La vida es random. La pasión por emprender, también.

Para sobrevivir en el mundo de hoy, debemos no sólo anticipar el cambio, sino conducirlo.

Vivimos y emprendemos en un contexto de cambio constante, donde todos sus factores comprenden variables naturales y arbitrarias que impactan nuestra realidad, claridad de gestión y disponibilidad de recursos.

La aceleración del cambio en la economía y tecnología global y local es evidencia clara y visible de que cada parte de este sistema complejo tiene el potencial de cambiar erráticamente. Sin embargo, esta combinación de orden y aleatoriedad esconde una dinámica oculta de potencial: la particularidad de todo sistema a simple vista caótico es que responde al orden de un sistema de caos, y como tal, puede ser dirigido.

Los emprendedores y las organizaciones debemos responder a estos cambios — no sólo sentarnos, observar y aceptarlos — . Todas estas fluctuaciones, así como nuestras organizaciones y planes de acción, tienen algo en común: dependen de la más mínima de sus partes.

Día a día tenemos la oportunidad de dirigir nuestra visión, liderazgo y acciones.

Así como nuestros pensamientos están delimitados por nuestro sistema de creencias, nuestros emprendimientos lo están en torno a nuestras prácticas.

Si analizamos la teoría del caos aplicada a negocios veremos que el efecto mariposa confluye en nuestro día a día: podemos orientar el impacto de nuestras acciones entendiendo que la menor de cada una de ellas puede conducirnos a un rango sustancial de beneficios a nivel interno y colectivo.

Para dirigir el cambio, debemos entender este concepto y sus implicancias para volcarlo a nuestras vidas, organizaciones y gestión.

Anagrama de Lorenz: el efecto mariposa

La única condición necesaria para aceptar y hacer propio el cambio es entender que debemos afrontar una transformación.

Sólo podremos desarrollarnos de manera sustentable readaptando los factores que tomamos en cuenta en nuestra toma de decisiones, nuestra cultura de trabajo y, principalmente, el camino a seguir para alcanzar nuestros propósitos y objetivos.

“La mayoría de la gente — tanto en lo físico, lo intelectual, como en lo moral — vive en un círculo muy restringido de su ser potencial. Las grandes emergencias y crisis nos muestran cuánto más grandes de lo que habíamos supuesto son nuestros recursos vitales.” — William James

Ante cada crisis tenemos que estar dispuestos y abiertos a alcanzar nuestros objetivos de manera diferente, reinventarnos, y para ello deberemos abolir las estructuras y patrones establecidos que nos condicionan. Sólo en ese estado de consciencia podremos estar atentos a desarrollar soluciones específicas para los problemas que detectamos a lo largo del camino.

Algunas claves a la hora de emprender:

‘Chau’ Plan de Negocios / ‘Hola’ Lean Canvas.

Estadísticamente, el 80% de las empresas que se crean dejan de existir a los dos años. Los tiempos cambiaron y en este entorno dinámico en que vivimos la predictibilidad no va a ser tu mejor amiga. Por eso se recomienda que cada emprendimiento debe concentrar primero sus recursos en encontrar soluciones a los problemas o necesidades de un determinado segmento de clientes antes de invertir en desarrollar su producto o de salir al ataque con la solución que diseñó sin conocimiento de la realidad de mercado.

Para maximizar la inversión de tiempo, capital y esfuerzo en desarrollar tu plan de acción y de ventas, te recomendamos la metodología Lean Canvas que se centra fundamentalmente en entender el problema o necesidad del cliente para luego hacer foco en el diseño de tu solución y estructura.

En cuanto al desarrollo sostenible de tu plan, será necesario un enfoque sustentable de inversión y reinversión. Lo primordial será analizar las rentabilidades por segmento de negocios para así ser más eficiente en su respectiva promoción y dirección de recursos. Prestá atención a todos los indicadores que puedas medir, sean de ventas, conversiones o interacciones, es allí donde radica la clave para entender qué les ocurre a las personas con tu marca y cuál es el retorno de tu inversión en cada instancia del proceso.

La clave hacia un liderazgo efectivo es entender que no hay capacidad de desarrollo profesional sin generar un cambio personal constante.

Debemos ir a la raíz de nuestra intensión y nuestro ser, para así enfocar y potenciar las cosas en las que somos buenos y analizar con consciencia cada problema presente con la intensión de resolverlo.

Emprender es amor: por lo que hacés y por lo que estás creando.

No sólo te lo tenés que creer vos, los demás también. Y eso es lo que tiene que entender y comunicar tu emprendimiento, el núcleo de su existencia: su propósito. En torno a ese diferencial, debe establecerse la visión guía sobre la que se construirán los valores y cultura de tu marca, así también como la percepción de los demás sobre tu solución.

Respecto a la construcción de tu marca.

El proceso de consideración y adquisición de los usuarios con las marcas cambió hace años y, con una visión general del mercado centralizada en el usuario, la información de tu marca hoy no puede estar fuera del alcance: la falta de presencia en el momento justo de consideración del usuario es quedarse afuera del juego.

Para sobrevivir en el mundo digital de hoy en día, las marcas deben ser pensadas como plataformas de comunicación. Los negocios que no lo hagan perderán su participación en el mercado por todos los otros que ya lo están haciendo. No sólo deben implementarse estrategias de comunicación que acompañen tu crecimiento con difusión y posicionamiento en redes sociales, también debe construirse una experiencia en torno a tu sitio web que logre potenciar tu desarrollo en su rol de canal de ventas.

Articulando todas esas herramientas en pos de nuestros objetivos, dirigir el impacto de nuestras acciones en pos de un desarrollo sostenible es posible. Esto nos requiere eficientes en la aplicación de buenas prácticas y la implementación de todos los cambios necesarios en nuestra organización.

Por eso, emprendé con pasión.

Para poder desarrollar nuestros talentos, negocios y/o causas la pasión es fundamental ya que representa: la emoción que mantiene viva la llama a medida que encausamos todas las adversidades que representa llevar un emprendimiento adelante; el corazón puesto en cada reinvención que debemos atravesar en búsqueda de nuevos resultados; y la responsabilidad con la que manifestamos nuestra visión.

Día a día son más las personas que se animan a emprender, ya sea porque tienen en mente una solución a un problema definido, porque creen muchísimo en una idea o bien porque quieren construir una realidad mejor para su propia vida y/o el colectivo. Cualquiera sea tu motivación, lo importante es entender que tu plan debe ser escalable y que toda tu estrategia comunicacional tiene que ser el puente para lograr el posicionamiento deseado y tu desarrollo sostenible en el tiempo.


Hagamos sinergia.

Somos una agencia de Comunicación y Desarrollo Económico dedicada a potenciar emprendedores y organizaciones en su desarrollo. Articulamos herramientas formales de Diseño Estratégico, consultoría en negocios y desarrollo personal para agregar valor a tu gestión y marca en forma holística.

Seguinos en Facebook: http://facebook.com/randomagency

Te invitamos a ser parte de este movimiento sustentable.

Ya sea para sumarte como alianza con tu empresa/emprendimiento tecnológico/social, o para agregar valor a tu negocio u organización con nuestros planes holísticos a 6 meses, escribinos a: info@randomagency.co

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.