Propuestas para Aragón (Héctor García)

1 DISCURSO INCLUSIVO QUE SE CENTRE EN LAS PERSONAS — Tras un análisis de las últimas polémicas sobre los distintos discursos en el seno de PODEMOS, en el círculo de Grañén nos tenemos que posicionar. Reivindicamos un discurso inclusivo en el que se hable de un acercamiento que termine por aglutinar a todas las izquierdas, al ejemplo de lo que se intentó hacer en Galicia o Valencia. Para ello admitimos que se utilicen tonos y argumentos distintos y complementarios con la finalidad de alcanzar al máximo espectro de la población, pero pedimos que las posiciones que se acercan a motivaciones exclusivista respondan más a una estrategia que a una opción.

Debiera ser un objetivo llegar a aglutinar a las izquierdas en torno a un discurso que se centre en las personas, que incida en la conciencia de clase y reivindique la solidaridad entre ellas, y esto es, consensuar todo aquello que tenemos en común para trabajar juntos por eso, y terminar por hacer común lo que al principio no se identificó como tal.

La confluencia con todas las fuerzas progresistas a las que se alcance es la estrategia, y por lo tanto, no dejar de la mano al entorno del PSOE, en la coyuntura actual es fundamental según nuestra propuesta.

2 ARAGÓN.

Este Aragón nuestro, está dividido administrativamente en tres provincias que agrupan a, nada menos que, 1.430 pueblos. Esto es Aragón. Un total de 731 municipios como unidad mínimamente gestionable. De éstos, tan sólo 20 llegan a los 5.000 habitantes. Así es Aragón. No existen aquí ciudades intermedias, prácticamente una región de kilómetros y kilómetros de ausencia y, consecuentemente, de malas comunicaciones. Esta extensión, casi en peligro de extinción, sin apenas capacidad de regeneración, de iniciativas, de desigualdad en acceso a los servicios… es a esto a lo que nos referimos cuando hablamos de Aragón.

Como entre las especies en peligro de extinción, existe un umbral que hace que la desaparición sea inminente pese a cualquier medida de protección. Ese límite, seguramente se ha cruzado ya en la mayor parte de esta tierra. Y ¿cómo gestionar esto, cómo organizarlo o cómo paliarlo entonces?. La última bala en nuestro cargador para defendernos ha sido la comarcalización; una nueva ordenación del territorio más democrática y flexible que la anquilosada y vieja administración central, más capaz de acometer los retos del territorio y de resolver problemas.

2.1 MEJORAR LAS COMARCAS.

La Ley de Comarcalización supone un cambio de gestión territorial con múltiples valores:  Se trata de un modelo que acerca el poder político al ámbito de la ciudadanía de los pueblos.  Organiza la mayor parte del territorio aragonés en 32 grandes “ayuntamientos” que permiten una gestión más real.  Los servicios y competencias transferidos a las comarcas se desempeñan de una forma más eficaz y eficiente.

 Supone una iniciativa que ayuda a fijar población en el territorio.

El objetivo es aumentar la calidad democrática, la justicia social y la distribución política del poder. En consecuencia, terminar con el poder de los partidos políticos y fortalecer el de las ciudadanas y ciudadanos, y para esto proponemos:

2.2. DEMOCRACIA DIRECTA

En el momento de redactar la Ley de Comarcalización, se dejó de lado un aspecto fundamental para haber generado un modelo de auténtica democracia creíble y cercana. Pudiendo componer un gobierno elegido por los votos de las vecinas y vecinos de cada pueblo, se prefirió optar por la retorcida democracia indirecta que otorga a los burócratas de los partidos el poder de elegir a sus cargos, y esto es, que en las elecciones municipales cada ciudadano debería poder votar a sus consejeros comarcales al mismo tiempo que lo hacer por su municipio y por Aragón. Este aspecto debiera ser prioritario para dotar de excelencia al modelo.

2.3. VACIAR A LAS DIPUTACIONES PROVINCIALES DE SUS COMPETENCIAS DE GESTIÓN DE TRIBUTOS LOCALES

Al menos hasta que se haga una ley de disolución definitiva. A este respecto tenemos que poner de manifiesto que una parte de los impuestos, que nuestros ciudadanos pagan, revierten en ellos a través de los Tributos del Estado. Un ejemploi muy habitual en Aragón:

Tomaremos una localidad cualquiera de 500 habitantes. Estas 500 vecinas y vecinos de Aragón deberían aprovecharse de la inversión pública de 180.000 € según este concepto. Pero a este imaginario ayuntamiento se le transfieren únicamente 80.000 €, los 100.000 € restantes pasan a ser gestionados por la Diputación Provincial, que acaba repartiendo todos esos euros de forma discrecional y sujeta a condicionantes relativos a las filias del partido político en cuestión y al clientelismo político, y que nada que tiene que ver con la justicia social.

Estratégicamente, esto debe interpretarse como un arma determinante para generar líneas de financiación que mantienen a centenas de liberados de los partidos tradicionales en todo el territorio, y de la que emana la mayor parte del poder del bipartidismo en Aragón.

Hacer que esa gestión deje de pasar por la diputación provincial y se derive a las comarcas, como administración más democrática según el modelo que exponemos, es cortar la fuente de poder a los partidos de siempre en Aragón.

2.4 CREAR Y FORTALECER ESTRUCTURAS COMARCALES DE PODEMOS

Apostamos en Aragón por las unidades territoriales de las comarcas para gestionar la estrategia política. Las agrupaciones comarcales ofrecen más garantías de gestión y de estructuración de la acción de cara a afrontar las próximas elecciones municipales en las mejores condiciones. Crear y apoyar estas unidades debiera ser una prioridad para PODEMOS en Aragón.

Por este motivo proponemos establecer, de forma inminente, una estrategia electoral local. Ya estamos llegando tarde para plantear una estrategia electoral de cara a las siguientes elecciones municipales.

Atendiendo a la coyuntura nacional actual, ya deberíamos estar activando en el territorio una estrategia eficaz para este propósito.

El medio rural sigue siendo una meta por conquistar para PODEMOS y para entrar aquí, así como para establecer listas con garantías y formar parte de los ayuntamientos y comarcas, la estrategia no puede ser otra que la unión. Hay que fortalecer las relaciones con Izquierda Unida y trabajar duro para conseguir una alianza con CHA, estas dos formaciones son las que, ahora mismo, tienen los cuadros establecidos en el territorio, y sólo una estrategia de unidad nos puede acercar al objetivo ENTRAR A GESTIONAR LAS INSTITUCIONES, GOBERNAR.

Estos datos no son del todo exactos, fueron aportados por un alcalde a tanto alzado.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Podemos Aragón’s story.