¿Cómo ve la filosofía al pecado? Teoría del pecado como ilusión y falta de conocimiento de Dios.

La teoría de que el pecado es una ilusión.

Como en la privación, el hombre sigue siendo limitado, pero aquí este está consciente de su condición. Entonces el pecado es un simple defecto. Pero, mientras que se considera como necesaria la noción del mal que surge de esta limitación, el conocimiento resultante del pecado es inadecuado, si fuese adecuado no tendría idea del pecado y ni si quiera existiría para él. Sin embargo, esta teoría elimina la ética, el carácter y la conducta moral, haciendo a la vida solo una ilusión, o sea, una falsa percepción de conocimiento y experiencia. Siendo así, mientras más inteligente (conocimiento adecuado) menos pecador.

La teoría de que el pecado es una falta de conocimiento de Dios debido a la naturaleza sensible del hombre.

El conocimiento del hombre acerca del pecado depende de su conocimiento de Dios. Cuando el hombre percibe a Dios toma consciencia de que su naturaleza es opuesta a Él. Esta teoría afirma que el hombre es imperfecto: su naturaleza, su ser, su alma, su organismo, y que esta imperfección es pecado en sí mismo. El pecado no es algo objetivo, solo existe en el conocimiento del hombre. Sin embargo, esto va en contra de las Escrituras, puesto que hace del pecado y la culpa algo subjetivo, algo conforme al juicio del hombre que es constitucionalmente malo. También esta teoría falla porque lo hace ver a Dios como autor del pecado, creando a un hombre con naturaleza sensible. Además, no considera que el pecado no es físico sino espiritual, dando lugar a conclusiones como mientras más viejo el hombre, menos pecado tiene.