EL Mobile World Congress ha dejado el camino despejado para el Galaxy S8

Aunque el Mobile World Congress no ha terminado aún, las grandes presentaciones prácticamente han finalizado, y ya conocemos todos los datos sobre los nuevos productos y tecnologías anunciados. Por este motivo, puedo afirmar que el Samsung Galaxy S8 no va a tener muchos problemas en reinar en el mundo Android de la gama alta este 2017.

Lo peor de todo es que, independientemente de lo que presente Samsung el 29 de Marzo, tiene asegurado el éxito aunque solo sea por descarte. Y es que la competencia habitual lleva desde hace un par de años flojeando bastante. Si ya es obvio que por temas de marketing la gama Galaxy S siempre es la más vendida y tiene el mejor reconocimiento del público, esta vez ni siquiera los más expertos podrán encontrar un rival digno del nuevo producto de la empresa coreana.

Las dos principales competidoras en el mercado occidental son Huawei y LG, ya que HTC se ha ido quedando en un segundo plano año tras año de la misma manera que Sony. Y precisamente estas dos marcas, a pesar de tener magníficos productos, no podrán igualar a lo que presentará Samsung en menos de un mes.

En el caso de LG, y a falta de saber si realmente su cámara es tan buena como prometen, pierde contra el Galaxy S8 en un aspecto clave: el procesador. Tanto si han sido las prisas por poner a la venta su nuevo modelo, como si se debe a otros motivos, para un dispositivo en esta gama se suele exigir lo mejor de lo mejor.

Y Huawei, la gran rival de Samsung que ya pelea por el segundo puesto con Apple, también parece que se quedará atrás. En este caso se debe tanto al desempeño de la cámara como a su diseño. La cámara aunque seguramente sea excelente gracias a sus dos lentes, es difícil que iguale al buen trabajo que hace Samsung en este aspecto. En cuanto al diseño, el haber apostado por algo tan continuista frente a la nueva tendencia de reducción de marcos como la del Galaxy S8 o la del propio LG G6, le hacen parecer un modelo mucho más antiguo.

En definitiva, por desgracia para los usuarios (ya que la competencia siempre es buena), Samsung se sentirá cómodo un año más en la gama alta. Solo Apple con su futuro iPhone 7S podrá hacerle frente, pero para eso aún quedan muchos meses en los que el gigante coreano podrá moverse con total comodidad.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rubén Pérez Mosquera’s story.