Zpu

Sus mejores frases


Yo podría haber nacido en otra piel, la de ese cocodrilo que decora la maleta de tu hotel, la de ese perro fiel que abandonaste en la sombra, quizá sería aquel que en tu suelo es una alfombra.
Te agarras a la libertad y no eres libre, yo recorro la sabana en la africana estepa, algún rugido de socorro al ver un forajido y su escopeta.
Sentarme plácido bajo un sol que me arropa, notar la lluvia mojarte hasta estar hecho una sopa.
Preso del sinsabor sin alegría ni arreglo, tieso del pavor de la culpa de romperlo.
No seas uno más sé diferente, camina siempre erguido entre la gente, no permitas que lapiden tu sonrisa y ve de frente.
Vive la humildad como principio, nada habrá que demostrar nuevo día nuevo inicio.
A ti también te ocurre que el miedo te frena gangrena tus alas, que se escabulle el amor de tu vida en la puerta de otra sala.
Puedo beberme el bar, quebrar un amor resistente como el kevlar.
Tú que siempre has sido mi confidente y amante, mi perfecto guante.
¿Por qué mierda se difumina el afecto?
¿qué nos ha pasado en el trayecto?
nuestras bases sólidas hoy están afónicas
Cada dos pasos que avances, uno harán que retrocedas, si esperas que vengan a ayudarte mal lo llevas.
Tantos bienes ¿para quiénes?, Si unos vamos y otros vienen.
Y que ocurre si no soy aquello en lo que me he convertido, pero desde el nido he sido guiado en ese sentido.
Nueva escuela ni vieja solo sobre diez sacar once.
Borregos que no avanzan con el semáforo en verde.
Tú no eres mejor porque leas, tú no eres mejor porque follas más que meas.
Se distrajo en otras manos porque su cartera es ancha.
El vaso de los síntomas al hecho es lo que te arma de valor cuando el temor oprime el pecho.
Pienso en cuantas manos harían de colchón, si cayera de espaldas en este barranco.
Soy el puente de aquel que vio brillar el horizonte, de aquel que cruza el mundo sin rumbo ni pasaporte.
Los que lloran con tus lágrimas se alegran de tu triunfo.
Se van los nudos, los tragos más crudos, los humos que estresan, la vida que pesa.
Veo hormigas perdidas, metidas en vidas suicidas, compartiendo migas, vigas albergan a reyes Midas.
Corazones mancos, esclavos de bancos, es tan costoso no caer al foso, iluso, no es la libertad es el uso que va a hacer el codicioso.
La religión la ciencia que pretende ser exacta, el mantra sin conciencia hacia el dinero deja su alma putrefacta.
Tanta prisa dueños del reloj y no del tiempo, sien sumisa ¿Quién te pisa desde el trono de este templo?
Un ser fuera de esta colmena que no tema a un sistema cruento.
Virus que se sintetizan, palizas de desinformación, arma arrojadiza del señor corporación, ley que nos ilegaliza, hambre que cotiza en la balanza, lo veo hasta donde mi vista alcanza.
Humanos apartados como esquinas de un trapecio.
Mi única patria es el planeta.
No hay mayor error que el silencio por eso chilla, pues prefiero ver el fin de pie que vivir de rodillas.
Yo he visto un pueblo listo desprovisto del engaño de un Cristo que nunca vino a salvaros.
El cultivo del amor es decisivo porque el mal al ser vivo es reactivo y volver hacia ti lo negativo.
Me escondo en cada recodo, una sombra en tu habitación, codo con codo absorbiendo tu desazón.
Me escondo en cada recodo, una sombra en tu habitación, codo con codo absorbiendo tu desazón.
Días de cuándos, de porqués, de cuántos sueños que me llenan serán falsos,
tantos alcanzables que parecen imposibles.
Si te has sentido frágil vive conmigo en mi fuerte, tus nervios hallarán la muerte, mis miedos la paz, será porque tenerte nunca fue algo fugaz.
Intuyo que te vas a marchar, mi corazón está mudo, desnudo, tirado en el felpudo.
Cuatro duros compran corazones llenos de serrín.
Lo que no veis es que soy preso de un palacio sin ley, donde el amor ficticio juega partidas al pánico, y el vicio es enemigo si se torna en hábito. Es un látigo que rasga piel y alcanza hueso, marca el peso de un alma tintada en dolor impreso. Y el beso del desánimo corre a ocupar el lugar del silencio,
se vuelve un ácido abrazo del menosprecio.
No hay árbol que no haya golpeado el viento.
Si hallar me busco, sin opción de fallar, por más que el golpe sea brusco y me refugio en lo robusto.
Tu no sabes del sueño, el empeño no es calzar Mustang, es lograr ser mi dueño, alzar pasiones que me gustan y me llenan.
Soy lo que ves, un don Juan por cortés, ajeno a clichés.
Represento, a los que al caminar no se lamentan, a los que caen del bache y se levantan, aquellos que no hablan pero andan, a los que tienen sueños y lo intentan, a los que no ven luz pero se orientan, a los que han golpeado pero aguantan, a los que robaron pero se plantan.
Mi cuello sin correa, mi boca sin cerrojos.
Un revolucionario verdadero esta guiado por grandes sentimientos de amor.
Se ignora que al sistema educativo le falta la educación, pongamos los puntos sobre la íes, camufla la miseria de una arteria que sangra tus hematíes.
La rebelión será nuestra conciencia, porque toda evolución nace de la desobediencia.
El mundo es un tablero donde majaderos ponen en cueros a los obreros a través de su trabajo.
Jodido y hundido sumido en un bidon de mierda, el agua moja mi cuello y mi boca sabe a tierra.
Algunas solo ofrecen algo tan superficial, tan banal, quiero que seamos tal para cual.
Si te nombro, recoges mis lágrimas en tu hombro, me centras si me pierdo tu me encuentras.
El mundo va perdido en tu silencio, y tu ausencia nos dirige, hacia el exterminio dicen, yo se que a un futuro con precio.
Porque las farolas iluminan menos que ayer callas la vergüenza de este mundo sin consuelo .
Pobres que perecen tras la furia de tus golpes de timón, si calamidad diluvia después llegas en tifón.
En este bar de copas donde locas dicen verte en cada ralla ¿Dónde falla el plan divino?
Las ganas de avanzar cuando me atrapa la desidia, para conseguirlo solo hace falta que creas.
Que ella piensa que la quieres, sí, por supuesto que la quieres, pero espatarrá en tu cama dando llama.
La justicia se casa con la codicia crediticia.
24 horas no son suficientes.
Cuando no nos queda aliento y nada que perder cuando no hay remordimientos hago lo que debo hacer.
Surcando el mar como un torpedo, se lo que no quiero, hayo paz y huyo de la cruz, me escabuyo de sus voces como un haz de luz.

Youtube
Twitter
Web