Tú, mi sol.

Jamás cambiaría la luz del sol por lo que alumbra un fósforo.

Tú mi amor, mi sol; aquella luz que hace brillar todos los rincones de mi cuerpo y alma.

Más que luz y destellos, el calor de tu amor, ¿Quién necesita del fuego?

Porque tu presencia es tan exacta y precisa como que el sol saldrá en la mañana.

Que lindo es amar y ser amado, que lindo es dar y recibir, que lindo es estar a tu lado.


Si te gusta la poesía en español, podés seguir la comunidad en Medium, publicamos un nuevo poema todos los días de la semana!