Clip — La Evolución de la Startup más Exitosa de México

Sabine Küfner

Desde Clip, Adolfo Babatz ha liberado millones de negocios al ayudarles a aceptar pagos con tarjeta. ¿Cuál es la historia detrás de la startup mexicana más exitosa en los últimos años?

Persistencia y una obsesión-compulsión por el detalle, son características que han llevado a Adolfo Babatz CEO y Co-fundador a convertir a Clip en la empresa que es hoy. Compartió su historia con clientes de RedBox y alumnos de RedBox Academy.

Adolfo Babatz compartiendo su historia en RedBox

Hace apenas cuatro años era impensable pagar con tarjeta en un consultorio médico, una taquería, un salón de belleza, un taxi, un taller, un pedido a domicilio o en la miscelánea de la esquina. La llegada de Clip, la marca más reconocida de aceptación de pagos móviles en México, cambió este paradigma y potenció a las pequeñas y medianas empresas para que pudieran competir y crecer su actividad comercial con mayor rapidez y seguridad.

Ahora ya no nos sorprende ver a la recepcionista tomar su teléfono para cobrar la consulta con el odontólogo con Clip, pero llegar a este punto ha sido todo un viaje, con muchos aprendizajes, descubrimientos a nivel personal, algunos encuentros fortuitos en el aeropuerto o en la cafetería de la empresa y en palabras de Adolfo Babatz CEO y Co-Fundador de Clip, la capacidad de “lograr que personas comunes y corrientes hagan cosas extraordinarias”.

Tras estudiar la maestría en MIT, Adolfo entró a PayPal en San José, California. En la cafetería de la empresa conoció al que iba a ser su co-fundador, Vilash Poovala. Tenían identificado un problema que querían atacar y que no estaba resuelto: aceptar pagos con tarjeta. Idearon un prototipo que probaron en Cancún con mucho éxito pero que no se logró vender internamente en PayPal. La idea se archivó. Un año después surgió Square y se quedaron con la espina clavada de lo que podría haber sido.

En mayo 2012, Adolfo renunció a PayPal para iniciar Clip.

Cuando examinas la historia de Clip, tienes ante ti una clase maestra de cómo una startup va madurando y enfrentado cada una de sus etapas de desarrollo. ¿Qué es una startup? Una startup no es otra cosa que una máquina de resolver problemas.

Al principio, el enfoque se limita al producto y a las personas adecuadas para seguirte en tu sueño. El primer gran reto es encontrar el Product Market Fit y el financiamiento. Necesitas capital de trabajo y con él gente que pueda hacer muchas cosas muy bien y que tengan una alta tolerancia al riesgo porque estás vendiendo un sueño. Todos hacen de chile, mole y manteca. Es momento de definir el DNA de la compañía y cómo debería transmitirse hacia la marca. Desde sus inicios, el foco del DNA de Clip fue servicio al cliente y experiencia de usuario. Cuando el producto obtuvo su tracción inicial con los clientes, fue momento de centrarse en adquirir más usuarios y ganar participación en el mercado.

Una vez que se demuestra el modelo comercial, comienza la construcción de la empresa. Empieza un tema fuertemente organizacional. Necesitas gente especializada en muchas áreas. La escala te forza a contratar a gente sumamente especializada en marketing, legal, ventas, contabilidad.

En una tercera etapa llegas a la adolescencia de la compañía. El tema del financiamiento ya no es tan relevante. Tienes que entender el rol que juega cada uno de los participantes y definirlo claramente. Ya no es un juego de futbol de niños en el que todos corren al mismo tiempo detrás del balón. Es momento de jugar como equipo profesional y establecer claramente las posiciones de cada jugador. Este proceso, aunque doloroso, es necesario para lograr que la empresa madure, sea más productiva y que pueda trabajar diferentes proyectos al mismo tiempo.

Cuando la empresa se encuentra en plena adolescencia su mejor aliado es tener desde un inicio un propósito claramente definido. El propósito es clave porque mantiene el rumbo y te orienta cuando es momento de tomar decisiones incluso difíciles sobre el personal. Permite identificar los perfiles a contratar y decidir sobre los negocios en los que quiere participar. Este propósito ha guiado a la compañía en cada uno de sus procesos de desarrollo: empower people to exchange value. Clip empodera a los negocios y los permite crecer.

Acompaña el éxito la gran propuesta de valor de la marca: los colores llamativos, nombre fácil de recordar y de pronunciar. Cada uno de los elementos del clip fueron pensados, diseñados y desarrollados a un grado de obsesión-compulsión. Los colores son sexis, llamativos, y responden a una revelación muy concreta sobre lo que el mexicano piensa sobre aparatos de este tipo. No podía ser una caja negra o blanca porque en México asociamos la caja negra con fraude y clonación de tarjetas. Tienes que entender esto para desarrollar un producto que va a generar confianza. A pesar de que es un intangible es un valor intrínseco.

Siempre pensamos que construir una gran empresa de tecnología es una tarea imposible, reservada solo para algunos genios, pero la realidad es que cualquiera puede crear cosas imposibles. La clave está en la persistencia, el foco en perseguir un sueño y en rodearse de personas comunes dispuestas a lograr cosas extraordinarias.