Génesis heptápoda

Hagamos nuestro Génesis.
Con los tablones rotos,
con los mismos ladrillos,
con las derruidas piedras,
levantemos de nuevo nuestros mundos.
La página está en blanco:
«En el principio era…»
Gerardo Diego, «Creacionismo» (Fragmento)

Gota de lágrima, afuera, más afuera
Un sueño íntimo: madera
Tus ojos que se abren y tus labios que se cierran
Atrapan la luz y dos hojas nacen
Duermes tú y un árbol se crea
La noche ríe y el día espera
Pues tus sueños son el verde de la tierra.

Extraña sonrisa, adentro, más adentro
Escondes en ti al universo
Tornas la creación en el último secreto
Que en la cuna se hace canción
Y en la tumba se vuelve pensamiento
Dame tu mano-abrazo al mismo tiempo
Como agua en tu vaso yo quiero ser convexo.

Raro amor tan perfecto, estás en todo
Tus pasos narcóticos cierran mis ojos
Construyes-destruyes los infinitos nodos
Que cruza el río que tu palabra une
Un soplo, suspiro, da vida a mi lodo
Y tu tacto fulmina sin decirme cómo
Porque sabes que tus manos me pintaron rostro.

Acuario submarino en tus ojos me adormece
Profundo, en silencio transparente
Su calor enfría el ruido de mi frente
El mar es calma cuando tú respiras
Y mi carne humana cuando pides verme
Llorabas, lloraba, al traerte peces…
Inundamos mundos… y quise extenderme.

Ritmo de olas es tu voz en andantino
Configuras conciertos vivos
De violines-lunas y soles del destino
Tu alma es música, vibración pura
Tu piel acústica no tiene caminos
Y frecuencias siempre acordes distintos…
Pero mi deseo es fértil mientras tenga oído.

Dentro, todo lo que llevas escapa
Pero vuelve cuando la libertad es vaga
Sentir el caos es presciencia arcana
Y volver al orden, jugar con dados
¿Qué tu risa esconde? ¿amor o una espada?
Si es amor, las estrellas hablan
Si no, es tan simple: todo es nada.

Olvidé mi nombre, perdí la llave
Y cuando crea que vivo, me darás la clave:
Creación infinita, sueño interminable
Si sueñas, soy biografía escrita
Si duermo hoy, escribiré mil espirales
Cada una es el nombre de las cosas que haces
Cada sueño es el sueño del hombre que soñaste.

(10.2012)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.