Servicios de salud, datos y salud digital

Franco Vielma
Mar 24, 2019 · 5 min read
Imagen referencial desde la Revista Medicine

Ser productivos con el uso transversal de los datos y la gestión de información, creemos erróneamente a veces, pareciera ser algo exclusivo de desarrolladores, contadores y analistas de mercado. Pero mucho más allá de ellos hay un universo inmenso de prestadores de bienes y servicios disgregados en incontables actividades económicas que también están atravesadas por la importancia de la información de calidad.

El sector salud es uno de ellos. Lo conocemos mediante su carácter público y universal en la mayoría de los casos, pero también por medio de su prestación por vías privadas. Ambas modalidades son catalogadas como actividades económicas, aún cuando apuntalan tareas para el resguardo de la salud y la vida de las personas.

Adicionalmente, los servicios de salud incluyen áreas de acumulación y desarrollo del conocimiento, por ende, las bases de datos que manejan pasan a ser un elemento indefectible para el desarrollo de la actividad al corto, mediano y largo plazo.

Una mirada analítica al conglomerado de la salud

Los datos de los pacientes y de cada una de las unidades que componen un sistema salud son sumamente relevantes para la construcción de las políticas de gestión en la materia.

En el caso de los pacientes, hay una cantidad incontable de datos que va desde frecuencia de consultas, exámenes realizados, patologías detectadas, factores socioambientales ligados al surgimiento de dolencias en los pacientes, todos ellos resumidos en un documento llamado historia médica.

Desde Giphy

En cuanto a los centros de salud, allí hay datos sobre el desarrollo de la gestión en todos sus ámbitos, desde gestión de insumos médicos y farmacológicos, hasta disposición de espacios de consulta o uso de quirófanos, planes de mantenimiento de espacio y equipos, y otros derivados de la logística de funcionamiento, por nombrar sólo algunos.

Dicho así, los centros de salud son espacios de producción de una ingente cantidad de datos que requiere, a su vez, una forma también optimizada de ser acopiada, organizada y gestionada por dicho centro.

Un centro de salud está sujeto a eventos, como el auge de una gripe local o un evento de mayor envergadura como un terremoto en su área de influencia. Cada una de estas situaciones cambia por defecto la estadística del centro de salud amplificando su efecto en los servicios que se prestan, desde el requerimiento insumos hasta la cantidad de horas hombre para atender pacientes.

Pero también en condiciones de normalidad, la gestión de cualquier centro de salud frente a la demanda de estos bienes y servicios siempre tiene números intercalados. Diariamente y en regularidad, estos lugares son punto de generación de información, que se traduce en cifras, en montos en dinero, que deben ser aportados por el Estado o por sus propietarios, según sea el caso.

Desde Giphy

Además, el acopio de información útil para tareas de salud preventiva es, a su vez, obtenida a través de los centros de salud, quienes la facilitan para que esta sea agrupada en escala ascendente por las autoridades gubernamentales que rigen la materia y que diseñan políticas para el sector.

Automatización, plataformas de registro y diseño de gestión

Si alguien sufre una dolencia física, al ir a un centro de salud será sometido a exámenes para poder ofrecer un diagnóstico más certero. Casi siempre la toma de muestra de sangre es empleada para realizarle algún estudio específico pues es considerada representativa del estado general del paciente.

Varios países como Finlandia, Inglaterra y Suecia, tienen décadas incrementando su apresto en la capacidad de prestar servicios en salud partiendo del uso de la información para tales fines. Cada pequeño centro de salud, como si fuera una gota de sangre, es referente para medir el estado de todo el cuerpo del sistema de salud y de la política institucional estatal en la materia. Partiendo desde lo más pequeño a lo más grande.

Para estos países el salto para hacer eficiente la prestación de esos servicios ha estado en homologar los métodos para recopilar, analizar y gestionar la información, desde los pequeños hasta los grandes centros de salud. Otros países, como España y Chile, con sistemas públicos y privados de salud, están imitando este ejemplo homologando los formatos de recogida de información que son utilizados por los centros de salud.

Imagen alusiva a servicios de Telemedicina, cortesía de la Revista Medicine

Los gobiernos de dichos países, también han introducido otros cambios. Por ejemplo, han digitalizado historiales médicos, registro de pacientes, han georreferenciado patologías y sintomatologías, entre otras muchas labores. Del mismo modo, han automatizado y registrado progresivamente su gestión interna para facilitar el control sobre el uso de recursos, así como el diseño de políticas para el funcionamiento regular de los centros de salud y las contingencias por eventos excepcionales.

Actualizar y homologar formatos para el acopio, análisis y gestión de la información, permite superar el esquema manual que ha dominado en los sistemas de salud, que además de arcaico, no ha estado en equivalencia con las demandas y necesidades en ese sector.

Para estas modalidades, desde hace algunos años se le ha acuñado el término de “Informática Médica”. El Dr. Carlos G. González Salamea de la Universidad de Chile en un paper que publicó sobre el tema, ofreció dos definiciones elementales.

“La National Library of Medicine (NLM), define a la Informática Médica como: ‘El campo de las ciencias de la información que se ocupa del análisis y diseminación de los datos médicos, a través de aplicar la computación a varios aspectos del cuidado de la salud y la medicina’. La Informática Médica es una especialidad interdisciplinaria que se alimenta y relaciona con diferentes áreas de la investigación, educación médica, de la práctica clínica, de las ciencias de la información y la computación”, afirma Gonzalez.

“La Informática Médica se ha definido como ‘el campo científico que tiene que ver con la información, los datos y el conocimiento biomédicos, su almacenamiento, recuperación y su uso óptimo para resolver problemas y tomar decisiones’. Esta definición amplía la extensión del concepto y trasciende el de la computación médica”. Reseña el artículo del año 2003.

Pero las tecnologías han evolucionado mucho desde esa fecha y las terminologías también. Los esquemas de salud digital, por ejemplo, han inferido la diversificación de los servicios de plataformas para esos fines. Hoy día se han enriquecido sorprendentemente, por ejemplo, a raíz de la proliferación de apps para móviles que permiten ofrecer servicios de cuidado de la salud, y de adquisión de prácticas sanas de alimentación, ejercicios físicos o meditación, por ejemplo. Pero también por parte de aplicaciones de telemedicina que facilitan labores de diagnóstico e interconsultas.

qu4nt

Franco Vielma

Written by

Sociólogo, analista y escritor. Sociedad, economía, sociedad de la información, comunicación, procesos socioculturales.

qu4nt

qu4nt

Ciencia de Datos para toma de decisiones

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade