Cuando los hijos se van - Nido Vacío

¿Y AHORA QUÉ VOY A HACER?

Cuando estamos esperando bebé estamos ansiosos de verlo, tenerlo y acariciarlo; comienza su crecimiento, el compartir y nunca pensamos acerca de cuándo ese hijo o hija se irá de nuestro lado para tomar su propio rumbo.

Algunos se van pronto porque parten a estudiar la universidad a otro país, otros cuando se gradúan de profesionales y quieren vivir solos, otros cuando se casan y algunos viven muchos años en casa con los padres hasta que por algún motivo se van del nido.

Sea como sea su partida, generalmente los padres sienten gran tristeza, sentimientos de vacío-pérdida, soledad, ansiedad, depresión, desesperación, desconcierto, desconsuelo, quizás inseguridad y sentimientos de desgracia; algunos quizás estarán contentos porque tendrán más tiempo para ellos mismos.

Pero en conclusión la pregunta que emerge es ¿Y AHORA QUÉ VOY A HACER?, es como si nos quedáramos desprogramados a una vida organizada, planificada alrededor principalmente de nuestros hijos, obvio tenemos nuestros trabajos, actividades sociales pero nuestros hijos son el eje central de nuestras vidas, de manejo de tiempo, casa, planeación, vacaciones …un sinfín de aspectos.

DUELO

Comenzamos a vivir un duelo, el cual es por nuestra pérdida pero también porque no sabemos cómo le va a ir a nuestr@ hij@, ¿será que ya está preparad@ para estar fuera del nido asumiéndose como adulto, tomando sus propias decisiones y responsabilidades? Y si nos necesitarán?…

Perdemos un hijo, o más bien la oportunidad de estar permanentemente con él, contar con su tiempo y su voluntad; ellos ganan su independencia, su adultez, la posibilidad de seguirse desarrollando y de emerger quizás en un mundo que no conocían, en donde posiblemente todo es nuevo, teniendo que apropiarse de las situaciones aunque pueden consultar con sus padres, pero los que toman las decisiones finalmente son ELLOS!

A los jóvenes les irá bien si les hemos permitido crecer con disciplina, responsabilidades, tomando decisiones de acuerdo a su edad, si les hemos enseñado y dado ejemplo de vivir los valores familiares-éticos, si les hemos demostrado y vivido con amor, respeto, apoyo de padres, si les hemos mostrado que la vida es trascendente y espiritual…entonces les irá muy bien!.

¡Este es un momento de gran dolor para unos padres, para otros menos, depende de muchas variables cómo por ejemplo, si…

.-viven los dos padres juntos y han tenido una buena convivencia.

.-Viven los dos padres pero han estado alejados, quizás con dificultades en la relación.

.-Los ha criado solo la madre o el padre.

.-Tienen red social y amistades íntimas- cercanas.

.- La edad de los padres y su estado laboral.

Si están los dos padres y han solidificado un hogar seguro, con amor, respeto y en donde la pareja mantiene todavía una relación amorosa, podrán darse la oportunidad de cambio, de reto y de gozarse este tiempo y quizás también la parte económica para llevar a cabo muchos planes que antes no podían hacer: podrán viajar, asumir actividades e intereses pues ya tienen el tiempo para realizarlos que antes era destinado a la crianza, gozarán la plenitud de la vida, sin desvincularse de sus hijos pero permitiéndoles volar solos.

Cuando los padres han sido periféricos, es decir, cuando han dedicado la mayor parte de sus vidas a trabajar y no estar muy cerca de sus hijos, será un momento difícil pues es muy posible que consideren con mucha tristeza que ya no tendrán ese momento y que han perdido la oportunidad de vivir experiencias hermosas junto a sus hij@s en las diferentes etapas del crecimiento.

Si la relación con su esposa no está bien consolidada es muy posible que se pueda romper pues en muchos casos los hijos son los que unen y cuando estos ya no están, ya no hay porque quedarse. O QUIZÁS, pueda ser el momento de rescatar el amor, de buscar entre las cenizas aquello que los complacía, los llenaba o simplemente reconquistarse mutuamente y salvar su matrimonio dándole un giro a sus vidas.

