PSU, pueden notar que este es un artículo serio cuando saco a relucir mis conocimientos de licenciado de enseñanza media.

El monólogo de Fritz nos pone en un lugar y una época muy similares al siglo XXI, es una historia de marginalidad, fascismo, sexo, violencia, nihilismo, opresión, drogas, nazis contra panteras negras, universitarios que como pregonaban los Dead Kennedys “con un año o dos en la universidad, creen haberlo visto todo” y más drogas ¿Realmente, habrán cambiado las cosas en 50 años?

Y claro, ninguna historia acerca de la degeneración de la cultura occidental y el fracaso del sueño americano está completa sin desnudos y sangre.

Hay mucho humor escatológico (tiran chuchás, de esas que censuran hasta en Adult Swim) y hay caleta de desnudos y sexo entre caricaturas de animales, lo cual nunca es erótico, es más bien para dar énfasis al caos como lo hace La Naranja Mecánica con sus escenas de sexo (que es de la misma época).

Ahora, si a ti te gustan los animales antropomórficos copulando… bueno, no tengo nada negativo que decirte, creo que este es un espacio seguro para los degenerados como tu y como yo, y puede que encuentres algo de tu interés.

Si sienten aprecio por la animación, los 60’s, la contracultura o simplemente son bien furrys, se las recomiendo, está entera en Youtube con subs al español.

Búsquenla ustedes. No sean flojos. Ah, a quien queremos engañar. Véanla acá.


Originally published at Plan9.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Plan9’s story.