Awilda Sterling Duprey

Artista experimental, coréografa, bailarina y profesora de arte

Fecha de nacimiento: 14 de septiembre de 1947

Lugar de nacimiento: Santurce, Puerto Rico

Tras haber obtenido un bachillerato en Pintura en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico en 1971, los deseos de dibujar cada vez en espacios más grandes la hicieron consciente de lo conectado que están los movimientos corpóreos a la pintura y a las imágenes evocadas en esa disciplina. A partir de esa época, un canvas ya no le era suficiente para plasmar su creatividad. Es así que surge la transición de pintora a bailarina experimental, faceta en la cual el silencio, la introspección y la seguridad interior la han ayudado a convertirse en figura clave dentro de la escena puertorriqueña de la danza contemporánea.

Awilda Sterling Duprey es hija de Don Tetelo Sterling, pelotero y policía nacido en San Juan y de Doña Emma Duprey, oriunda de Arecibo, pero radicada en la capital por razones de su profesión de maestra. La afición al arte provino de sus dos familias, particularmente de la de su papá que es muy fiestera y le creó el gusto por el jazz. De ambos entornos familiares extrajo herramientas que le han sido útiles en su trayectoria de vida: la ética, la perseverancia, el deseo por trabajar, la importancia del silencio y la reflexión.

Nació en el Hospital Monte Flores de Barrio Obrero, Santurce. Sus años de crianza transcurrieron entre Barrio Obrero, Puerto Nuevo, Caparra Terrace, Bayamón y Carolina. Luego de todas las vueltas de la vida, las que incluyeron estudios de maestría en el Pratt Institute de Nueva York y la crianza de su único hijo, hace alrededor de 13 años se asentó nuevamente en Santurce, barrio que, según ella y muchos otros, ha sido cuna de un gran puñado de artistas y personalidades de la cultura puertorriqueña.

Sterling ha tenido una vasta formación académica: de 1963 al 1971 tomó clases de arte en la Facultad de Humanidades en la UPR de Río Piedras y en la Escuela de Artes Plásticas para culminar un bachillerato en Artes Visuales con concentración en Pintura; de 1977 a 1979 realizó una maestría en Arte con concentración en pintura en Pratt Institute de Nueva York; de 2006 a 2009 tomó cursos conducentes a un doctorado en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.

De esa larga trayectoria de formación intelectual, Sterling destaca las enseñanzas de maestros como Dana Ritz en Nueva York, quien le enseñó a incorporar el silencio al trabajo artístico; el saxofonista John Coltrane, gracias al cual desarrolló patrones de improvisación utilizando particularmente su tema “Equinox”; y Sylvia del Villard, de la cual entendió que el baile, más allá de ocio, es una profesión. Sylvia le enseñó a estar atenta a la música que estuviera escuchando para luego ejecutar pasos.

Tras su regreso a Puerto Rico en 1981, aportó a la pintura nuevos conceptos de arte experimental, movimiento que ya se había gestado fuera del País desde la década del ’60. Prosiguió con la integración de sus conocimientos experimentales a la danza. De esta manera, se constituyó como una de las primeras performeras que se atrevió a redefinir las técnicas de baile en Puerto Rico.

De lo aprendido con Sylvia del Villard, resultó un estilo propio y particular que incorporó más adelante al trabajo de colegas como: Petra Bravo, Maritza Pérez Otero, Viveca Vázquez y Teresa Hernández.

Como coreógrafa independiente, integra una estética experimental y contemporánea al lenguaje de los bailes populares, folclóricos y afro-caribeños. Fue miembro fundador de Pisotón, primer colectivo de danza experimental en Puerto Rico, ha sido artista invitada de Taller de Otra Cosa y del Encuentro de Danza Moderna Puertorriqueña, propuestas autogestionadas por diferentes artistas independientes.

De su cuerpo han brotado muchos textos como solista; entre ellos: ‘Aquí y ahora’, ‘Un minuto de silencio’, ‘Tres piezas negras y un altar mayor’, ‘Un camino por el río’, ‘Esto no es entretenimiento’, ‘Transparente desnudez’, ‘Maelo en el cuerpo’ y ‘De Maelo al Hip-hop’, siendo estos dos los más recientes performance.

‘Maelo en el cuerpo’ se presentó en abril de 2015 y formó parte de la iniciativa de alcance comunitario “Proyecto Santurce: 30 años del MAC en el barrio”, cuyo programa fue una reflexión de la cultura urbana y la comunidad santurcina. Mientras que ‘De Maelo al Hip-hop’, además de explorar la figura de Ismael Rivera como un personaje representativo de la riqueza y complejidad de la historia y la vida de Santurce, fue un proyecto en conjunto con DJ Velcro para incentivar a jóvenes del barrio de Cangrejos a conocer sobre su cultura.

Por su arduo e innovador trabajo artístico, Awilda Sterling Duprey ha recibido muchos galardones y reconocimientos. Los más apreciados por ella son: ‘Blanco sobre blanco’, su primer premio en el área de la pintura; un primer premio a la cultura caribeña, otorgado por el Instituto de Cultura Puertorriqueña en Nueva York; una beca de $50,000 ofrecida en el 2010 por el United States Artists Fellows.

Durante 2004 y 2005 fue profesora asistente en Long Island University Brooklyn Campus y en Brooklyn College en el Departamento de Puerto Ricans and Latinos Studies. Actualmente, además de sus proyectos performance, ejerce como profesora de pintura, dibujo y anatomía humana en la Escuela de Artes Plásticas en el Viejo San Juan. También, es anfitriona junto a la agrupación teatral ‘Jóvenes del 98’ de un taller de verano para jóvenes denominado “Taller en movimiento en el Viejo San Juan”.

Hace unos meses, en 2016, Sterling participó en el vídeo del tema “Te quiero con Bugalú” del disco “iLevitable”, primer proyecto como solista de Ileana Cabra, quien alzara vuelo como artista con sus hermanos René Pérez (de Calle 13) y Eduardo Cabra.

Like what you read? Give Gabriela Ortiz Díaz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.