Hasta dónde llegan los caminos.

Recorremos el azul inmenso, sobre el manto verde de la esperanza.

Imponentes, sobre blancos algodones de fábulas inexistentes.

Cuando la imaginación es nuestra compañera y el tiempo nuestro descanso.

Divisamos con nostalgia la efímera dispersión de aquellos que al oírnos alzan su mirada al infinito como deseando ser ellos los afortunados.

Desde el cielo se puede ver hasta dónde llegan los caminos.


Si te gusta la poesía en español, podés seguir la comunidad en Medium, publicamos un nuevo poema todos los días de la semana. ¡Seguinos!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.