Plan9 Recomienda: Tropa de Élite (2007) de José Padilha

Vamos al grano. Ayer 19 de junio se anunció en los medios nacionales la visita del Papa Francisco a nuestro país. Por esto, me pegué pensando en Tropa de Élite (2007), película que respeto demasiado.

Dirigida por José Padilha -creador de la serie Narcos-, este film nos adentra en el mundo de las favelas, del narcotráfico y del poder. Todo esto, bajo el contexto de la visita del Papa a Brasil.

No me culpen si escribo con emoción.

La vida como una guerra

Lo genial de Tropa de Élite, a mí parecer, está en su narración. Oímos esta historia a través del Capitán Nascimiento -Wagner Moura-, con un relato ejecutado de manera magistral.

La historia, además, se desarrolla con distintas partes que están bien diferenciadas unas con otras. Con una estética simple pero efectiva, entretiene a través de las imágenes, las acciones y las situaciones que nos grafican una realidad que la historia, con la ayuda del cine, ha retratado por muchos años.

Es importante detenerse en la seriedad del film de Padilha, en el mensaje que está a la vista, que critica el sistema político de Brasil con poca elegancia pero llena de acción. Y si utilizo la palabra elegancia, es solo porque Tropa de Élite 2 sí lo hace.

Un mundo corrupto

Aunque suene increíble, no empatizar con Nascimiento es casi imposible. Conocemos su vida detrás del BOPE (Batallón de Operaciones Policiales Especiales) y su profundo deseo de escapar de este mundo para encontrar paz.

De forma paralela, los monólogos de Nascimiento hablan sobre los aspirantes Neto y Matías, dos amigos policías que sueñan con pertenecer al batallón, y que gracias a ellos, recibimos reflexiones morales acerca de la justicia y su implementación.

Tomar esta película a la ligera sería desperdiciarla. Lejos de Hollywood, los brasileños logran ejecutar una película muy divertida, rápida y con cerebro.

Las casi dos horas pasan volando, en todo caso, si eres fanático de los géneros policiales y bélicos. Por ejemplo, cuando transcurre la parte del entrenamiento obligatorio, ésta evoca mucho a Full Metal Jacket (1987) de Kubrick.

Sin embargo, no puedo ignorar mi impresión en el nivel de empaquetamiento de los temas valóricos, así como la estructura del guión. La segunda parte de Tropa de Élite avanza mucho en la libertad creativa.

En este sentido, supera en muchos aspectos a la primera. Imposible no ver la primera sin la segunda, que tiene 15 minutos finales -con el permiso del editor- sublimes.

La primera parte de la cosmovisión de Nascimiento, la pueden encontrar en Netflix, a solo un par de clics de distancia.


Originally published at Plan9.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Plan9’s story.