¿Cómo ve la filosofía al pecado? Teoría dualista y privación.

Teoría dualista.

En la filosofía griega se cree que la existencia del mal es eterna, que el bien y el mal coexisten en el sujeto, siendo representado el bien en el espíritu y el mal en el cuerpo. Esta posición se objeta por los siguientes argumentos:

a) Es filosóficamente insostenible la posición de que haya algo fuera de Dios que sea eterno e independiente de su voluntad.

b) Esta teoría despoja al pecado de su carácter ético haciéndolo algo nada más físico e independiente de la voluntad humana, y por lo mismo destruye verdaderamente la idea del pecado.

c) También desecha la responsabilidad del hombre representando al pecado como una necesidad física. El único escape para salir del pecado se encuentra en quedar libres del cuerpo.

La teoría de que el pecado es únicamente privación.

Aquí se alega que el hombre es un ser privado de cualidades y responsabilidad, por lo que el pecado es inevitable y se hace necesario para un ser limitado como nosotros. Esta teoría trata de no hacer ver a Dios como el autor del pecado, pero se contradice al considerar al hombre un ser limitado, siendo Dios directamente responsable de esa limitación. Esta teoría tiene la tendencia de entorpecer el sentido del hombre referente al mal o a la depravación del pecado, de destruir el sentido de culpa, y de abrogar la responsabilidad moral del hombre.