Calle 13

Sus mejores frases


Mi honestidad es color transparente, me puedes ver por dentro con sólo mirarme de frente.
Si la gente del Congo hubiese tenido tus oportunidades, estarían graduados de las mejores universidades.
Porque cuando la tiranía es ley la revolución es orden.
Aunque no queramos, aguantamos nuevas leyes, aguantamos hoy por hoy que todavía existan reyes.
Aguantamos el que vende balas y el que las dispara.
El viejo es el cirujano del tiempo, a sangre fría opera todos los momentos.
Todos los minutos que se pierden por ahí, los puede recuperar con un bisturí.
La bala pasea segura y firme durante su trayecto, hiriendo de muerte al viento, más rápida que el tiempo.
Sería inaccesible el que alguien te mate si cada bala costara lo que cuesta un yate.
Hay poca educación, hay muchos cartuchos, cuando se lee poco, se dispara mucho.
Tú eres mi vitamina del pecho, mi fibra, tú eres todo que me equilibra
un balance, lo que me complementa.
Quiero que tú me regales 30 carnavales, 400 mil cuentos una cajita pa’ guardar momentos.
Patinando por las Antillas vamos a ser un compromiso sin capilla con una siembra de trigo y con la luna de testigo enrolladitos usando el mismo abrigo.
La noche a dao’ un estirón y tengo el océano de chaperón
Me desahogo cuando escribo, mi letra es franca pa’ no terminar explotando en la Casa Blanca.
Todo lo que les digo es como el Aikido uso a mi favor la fuerza del enemigo.
Ahora quítate el traje falda y camiseta despójate de prendas marcas etiquetas. Pa’ cambiar el mundo desnuda tu coraje, la honestidad no tiene ropa ni maquillaje.
No necesito visa pa volar por el redondel porque yo juego con aviones de papel.
Si no sabes bailar no te quedes mirando, muévete como si te estuvieran electrocutando, la coreografía no es compleja baila como si te estuvieran picando un millón de abejas.
La comida chatarra tu piel la está escupiendo, la grasa de tu cuerpo quiere salir corriendo.
A los críticos los veo con optimismo, le dedican más tiempo a mi vida, que a la de ellos mismos.
Su movimiento intelectual es como un velero sin viento.
Si supieras lo que pienso yo de ti, hablarías peor de mí.
Está difícil encontrar la musa por ahí, porque ahora todas las letras trabajan para mí.
Hay que mancharle los zapatos con fango de la Sierra, para arrancarle la postura de cheesecake de Inglaterra.
Es una idiota, le saca leche a tus pelotas con tal de montarse en tu carro sin capota.
Come sólo en restaurantes elegantes, filete de oro con ensalada de diamantes.
Me gustaría invitarlo a una piscina en medio de una tormenta de truenos.
Algunos nacen idiotas, otros aprenden a hacerlo, otros se hacen los idiotas y tratan de convencernos.
La idiotez es colectiva cuando nadie se cuestiona las cosas.
Aunque suene raro, a los idiotas los escucho, pa’ tener a un listo que no dice nada, prefiero a un idiota que hable mucho.
Entre todos los trabajos que un empleado ejecuta, el trabajo más idiota es el que no se disfruta.
Mantener a la gente inteligente abajo, sin crecer es la regla más importante de un idiota con poder.
Soy una fábrica de humo, mano de obra campesina para tu consumo.
Soy América latina, un pueblo sin piernas pero que camina.
Tengo los lagos, tengo los ríos, tengo mis dientes pa` cuando me sonrío, la nieve que maquilla mis montañas, tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
El jugo de mi lucha no es artificial, porque el abono de mi tierra es natural.
Hasta que su objetivo complete, este jinete no se baja del cohete.
Le dije a mi coraje antes que te de calambre, cocíname las ganas que mis sueños tienen hambre.
Si mis sueños se pelean con la suerte puede que el fracaso abra los ojos y despierte.
Pero estoy preparado para los días salados cualquiera que camine se tiene que haber resbalado.
Voy contra todo hago sudar al viento cada paso que doy va narrando un cuento.
Por ti voy a la Iglesia y escucho toda la misa sin dormirme, sigo siendo el rey, aunque no tenga reino.
A mi me ordena la razón a ti te ordena un coronel si nuestra lucha es de cartón la de ustedes es de papel.
No nos paran, porque un mensaje contundente convierte a cualquier teniente en un tiburón sin dientes.
El que controla, el que domina, quiere enfermarte pa’ venderte medicina.
Una noticia mal contada es un asalto a mano armada.
Con historias empaquetadas en lata, con los cuentos que la luna relata aprendí a caminar sin mapa.
Ser un emigrante ese es mi deporte… hoy me voy pal’ norte sin pasaporte, sin transporte.
Este hombre se hidrata con lo que retratan mis pupilas, cargo con un par de paisajes en mi mochila.
Sueño con cruzar el meridiano, resbalando por las cuerdas del cuatro de Aureliano.
Y llegarle tempranito temprano a la orilla, por el desierto con los pies a la parrilla.
Así que no te me pongas majadero, porque yo vengo con apetito de obrero.
Yo no lucho por un terreno pavimentado, ni por un sueño dorado. Yo lucho por un paisaje bien perfumado y por un buen plato de bistec encebollado, por la sonrisa de mi madre que vale un millón, lucho por mi abuela meciéndose en su sillón.
No vale el tiempo pero valen las memorias, no se cuentan los segundos se cuentan historias.
Si mis tristezas te causan alegrías es por que tus reglas son distintas a las mías.
Escuchamos al mundo con todo su alboroto los parpados suben y los ojos tiran fotos.
Los meses se disfrazan según el meridiano.
Nuestro corazón se aclimata a la altura, y nos adaptamos a cualquier aventura.
Nacimos siendo valientes porque respirar es arriesgar, este es el momento de agarrar el impulso, las emociones las narra nuestro pulso.
Absorbemos la luz de los rayos mientras la clorofila navega por los tallos.
Tu papa esta mas cuadrao q un cuaderno y no comprende mi lenguaje moderno.
No tengo todo calculado ni mi vida resuelta,sólo tengo una sonrisa y espero una de vuelta.
La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina, lo cambié por las estrellas y por huertos de harina me escapé de la rutina.
Yo era un objeto esperando a ser ceniza, un día decidí hacerle caso a la brisa.
Si quieres cambio verdado pues, camina distito.
No necesito documentos, mírame a los ojos para que leas mi acento.
Las experiencias son mis talleres, la vida es un estudio desde que se nace hasta que se muere.