Reclutar desde las trincheras

En redbee proponemos que todos los que trabajamos acá tengamos voz. Por eso, la experiencia que vamos a relatar a continuación es emblemática para nosotros.

No es novedad que la industria tecnológica está en constante movimiento. El talento es muy buscado por las compañías y, para combatir la falta de profesionales del sector, innovamos: un grupo de trabajo autogestionó el proceso completo de reclutamiento, seleccionó y contrató a la persona que necesitaba.

El Vasco, parte de la iniciativa, fue un pilar de esta experiencia: “Desde nuestro equipo somos pioneros en esta modalidad. Hasta ahora, todas las incorporaciones se hacían de una manera tradicional, donde solo se involucraban las personas relacionadas a la gestión del talento y los socios”.

Ante la necesidad de sumar a alguien, no se quedaron de brazos cruzados y fueron ellos mismos quienes se ocuparon de la totalidad del proceso.

“Buscábamos un perfil muy particular, una persona con muchos skills de DevOps pero que quisiera incorporar también habilidades de desarrollador. El developer es el que desarrolla las aplicaciones, es decir, escribe el código. El DevOps, por su parte, se encarga de la infraestructura sobre la que corren esos programas”, detalla el Vasco.

También señala que el propio espíritu horizontal de trabajo de redbee les había brindado las herramientas necesarias para una acción de este tipo.

En el caso particular de esta búsqueda del nuevo talento, todo el equipo eRAD participó del proceso. Luego de seleccionar candidatos en LinkedIn, los contactaron con un mensaje donde se especificaban los detalles del perfil que necesitaban. “Todos los que nos contestaban se mostraban sorprendidos y les despertaba curiosidad que los estuviera contactando un equipo en lugar de un recruiter tradicional”, aclara.

Luego de recibir respuesta de los interesados, el proceso siguió con una videollamada, un encuentro con cara a cara, una entrevista técnica y una propuesta de challenge con su consecuente resolución.

“En una cuarta instancia, se realizó la presentación del challenge y la reunión posterior. Luego se comunicó la oferta económica y se llegó al acuerdo con una persona, que ingresó a redbee. Con una primera experiencia exitosa, y habiendo aprendido durante el camino, nos animamos a repetirlo y sumamos otro talento a principio de este año gracias a una modalidad similar”, explica el Vasco, quien agrega que durante todo el proceso se contactaron 18 personas y entrevistaron a tres en la etapa final.

Creemos que son los mismos profesionales de la industria IT los más indicados para acompañar esta tarea, dado que son los que mejor saben cómo les gustan que les hablen y los convoquen para propuestas profesionales, muy por encima del reclutador clásico: “suma mucho que sea el mismo equipo quien elija con quién va a estar trabajando”, finaliza el Vasco.

Sabemos que en este rubro es muy difícil conocer a priori al grupo y al proyecto, de modo que esta aproximación les resultó muy interesante a los candidatos; no sólo se acercaban a las personas y al trabajo, sino que también era oportunidad de alinear expectativas.

Cada parte puede plantear pautas de convivencia y de desarrollo profesional consensuadas; los acuerdos explícitos evitan frustraciones y desilusiones. Al mismo tiempo, es una evidencia clara de la capacidad de autonomía y el grado de autogestión.

Luego de esta primera experiencia positiva esperamos compartir y contagiar esta práctica en todo redbee.