Un mapa económico de Aragón (David Vila)

Durante este año, desde el grupo parlamentario de Podemos en las Cortes de Aragón se han defendido alternativas al modelo económico del gobierno centradas en distintos ejes principales:
-un cambio en la elección de los agentes clave en la economía aragonesa, dejando de mirar solo a la gran empresa y buscando fortalecer sectores con mayor capacidad de creación de riqueza y distribución de renta, como las pymes, los autónomos y sectores emergentes como los de la economía social.
-un cambio en el modelo de gestión de las empresas públicas, cuya clave es que, antes de seguir metiendo dinero público, se audite su gestión, se evalúe su viabilidad y se planifique de manera suficiente su proyección. El despilfarro y la falta de eficacia en este punto han sido alarmantes en las últimas décadas
-fortalecer y ampliar los escasos mecanismos de fomento competencia de Aragón. La propuesta de crear un instituto de crédito público incidía precisamente en mejorar el acceso al crédito para empresas que no lo tienen fácil en el sistema financiero privado y además impulsar estas iniciativas, a través de unas mejores condiciones.
Territorializar la economía. Esto tiene sentido a escala de Aragón pero se ha tenido especial cuidado en plantear la economía desde la premisa territorial de que la acción pública es imprescindible para la sostenibilidad de muchas comarcas.
La propuesta por lo tanto es mejorar la capacidad de esta organización para detectar las iniciaitivas económicas relevantes en cada comarca, así como nuevos nichos de creación de riqueza en esos lugares, principalmente en torno a la llamada economía de los cuidados (o servicios a las personas), la economía verde y la economía del conocimiento común y abierto. A través de los círculos y de un equipo de promotoras, se trata de construir un mapa de Aragón que sea una hoja de ruta económica para el país, capaz de identificar las reivindicaciones y necesidades de cada territorio de manera concreta y perfilar alternativas de desarrollo local sostenible. Aparte del efecto evidente sobre la creación colaborativa de una suerte de plan de gobierno económico, también nutriría la organización de saberes situados y empoderaría a los círculos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.