NO al mantenimiento de las políticas continuistas a atomistas, ¿pero cómo? (Jordi Martín Calvo)

Debemos entrar en el gobierno para conseguir metas inmediatas. Negociando y luchando desde dentro se conseguirán derechos y avances.
Negociar, pactar, acordar, contar con la gente…¿.no son estas palabras las que usamos para construir nuestros documentos e idearios políticos ? Pues traslademoslas a la hora de formar gobierno.
Es cierto que no nos fiamos del PSOE por sus políticas continuistas anteriores Gobiernos con Par y ahora con otros socios de Gobierno. y es cierto que no hay buena sintonía con Cha e IU ,por sus políticas viejas (no todas) y algunos de sus políticos y líos. Estamos aquí para transformar a nuestros políticos y políticas de siempre. y desarrollar nuestras ideas (que no siempre tienen que ser las acertadas), el dilema es si desde fuera lo podemos realizar? En fin, difícil y larga tarea en un camino que no estamos solos, y donde necesitamos a más gente.
Somos inexpertos en las instituciones, pero tenemos una hoja de ruta donde hay que dibujar unos puntos mínimos y sobre ellos trabajar con todos los grupos políticos .
Nos tenemos que hacer varias preguntas antes de decidirnos…queremos gobernar Aragón?, queremos hacer políticas para la gente y como les podemos ayudar? qué seremos más útiles desde dentro o desde fuera? ¿Debe formar parte Podemos de un gobierno del PSOE que sin duda aplicará RECORTES Y SUBIDA DE IMPUESTOS? Queremos ser participes de lo anterior sin transformarlo? Se puede partir desde un punto de inicio si se quiere y si se puede, hay que intentarlo, otra cosa es que pensemos en clave general del partido y olvidándonos de la gente. Hay que pensar qué hemos perdido apoyos en Aragón y no hay una estructura sólida en el mundo rural. Mucho trabajo de base y pedagógico por delante.
Hay que hacer balance de este tiempo del PSOE ARAGÓN y que ha realizado con el esfuerzo de PODEMOS. Desde dentro podemos luchar más y conseguir más para nuestros vecinos Aragoneses. No nos tiemble el pulso y no tengamos miedo a nuevos retos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.