¿Por qué sería mala idea que Apple comprase Tesla?

Desde hace un tiempo se rumorea que existe la posibilidad de que Apple decida comprar Tesla, y no es una idea tan descabellada si lo miramos con perspectiva.

Por un lado, Tesla representa lo que Apple ha dejado de ser, la compañía más innovadora del mundo. Además, un buen número de altos cargos de Apple se han pasado a la compañía de Elon Musk, lo que indica que hasta dentro de la propia empresa se ve como evidente esta situación.

Con la cantidad de dinero en efectivo que tiene Apple la adquisición sería completamente posible, y a corto plazo ambas podrían beneficiarse la una de la otra. Pero esta es probablemente la única ventaja, ya que por lo demás la cosa no pinta tan bien.

Al principio todo sería un camino de rosas, Tesla dispondría de mucho dinero para realizar sus excelentes productos, y Apple volvería a situarse en la cabeza de la innovación. Pero al poco tiempo los dos modelos de entender el negocio acabarían chocando. Como muchos sabréis, Tim Cook es un excelente administrador, y ha logrado que Apple aumente sus beneficios mucho más que en la era de Jobs. Pero también tiene un problema, no es un buen innovador, Apple hace tiempo que no sorprende con algo verdaderamente nuevo (desde aquel iPad en 2010 dirían algunos).

Y es que la estrategia que está llevando a cabo Tesla de invertir grandes sumas de dinero en proyectos futuristas y sin beneficio a corto o medio plazo como Space X o el Hyperloop, no encajan con la visión empresarial actual de Apple. Esto podría poner en riesgo estos proyectos, al menos dejarían de ser tan prioritarios como lo son ahora.

La única forma en la que estas dos empresas se beneficiasen la una de la otra a largo plazo, sería que el actual fundador de Tesla pasase a dirigir todo el grupo. Solo así la humanidad y los productos de Apple se verían beneficiados de la fusión entre estos dos gigantes.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.