Las reflexiones de «Último día de un condenado a muerte»

«Último día de un condenado a muerte». Fuente.

Recientemente he decidido leer lo máximo posible. No me he marcado ningún objetivo ni llevo a cabo ningún reto personal. Simplemente me apetece leer y me parece una de las mejores cosas que se pueden hacer, bien sea por entretenimiento, por cultura, por ansias de conocimiento o por amor al arte. Los libros, tanto en formato físico o en digital, son uno de los bienes más importantes para el ser humano.

Dejando a un lado la filosofía y otros temas más profundos, hoy quiero hablaros de Último día de un Condenado a Muerte, una de las obras maestras de Victor Hugo. Es una novela breve pero intensa. De reflexión y de drama. Es, sencillamente, la historia de un hombre que ha sido condenado a muerte y lo que acontece, y así nos cuenta, durante el último día de su vida.

De la novela he podido apreciar cierta crítica a la sociedad. También nos hace reflexionar sobre la pena capital y la situación de los criminales encarcelados. Es sin duda un libro que os recomiendo, tanto por lo entretenido que es como por los mensajes que de él podáis obtener. A continuación os dejo con algunas de las citas que he subrayado mientras lo leía y que de alguna forma llamaron mi atención.

Comenzamos con la duda del valor de su vida para el propio personaje. ¿De verdad sería tan mala la muerte?

«¿Qué tiene esta vida para que su pérdida sea tan dolorosa para mí?»

Me gusta mucho esta en la que, estando en prisión, decide escribir sus últimas reflexiones y pensamientos.

«Puesto que tengo los medios para escribir, ¿por qué no habría de hacerlo?»

La reflexiones son largas. A menudo abarcan el capítulo entero, pero he podido destacar una frase que resalto sobre las demás y que critica la sentencia de muerte y el asesinato:

«Será posible que estos infelices no hayan reflexionado nunca acerca de la lenta sucesión de torturas que encierra la expeditiva fórmula de una sentencia de muerte»

Se pregunta si sus escritos servirán de algo. Si con su muerte podrá salvar la de otros. Aunque claro, él ya no estará presente y será incapaz de verlo.

«Cuando me hayan cortado la cabeza, ¿qué más me da que corten otras?».

Pide que llegue el sacerdote para que le acompañe en sus últimas horas de vida. Una escena que me recuerda mucho a otra novela del autor: Los Miserables.

«Que me lo traigan, entonces, palpitante y tembloroso de la cabeza a los pies; que me arrojen entre sus brazos, a sus rodillas; y llorará, y lloraremos, y será elocuente, y me consolará, y mi corazón se desinflará en el suyo, y tomará mi alma y yo tomaré su Dios»

¿Habéis escuchado alguna vez eso de que con la guillotina se sufría menos? ¿Que antes las sentencias de muerte eran peores etc.? Dejo otra cita que me llamó mucho la atención y que no podía omitir. No solo se sufre en el momento de la muerte, sino en la espera, que es una tortura.

«Dicen que no es nada, que uno no sufre, que es un fin dulce, que la muerte, de esta forma, se simplifica mucho.
¡Eh! Y ¿qué significa entonces esta agonía de seis meses y el estertor de un día entero? ¿Qué significan las angustias de este día irreparable, que corre tan lento y tan veloz? ¿Qué significa esta escalera de torturas que desemboca en un cadalso?
Aparentemente, a eso no lo llaman sufrir»

Y, para concluir, un momento que mezcla algo de humor y sarcasmo con el dolor final:

«Se alquilaban mesas, sillas, andamios, carretas. Todo estaba invadido de espectadores. Los mercaderes de sangre humana gritaban a voz en grito:
— ¿Quién quiere un sitio?
Me he sentido lleno de rabia contra esta gente. He tenido ganas de gritarles:
— ¿Quién quiere el mío?»

Subrayé otros fragmentos, pero quizás para entenderlos bien y sacarles todo el potencial deban leer la novela. Si aún no lo han hecho, recomiendo fervientemente que lo hagan cuanto antes. Las novelas clásicas como esta nunca están de más, y seguro que os ayudará a considerar desde otra perspectiva la pena de muerte.

Si te ha gustado el texto, por favor compártelo en las redes sociales que uses habitualmente o recomiéndalo en Medium.

Josekopero es aficionado las humanidades y el arte, además de la tecnología. Ha publicado dos libros y su afán por la escritura no se detiene ahí. Puedes seguirle en twitter aquí, y puedes echarles un ojo a sus dos novelas, «Potatus» y «Psiro», en su página web.

Puedes mantenerte al tanto de las publicaciones de Punto y Coma en twitter @PuntoyComaMed o en la página de Facebook.