Hillary Vs. Trump: una contienda gastronómica

¿Qué comen los candidatos a la Presidencia de los Estados Unidos? ¿Qué dice de ellos? Podría asomar mucha más información sobre su personalidad de lo que creemos.

Foto: People Magazine (TIME, Inc.)

Cada día suena más en nuestro país un tema que preocupa a muchos: las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. A raíz de la invitación del Presidente de la República al candidato del partido republicano Donald Trump y la caída del peso frente al dólar hasta llegar a una cifra histórica, ocasionada en parte por el repunte de este último en las encuestas, la contienda se encuentra en boca de todos.

Pero, ¿por qué sería de interés para una sección de gastronomía las elecciones presidenciales del país vecino? Esta pregunta se puede responder con la frase del célebre ensayista y jurista francés Jean Antheleme, quien en su libro The Physiology of Taste escribió “dime lo que comes y te diré quién eres”.

Lo que los dos candidatos comen, en voz de algunos expertos, habla mucho de ellos, por esta razón les cuento un poco de sus gustos en la mesa.

Foto: Twitter de Donald J. Trump

Donald Trump

A la hora de comer, el polémico personaje no deja de llamar la atención. Donald Trump disfruta tomando Coca-Cola de dieta, le gustan las pastas, los cortes de carne y le encantan los dulces y el helado de vainilla con cereza.

Personas cercanas a Trump, entre ellas su esposa Melania, han señalado que el magnate ve a la comida como combustible para seguir andando y que se comporta como una aspiradora cuando tiene comida frente a él. Lo que más le importa al candidato es la seguridad alimentaria, la limpieza y la eficiencia; es por eso que siempre prefiere comer en cadenas de comida rápida.

“Me gusta la limpieza y considero que es mejor apostar a una comida rápida que a algún otro lugar del cual no se tiene idea de donde llegó la comida”, dijo. Esta obsesión por la limpieza se debe a la gran preocupación que siente por los gérmenes. Su equipo de campaña suele preocuparse por encontrarle este tipo de establecimientos cerca de los lugares en los que se encuentra.

Usualmente Trump y su equipo optan por un McDonald’s.

En una recopilación de señalamientos de Donald Trump, el crítico de comida del Washington Post, Tom Sietsema, resaltó que el desayuno es la comida que menos le gusta del día, pero que si tiene que escoger prefiere los huevos con tocino medianamente cocido o los cereales. Por otra parte, el magnate prefiere realizar la comida en su escritorio.

Donald Trump Jr., el hijo del candidato, le explicó al WP en entrevista que su padre no es del tipo de hombres que usa esmoquin y come caviar, “él es el tipo de persona que come hamburguesas y pizza”.

Otro dato curioso es que aunque el magnate posee muchas marcas de bebidas, entre ellas una bodega de vino y una difunta marca de vodka, cerveza y cocteles premezclados, Trump se abstiene de beber alcohol.

Trump ha manifestado públicamente su preferencia por las cadenas de comida rápida. Foto: Twitter de Donald J. Trump.

El magnate neoyorquino es un fanático de las hamburguesas y las patatas fritas, sin descartar el pollo frito, por supuesto. Trump además suele ser un foodie de las redes sociales, pues disfruta publicando las fotos de lo que come. Es muy común toparse con fotografías de pollo frito y hamburguesas en su cuenta de Twitter.

No se puede dejar de lado que Trump también tiene un hábito extraño: “Suelo raspar la cubierta de mi pizza, nunca me como la masa”, le confesó a la revista estadounidense Us. Su extraña afición, explica, se debe a que prefiere no comerse la masa para no subir de peso.

Foto: Hillary Clinton Campaign.

Hillary Clinton

Amante de la cocina mexicana y de la comida que contiene picante, la candidata por el partido demócrata Hillary Clinton come en sus tiempos libres sus hamburguesas favoritas y cordero.

En un artículo para la revista Slate, la antigua crítica de comida del New York Times, Mimi Sheraton, recopiló varias anécdotas de Hillary Clinton acerca de su relación con la comida.

La historia se remonta a sus años como estudiante, donde solía pedir la “Olive Burger” de una cafetería griega. “Pedía seis onzas de solomillo molido a la parrilla en un pan de hamburguesa tostado con bastante aderezo y aceitunas verdes rellenas de pimiento” reveló el actual dueño de la cafetería George Paziotopoulus. Estas hamburguesas serían renombradas años después como las “Hillaryburger”.

Con los años los gustos de Hillary fueron cambiando, en entrevista para la revista People, confesó amar los jalapeños desde la campaña presidencial de Bill Clinton de 1992. Más tarde, como primera dama, Clinton cambió sus hamburguesas griegas por las “Boca Burgers” con proteína de soya que le preparaba el chef de la Casa Blanca Walter Scheib.

En su libro White House Chef, el cocinero reveló varias de las preferencias de Hillary, entre ellas su amor por las salsas picantes. Scheib le comentó a Slate que durante sus días en la Casa Blanca, Clinton adoraba comer papas dulces con pasta picante de curry rojo. Después de saber eso, Scheib siempre tenía en la cocina de la Casa Blanca una reserva de salsas picantes.

Su gusto por el picante quedó confirmado en una serie de preguntas que se le realizaron a la candidata en vivo en la página de Facebook de Telemundo, Hillary confesó que le encanta la comida mexicana, en especial las comidas que contienen picante.

Hillary Clinton ha manifestado su amor por la comida mexicana y los platillos con picante.

El chef también destacó que era muy distinto lo que la pareja presidencial comía cuando estaban a solas. Mientras que Bill optaba por algunos de los mejores cortes de carnes con los que contaban preparado a la parrilla y acompañado de aros de cebolla; Hillary prefería sabores exóticos de Medio Oriente como el Baba Ganuch, una pasta de berenjenas; puré de garbanzos o pasta de sésamo.

Además, la ex Secretaria de Estado ha señalado que en su tiempo libre disfruta de comer burritos de chipotle, que siente un gran delirio por el chocolate y según un amigo cercano, le gusta comer palomitas con mucha mantequilla.

En cuanto a su etapa como candidata a la presidencia Mimi Sheraton detectó el amor que Hillary tiene por los postres, en especial por los blizzards de Dairy Queen, donde pide el Snickers Blizzard.

¿Les dice algo de los candidatos sus gustos a la hora de comer? Ustedes decidan.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mario Ovies Gage’s story.