Superar una crisis de productividad

Si te dedicas a la programación, a jugarte la pasta de los demás en la bolsa o, en general, a cualquier tarea que requiera de un componente mental, es muy posible que antes o después sufras una crisis de productividad. Esos días en los que no tienes ganas de hacer nada, ni tan siquiera de pensar en hacer algo, o simplemente pensar. No hablamos aquí de tener una resaca del demonio, ni de haberte quedado viendo tu serie favorita hasta las mil de la mañana. Hablamos de esos días en los que tu cerebro está parado, tan lento como si lo hubieran llenado de hormigón armado.

Si esto te ocurre, parece ser que no se puede decir nada, ni a tus jefes o colegas, ni a tu pareja, ni a tu gato. No puedes ni decirlo en Internet, porque Internet ya no es ese sitio lleno de fotos de gatos, sino ese sitio lleno de “EMPRENDEDORES”, en mayúsculas y negrita porque ellos lo valen. En este mundo donde la productividad parece serlo todo, no ser productivo se ha convertido en un crimen.

Por si alguna vez te encontraras así (y que el DIOS de las sinergias productivas no lo quiera), voy a darte una serie de consejos que a mi siempre me son de mucha utilidad:

  • Pasa de todo y tómate un día de relax: Si fuerzas el motor tienes dos opciones, apagarlo o seguir forzando hasta que se queme. Tu mismo.
  • Aprende algo nuevo: Aprender algo nuevo nos obliga a enfocar nuestra atención en eso, olvidando cualquier otro problema que nos este rondando.
  • Ofende a alguien en Internet: Ofender es algo que siempre relaja. Puedes reirte de mi ortografía, o decirle a tus amigos podemitas de Facebook que hablan como los votantes del PP. Risas garantizadas.
  • Trolea a alguien en Internet: Lo mismo, pero la versión más fina. Sabes que estás troleando bien cuando no está claro si le das la razón o se la quitas. Meneame es donde mejor puedes hacerlo, siempre hay alguien que te siga el juego.
  • Escribe un artículo sobre ser emprendedor: Si es del tipo “1057 cosas que todo emprendedor debe saber”, e incluye usar un MacBook, mejor que mejor. Además, todos hablan del tema sin tener ni puta idea, así que a lo mejor acabas dando conferencias.
  • Sal a que te de el aire: Y si de paso haces deporte, eso que vas ganando, gordo de mierda :-)
  • Escribe algo ofensivo y pon un smiley detrás para suavizarlo: Te sorprenderá ver como nadie se molesta. ¡El poder de Internet!
  • Mastúrbate: Pero no un poco, sino como un mandril en el talego. Te relaja y te hará salir a la calle a por Reflex. ¡2 en 1!

En resumen, quítate de la cabeza que tienes que ser productivo siempre. Lo que hay que ser siempre es buena gente, y además feliz. El resto son gilipolleces que nos cuentan para que la gente no mate a sus jefes cuando le dicen que tienen que ser productivos “una hora extra sin pagar”, que estamos en crisis.