Avance

“Un libro desamparado”

Un caso de Matt Trend,

— ¿Quieres cenar algo?

Alice se dio la vuelta y no respondió. Se desnudaba siempre de espaldas, arrastrando el vestido tras de sí como la cola de un lagarto. Nunca usaba ropa interior cuando se citaban. En ocasiones, Matt pensaba en ello y en su mirada azul afilada, lo hacía con el hilo anudado fuerte de un pensamiento sobre la muda de piel de los reptiles; pero la reflexión, vaga aunque inquietante, no duraba mucho, la piel de Alice lo cubría todo como un manto de silencio y sexo.

— Ven a cenar aquí — dijo Alice tendiéndose en la alfombra.

Recostó su espalda perfecta en el sofá que presidía el saloncito y abrió sus piernas encogidas, lo hizo lentamente, como una planta carnívora y voluptuosa liberando su aroma, su flujo, y sus delicados venenos.

La cena consistió en Alice y solo Alice y comieron sin cubiertos y con los dedos, hundiendo sus bocas en lomos y huecos, mordiendo y chupando hasta no dejar nada y con Alice de postre, por sus labios y su boca de fresa. En el amor carnal a veces eran comida y a veces fieras de movimiento atlético. Entonces luchaban en cavernas salvajes, arañándose con uñas de sable y sumando el dolor, un dolor flojo y de juego, al placer inconmensurable que procuraban con todo su cuerpo. Esta noche fue de comida y lucha.

Luego, desnudos sobre la alfombra, fumaron el cigarrillo de la paz.

Adolfo tuvo el buen gusto de no aparecer.

“Un libro desamparado”, Tom Reilly.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Tom Reilly’s story.