Trump es una campaña de un sólo hombre para eliminar el Estado

Ayer conseguí un artículo muy bien escrito argumentando que Trump es una campaña de un sólo hombre para finiquitar el desarme nuclear, en resumen: la suma de ignorancia y ego es una mala combinación para alguien que tiene su dedo en el botón.

Pero ya va ¿eso no es lo que son todos los políticos? Unos egocentristas que creen saber mejor que el resto y por eso son dignos de ocupar un puesto en el que pueden decidir por otros. Luego tienen que llenarse de asesores porque se dan cuenta que no tienen ni la más mínima idea de qué es lo que la gente necesita y terminan cubriendo su ámbito de interés personal.

El Estado acumula demasiado poder y la esfera de acción sobre la que actúa es enorme en proporción a lo que realmente tienen conocimiento. Esto no sólo se limita a las armas nucleares sino que pasa por elementos tan simples como el salario mínimo.

En Colombia, el salario mínimo funciona muy bien en ciertas ciudades periféricas pero en ciudades como Bogotá el salario mínimo no alcanza ni para una persona viviendo sola. ¿Por qué es el Estado el que debe determinar esto? ¿Y por qué lo determina tan mal? Ego e ignorancia.

Uber y la competencia ha sido saboteado de manera interminable por los Estados, esto a pesar que el servicio que regula el Estado es malo y suele estar lleno de mafias y trampas para el usuario. A pesar de eso, los Estados intentan apagar mediante tribunales estos servicios alternativos ilegales (porque ellos quieren que sean ilegales) porque ellos saben lo que es mejor para nosotros, a pesar de que no lo saben. Ego e ignorancia.

Incluso algo como las monedas —que lo intentan manejar de la manera más profesional y apolítica— ha tenido horribles resultados y opciones criptoanarquistas como Bitcoin terminan siendo mejores —a pesar de lo especulativo y todo— para los consumidores que las monedas tradicionales manejadas por grandes pensadores de políticas económicas.

Y es que hay un fallo fundamental: intentar planificar al resto. Las soluciones privadas no intentan planificar para que la gente actúe de cierta forma sino que se planifican ellos para adaptarse a cómo las personas son, a cómo actúan. No sólo eso, no tienen el monopolio sobre las soluciones así que deben competir para dar la mejor opción y que así más gente los elija, e incluso hay algunos que se dedican a soluciones que usan unos pocos y así incluso los pocos quedan felices. Porque la realidad es que no hay una solución que funcione a todos. Lástima que se necesitó a alguien como Trump para que los medios gringos empezaran a difundir la idea que el Estado tiene mucho poder y que eso es malo; pero recuerden, fueron ustedes los que crearon esto. Porque así como no les gusta las medidas que está tomando Trump y las posibilidades que le da tanto poder, del otro lado de la acera habían otros quejándose por lo mismo y ustedes no escucharon porque «el Estado no es sólo una persona, no puede pasar eso, hay muchos controles detrás» y como se pueden dar cuenta: no.

Es al Estado al que hay que regularle el poder, no al ciudadano, y para eso como ciudadanos necesitamos más poder. La realidad es que esta mega estructura política que nos han impuesto es más lo que nos molesta que lo que nos resuelve, es más lo que nos jode que lo que nos protege.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.