Eficacia de la inspección de trabajo (Alberto Isidro Lapena Casado)

Las inspecciones regulares de trabajo, así como las extraordinarias, no son eficaces actualmente.

Muchas empresas siguen abusando de sus trabajadores, sobre todo en lo referente a la realización de horas extraordinarias sin registro ni retribución.

Esto se debe a que es muy sencillo ocultar la realización de horas extraordinarias excedentes del maximo legal y a la falta de recursos de la administración para que los inspectores puedan realizar correctamente su labor de vigilancia y control.

Las inspecciones de trabajo deberían ser realizadas obligatoriamente por el inspector de turno acompalado siempre de los representantes unitarios de los trabajadores y en su defecto, en las pymes de menos de 9 trabajadores por algún representante de los sindicatos mayoritarios del sector.

En todo caso, las empresas deben estar obligadas a presentar el registro de actividades de sus trabajadores, en primer lugar a éstos, mensualmente, a cualquier representante unitario que lo solicite y a cualquier inspector que se personase en la empresa.

Es necesaria la articulación de leyes y reglamentos que regulen las inspecciones periódicas a todas las empresas de manera que los representantes unitarios formen parte necesaria de las inspecciones, que su informe sea de obligada cumplimentación y añadido al del inspector de la administración para que la acreditación de las inspecciones favorables sean requisito indispensable para acceder a cualquier subvención o ayuda administrativa asi como para la obtención de licencias y permisos necesarios para continuar con la actividad de la empresa.