Oficina de apoyo a la resistencia (Francisco José González)

No estamos solas en la defensa de los derechos sociales y de la ciudadanía. Muchos movimientos sociales llevan años en esta lucha compartida.

Sin embargo, el activismo social choca en no pocas ocasiones contra las maquinarias del poder, contra los lobbies empresariales. Resulta paradójico que, aunque escasas, existan posibilidades legales de defender nuestros derechos y que no pueden ser ejercidas por falta de medios para hacerlo.

En muchas ocasiones se tira la toalla en las batallas judiciales o administrativas por falta de capacidad técnica o económica para enfrentarse al “lado oscuro”.

La creación de una oficina de apoyo y asistencia técnica contra todo aquel que desee luchar o alegar contra la pérdida de derechos permitiría enfrentarnos en pie de igualdad contra quienes tienen ejércitos de personal cualificado especializado en la laminación de cualquier atisbo de derecho.