El férreo letargo de mañana
choca con la inexplicable obsesión
que tenemos
de programar lo más laborioso
en el horario menos decoroso

El viento frío de un marzo
que parece agosto golpea
y lastima
y ensalza el deseo impetuoso
de estar hibernando como un oso

Pero el día hay que empezarlo,
con sufrimiento, no hay otra opción
que enfrentarlo
y pensar en el querido reposo
que nos deja ir, pero es celoso


Si te gustó, por favor recomendalo así más gente lo puede encontrar.
¡Podés leer mis poemas en
My Own Deliverance!


Si te interesa la poesía en español, podés seguir la comunidad en Medium, publicamos un nuevo poema todos los días de la semana!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.