No hay que mirar fuera de la caja, hay que romper la caja

Repsol Digital
Mar 11 · 3 min read

Todo nuestro entorno cambia con la transformación digital y el sector de la energía no es una excepción. “Vemos negocios emergentes que han disrumpido muchas industrias tal y como las conocemos, y el mundo del Oil & Gas también debe transformarse”. El que nos cuenta esto es Francisco Ortigosa, director de Tecnología de Geociencias de Repsol, que ha participado recientemente en dos eventos en los que se ha analizado el impacto de la digitalización en el sector de la exploración y producción de hidrocarburos, uno organizado por el London Business School Energy Club, en Londres, y el otro por la Asociación Europea de Geocientíficos e Ingenieros (EAGE, en sus siglas en inglés), en Kuala Lumpur.

Este experto pone énfasis en que para transformarse no vale con mejorar lo que ya se tiene, sino que hay que reinventarse. Para explicarlo, cita a uno de los protagonistas de esos negocios emergentes que están cambiando las reglas del juego: “Masayoshi Son, el fundador de Soft Bank y uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, dice que la clave para disrumpir una industria de 1.000 millones de dólares es la ignorancia, la ignorancia entendida como empezar de cero”.

Con este propósito de pensar en cómo hacer las cosas de forma diferente, en Repsol se dieron cuenta de que el máximo impacto de la transformación digital en el ámbito de la exploración y producción no estaba tanto en la optimización del mantenimiento, sino en acortar el ciclo de negocio y en tener éxito en la perforación.

Según Ortigosa, acelerar y afinar al máximo la interpretación de la sísmica, es decir, automatizarla, ya es una realidad. Gracias al procesamiento de datos y al Deep Learning, podemos ser capaces de tener en tiempo récord los mapas de prospección y además conocer de antemano si la exploración va a tener éxito o no, teniendo todos los datos de la litología, la porosidad y la saturación de los hidrocarburos. Analizar las capas existentes para saber dónde perforar implica una mayor eficiencia y también más seguridad.

Otra vuelta de tuerca llega con la democratización de la tecnología. Gracias al despliegue en la nube de aplicaciones de supercomputación especializadas en exploración y producción, todos los geólogos y geofísicos de Repsol podrán acceder a ellas simplemente con tener un móvil o una Tablet con conexión a internet. Antes, tan sólo doce especialistas de la dirección de Geofísica de la compañía, en Houston, tenían contacto con esta tecnología. Este avance abre un mundo de posibilidades, permitiendo la accesibilidad a la supercomputación desde cualquier parte del mundo, mejorando la colaboración entre equipos distintos y la sincronización entre diferentes iniciativas.

Cuando Ortigosa habla de estas innovaciones, las compara con tener un cubo de Lego con muchas piezas: “Es lo que venimos haciendo en los últimos 15 años, construir piezas pequeñas de Lego. Ahora puedo ponerlas todas juntas, moverlas, y construir lo que quiera”.

Empezábamos el artículo diciendo que la digitalización había cambiado el mundo y que cambiar a veces significa reinventarse y empezar de cero. Hacer borrón y cuenta nueva, modificar la cultura de las organizaciones o adoptar nuevas formas de trabajo son acciones que deberían implicar repensar las cosas desde fuera de la caja. Pero ¿y si en esta nueva realidad no hay caja? “La realidad es otra”, afirma Ortigosa, “Si realmente quieres cambiar tu industria, tienes que romper la caja”.

Repsol

The energy you need. Stories about digital transformation powered by people

Repsol Digital

Written by

Repsol

Repsol

The energy you need. Stories about digital transformation powered by people