Vocabulario proteico. Palabras como herramientas para la transformación (I)

En 2015 Strelka publicó un libro del diseñador y urbanista Dan Hill , “Dark Matter and Trojan Horses: A Strategic Design Vocabulary”, que es para mí un gran referente y lo recomiendo a muchísima gente, desde diseñadoras, gestores de la innovación, hasta directivas.

El título del libro se refiere a uno de los enfoques de su contenido: entender una serie de palabras-concepto no como unas categorías, unos cajones en los cuáles depositar los fenómenos y hechos del mundo para distinguirlos, no como unas etiquetas.

Ofrece una serie de conceptos pre-existentes como herramientas intangibles para pensar. Conceptos o ideas con nombres específicos que, en este caso, la diseñadora o el estratega puede recurrir a ellos como si de herramientas dentro de una caja fueran. ¡Puro pensamiento abductivo!

Por ello, es interesante compartir aquí una serie de conceptos que pululan en diversos ámbito emergentes (y no tanto), y que nos pueden ayudar a dar sentido al mundo en el que vivimos del que parece que no entendemos nada, y a inspirarnos. Porque, para nuevas épocas, se necesitan nuevos marcos conceptuales.

Esta perspectiva de entender los conceptos como herramientas y no como etiquetas que soltar como hashtags en Instagram es muy liberadora (con perdón por los académicos).

Voy a ofrecer 5 palabras de una tongada, ¡se aceptarán sugerencias!

Proteano; proteico

¿Qué pasaría si no estuviéramos viviendo una época de impasse, ni de transición hacia otra, sino que ya estuviéramos dentro de una época caracterizada por la disrupción y los cambios constantes, la incertidumbre elevada y aparentes contradicciones? Si fuera así, ¿cómo actuar, y vivir en ella? Es una pregunta que puede servir como disparador estratégico.

Proteano o proteico es una palabra que, además de dar nombre a este blog, su raíz procede del nombre del dios griego Proteo. Un dios del mar que tenía la capacidad de cambiar de forma de manera impredecible para aquellos que querían capturarlo. Porque, además, tenía la capacidad de adivinar el futuro. Dios escurridizo que luego ha inspirado en algunos contextos a situar esta palabra como sinónima de esta era

Pensamiento o razonamiento abductivo

Esta forma de pensamiento es otro de los modos de razonamiento humanos, paralelo a los pensamientos deductivo e inductivo. Éste es un modo de pensar y analizar propios tanto del diseño como de otros métodos heurísticos, y se está presentando como ágil en contextos complejos .

En el razonamiento abductivo, a diferencia de los otros dos modos, no existen reglas válidas, sino que se trabaja desde hipótesis, que puede ser, o no, demostrada con un hecho o caso. En pocas líneas es difícil de comprimir una explicación sencilla, en este artículo en castellano presenta una explicación sobre esto.

Aquí lo interesante es que se está rompiendo con las fórmulas más clásicas de razonamiento donde las “reglas”(como verdades absolutas) deben ser el producto, o bien son las reinas que constriñen una resolución lógica. Aquí las reglas no existen ni son necesarias en una primera instancia.

Heurístico

Lo heurístico se refiere a procesos que no sólo permiten alcanzar hallazgos o invenciones (la palabra heurística está ligada a la palabra eureka!), sino a procesos enfocados a la resolución de problemas. Procesos que además permiten desarrollar el conocimiento mientras el mismo proceso de investigación, análisis o prototipado se lleva a cabo

El diseño, los procesos creativos aplicados en ciencia o la invención tecnológica, o reglas mentales que buscan abreviar la resolución, como la popular “regla de 3”, se fundamentan en la heurística. Y por esta capacidad de flexibilidad cognitiva con el objetivo de resolver problemas o alcanzar mayor profundidad mientras se desarrolla, es lo que lo convierte en un campo idóneo para estos tiempos convulsos

Photo by Steve Richey on Unsplash

Wicked Problems o Problemas Retorcidos

Los problemas retorcidos (no se recomienda traducirlos como malvados), o Wicked Problems, es un concepto que se oye cada vez más. Se refiere a problemas u obstáculos que una organización puede encontrarse en cualquier momento y se caracterizan por tener una complejidad tremenda. No tienen una única solución, y una solución simple es papel mojado normalmente.

Dependen de sistemas o ecosistemas, porque están enmarañados entre diversos elementos, corrientes o tendencias (procesos en movimiento), incluso de diversos grupos sociales y tecnologías de diversos tipos.

Un ejemplo arquetípico de Wicked Problem es cómo solucionar el cambio climático. Reducir las emisiones de gases, gestionar los residuos y reciclarlos, o el cambio hacia otros modelos económicos no son soluciones a todo el problema, pero son algunas respuestas que combinadas entre sí, y con otras más, pueden desembocar a resolverlas. Además, tiene tantos puntos de origen, que a su vez tocan tantos aspectos de diferentes sociedades con sus economías dependientes unas de otras, que no se puede “atacar” desde un único ámbito tradicional como “economía”, “medio ambiente” o “cultura”.

Pensamiento sistémico/Systems Thinking

El pensamiento sistémico, teoría de sistemas o Systems Thinking se ha convertido en un tema de interés para la innovación más innovadora, valga la redundancia. Aunque siempre prefiramos lo simple y sencillo, la realidad es que el Universo, así como el mundo humano es complicado. Y además, compuesto por factores, condiciones, elementos, actores y agentes, y tendencias en movimiento que dependen algunas de otras.

Si pudiéramos hacer un mapa perfecto de lo humano, probablemente parecería un punto negro enorme, fruto de las tremendas conexiones que existen entre sus elementos y factores, que a su vez componen sistemas (como organismos), y a su vez ecosistemas.

El pensamiento sistémico no es nada nuevo. En algunos campos como la Inteligencia siempre ha sido un must, algo indispensable. En diseño, y en innovación, es inevitable que se esté convirtiendo también en algo obligatorio: la confrontación con los problemas retorcidos que son cada vez más habituales.

Aprender a pensar en clave de que todo problema tiene unas interrelaciones sociales, tecnológicas y/o medio ambientales de algún tipo puede curar en salud a nivel estratégico, medio ambiental o económico a cualquier organización, entre otras virtudes. Y es esencial para poder navegar en los tiempos contemporáneos.

¡Recomiendo estas herramientas que comparten desde Disruptive Design “Tools for Systems Thinkers”!