Las mujeres que han vivido solas con sus hijos, “sacándolos adelante”, muy posiblemente en el momento de partida se van a sentir muy solas, pues lo han entregado todo y ahora se sienten solas, quizás desprotegidas, tal vez sin identidad pues la identidad se la daba el ser “madre”, el motor eran sus hijos, quedan sin propósitos, entran posiblemente en depresión, no saben darle cambio a sus vidas ya que estas dependían de la crianza de sus hijos, de sus necesidades, pero ahora… y es cuando nuevamente emerge la pregunta: ¿QUÉ VOY A HACER?

Los padres solos que trabajen fuera de casa y tengan una red de amigos, de familia, les permitirá recuperarse más rápidamente, pues sentirán el apoyo, la compañía y con ellos podrán hacer actividades que llenen de alguna manera el tiempo que estaban con sus hijos, a diferencia de los padres solos que no tengan una buena red social.

Si los padres son de mucha edad y están tal vez pensionados, habrá diferentes reacciones, primero están acostumbrados a vivir acompañados y esto les dará muy duro, muy posiblemente tendrán que comenzar a realizar cosas que sus hijos hacían como compras de mercado, pero lo más preocupante es que estás personas de edad muy avanzada necesitan de compañía para que su estado emocional no decaiga, una red social-familiar que esté pendiente de su salud, y de apoyarlos en la partida de sus hijos.

QUE HACER ANTES DE LA PARTIDA DE NUESTROS HIJOS

Nunca estamos preparados, pero podríamos alistarnos un poco para que el gran momento no nos tome tan de sorpresa!

.- Mejorar los lazos afectivos y relacionales con nuestr@s espos@s.

.- Fortificar los lazos con nuestros hijos, vivir el presente a plenitud, con todo lo bueno- lo malo y lo feo, pero a sabiendas de que un día no estarán, pero usted se ha llenado del amor y de las experiencias vividas con ellos.

.-Establecer responsabilidades a nuestros hijos para ayudarles a preparar para el futuro.

.-Siempre sacar tiempo para actividades personales que nos alimenten el alma, que nos ayuden a seguir desarrollándonos como personas: hobbys, deportes, estudios…

.-Disfrutar con amigos de veladas, salidas, en donde podamos conocer personas y relacionarnos.

.-Comprender que nuestra vida y nuestra misión va más allá de ser mamá o papá.

QUE PODEMOS HACER CUANDO EL NIDO ESTE VACIO

.- Podemos pensar que es una GRAN OPORTUNIDAD para darle un nuevo giro a nuestra vida.

.- Realizar todos esos sueños que hemos tenido y que siempre dijimos “lo haré cuando tenga tiempo”.

.-Muchos querrán estudiar alguna carrera: de día, de noche, o solo cursos de cosas que siempre quisieron aprender. Podrán volver a trabajar o si no lo han hecho será su oportunidad.

.- Muchos amamos viajar, este es el momento ideal, puedes viajar por el tiempo que quieras.

.-O tal vez es el momento para hacerlo en grande en un crucero con muchos amigos¡

.-Algunas personas también pueden optar por contribuir con su tiempo y su amor a obras benéficas.

.- Buscar una pareja si no la tiene, tiene todo el tiempo y puede darse una nueva oportunidad de amar y ser amada.

.- Participar de grupos de tertulias literarias, cine, visita de museos.

.-Renovar- modernizar su apartamento, casa.

.-Seguir trabajando en su profesión pero dándose el tiempo para descansar, leer …

LOS HIJOS!!!!!!

.-Deles espacio para madurar, decidir, responsabilizarse, crecer, relacionarse, estudiar…

.-Ellos los contactarán cuando los necesiten o cuando sientan también ese vacío y quieran compartir.

.- Recurrirán a ustedes cuando necesiten un buen consejo, que delicia, ustedes estarán ahí para ellos como lo hacían antes.

.- Pero también los padres pueden llamarlos o buscarlos cuando ese vacío sea muy intenso, triste, inaguantable, ellos lo sabrán comprender.

*Este artículo está basado en el libro de J. Lauer y R.Lauer: Cómo sobrevivir al “nido vacio”

carmen.elisa@protonmail.com