Bitácora del 24 de marzo de 2017

Tema: Trastornos en el control de la micción

La dinámica de la clase consistió en la revisión teórica del tema de trastornos de la micción en forma de seminario, cada uno de nosotros comentábamos las ideas principales de la lectura, la profesora realizaba comentarios para aclarar algunos puntos y ejemplificar la teoría.

Los temas tratados fueron:

Factores que intervienen en la adquisición de la limpieza y control urinario

Dentro de estos se encuentran principalmente:

- Neurofisiología esfinteriana, que se relaciona con la parte fisiológica y la maduración de las estructuras.

- Contexto cultural, que implica el aprendizaje de la adquisición de la limpieza, se comentaban las exigencias y los procedimientos rígidos a los que se somete al niño.

- El factor de la relación, este último nos interesa más, puesto que las materias fecales y la orina son vehículo de carga afectiva ya sea positiva o negativa (Marcelli, y Ajuriaguerra, 2004.

Enuresis

Es la emisión activa, completa y no controlada de orina transcurrida ya la edad de madurez fisiológica, en este punto se mencionaba que era importante que el niño o niña fuera mayor a los 4 años de edad para hablar de enuresis.

Se distinguen los siguientes tipos:

  • Enuresis primaria, es cuando no hubo nunca un control de esfínteres
  • Enuresis secundaria, se presenta después de haber adquirido el control de esfínteres
  • Enuresis nocturna, los episodios son durante el sueño
  • Enuresis mixta, cuando se presenta tanto en el día como en la noche.

Dentro de los factores etiológicos se encuentran:

- Factor hereditario, la frecuencia con la que se haya presentado la enuresis dentro de la familia.

- Mecánica vesical del niño con enuresis, que se relaciona con la capacidad de las estructuras internas.

- Sueño del enurético, es decir los sueños “mojados” que el niño tiene, ya sea que juega en una piscina o simplemente que sueñe que se orina. En este apartado la profesora menciono que la micción sustituye el significado del sueño.

  • Factores psicológicos, suceden cuando el niño se enfrenta a algún episodio emocional relevante, por ejemplo, separación familiar, nacimiento de un hermano, ingreso a la escuela entre otros.

Encopresis

Se refiere a la defecación en los pantalones por parte de un niño que ha sobrepasado la edad en la que adquiere el control esfinteriano (Marcelli, y Ajuriaguerra, 2004).

Se distinguen los siguientes tipos:

- Encopresis primaria, donde no hay una fase anterior de control

- Encopresis secundaria, ocurre después de haber adquirido el control de esfínteres.

La actitud del niño frente a sus heces es importante, se encuentran niños que son indiferentes a esto, algunos desarrollan conductas de disimulo y acumulación, como esconder la ropa interior sucia en cajones, es raras ocasiones se dan casos de niños que exhiban la ropa sucia y se muestre indiferente a algún llamado de atención.

Entre los factores etiológicos que mencionan Marcelli y Ajuriaguerra se encuentran, las perturbaciones fisiológicas, que se relacionan con la presencia de fecalomas en el tracto rectal. Otro factor importante es la personalidad del niño, en esta se distinguen tres tipos:

- Niños pasivos, ansiosos, que manifiestan su agresividad de forma inmadura.

- Niños negativistas, con rasgos obsesivos, en los que la encopresis manifiesta el rechazo a someterse a la norma social.

- La encopresis puede ser una conducta dominante con una dimensión perversa dominante: regresión o fijación.

La profesora mencionó que en el fondo de los casos de encopresis se encuentra una carencia afectiva y un temor al abandono como se observa en el caso que menciona Roberto y del chico de 11 años.

Roberto mencionó un caso que se presentó a una conferencia que asistió, sobre un niño que presentaba encopresis, después de desaparecer ésta el niño presentó un cambio en su comportamiento, se volvió grosero, a lo que la profesora comentó “ la caca se le salía por la boca” (metafóricamente).

Finalmente analizamos el caso de un chico de 11 años de edad que presentaba encopresis, y ocultaba la ropa interior sucia en los cajones de su madrastra. Su madre lo descuidaba y le pide al padre que se haga cargo de él. Se llegó a la conclusión de que el chico tenía un miedo al abandono ya que el síntoma reaparece cuando el chico interpreta el mensaje detrás de la petición que hace la profesora de jugar menos brusco, aparece el sentimiento de desplazamiento nuevamente.

Referencia:

Marcelli, D. y De Ajuriaguerra, J. (2004). Psicopatología del niño. Cap. 8 Trastornos esfinterianos. Barcelona: Mason