Por qué los robots van a mejorar tu vida

Repsol Digital
Apr 11 · 5 min read

¿Cuántas veces te has preguntado, viviendo en los tiempos que vivimos, por qué tienes que seguir haciendo en la oficina ciertas tareas repetitivas que te dejan poco tiempo para hacer otras más importantes? Como ya ha pasado en otras ocasiones a lo largo de la historia, la tecnología ha llegado para salvarnos. La , generando cambios disruptivos entre los que se encuentra la robotización de esos procesos que paliarán en gran medida esas horas interminables delante del ordenador.

Los robots de software han venido para quedarse. Empresas punteras de diversos sectores están dando pasos en la implementación de esta tecnología: RPA (Robotic Process Automation). De esta manera, ayudan a sus empleados a vivir mejor, teniendo que dedicar menos tiempo a ciertas tareas repetitivas y mejorando, además, la calidad del trabajo hecho, ya que la robotización implica, entre otras mejoras, una disminución del error humano. Esto no significa que las personas no tengamos un papel fundamental en esta revolución tecnológica, sino todo lo contrario.

Asumir que la existencia de los robots es una realidad nos lleva también a pensar en cómo se va a ir forjando la convivencia entre personas y robots. Lejos de percibir la robotización como una pérdida de control sobre ciertas actividades, es importante resaltar que las personas van a seguir siendo responsables de las tareas robotizadas y que son ellas las que controlan el proceso. Se trata de un nuevo entorno en el que las reglas del juego cambian bajo una premisa clara: los robots complementan a las personas, mejorando nuestro día a día y permitiéndonos centrarnos en tareas más estratégicas y más motivadoras.

¿Y si tú eres clave en la robotización?

Las personas son las que establecen las especificaciones y directrices de lo que tiene que hacer el robot y también son responsables de su actividad. En Repsol, han denominado a esta figura agente virtual del cambio, brindándoles la oportunidad no sólo de beneficiarse de las ventajas de la robotización en general, sino también de ser partícipes y protagonistas de una de las palancas clave en la estrategia de la compañía como es la transformación digital.

Como ha pasado en otros momentos de la historia, en esta revolución tecnológica será muy importante el reskilling, o incluso deberíamos hablar de upskilling, anticipándonos a un contexto en el que el mercado va a demandar otro tipo de perfiles. En este sentido, las compañías tienen la obligación de generar un entorno adecuado para sus empleados en el que la convivencia con los robots sea óptima, dibujando, por un lado, el mapa de talento necesario para esta nueva realidad y, por otro, realizando una labor de comunicación en la que el empleado sea siempre el centro de todo.

En Repsol, esta preparación para el nuevo escenario se realiza a través de un programa específico de gestión del talento, identificando las necesidades de nuevos roles asociados a las últimas innovaciones tecnológicas, capacitando a los empleados y dotándoles de las herramientas necesarias para afrontar el cambio.

“Yo también quiero mi robot”

Según nos explica , Responsable del Hub RPA en Repsol, ya han puesto en marcha 50 procesos robotizados en distintas áreas corporativas y de negocio, habiendo surgido la mayoría de ellos de manera proactiva por parte de las distintas áreas. A partir de la realización de comunicaciones y talleres en los que se han explicado las características de la tecnología RPA y las condiciones con las que tiene que contar un proceso para poder ser robotizado, han sido los propios empleados los que han ido levantando la mano para beneficiarse de la robotización.

El número de personas beneficiadas por la robotización es enorme, pues potencialmente puede ser toda la compañía. La aceptación ha sido muy buena”, comenta Miguel Ángel López, Gerente de RPA en Repsol.

Requisitos a tener en cuenta antes de robotizar

Existen una serie de condicionantes que deben tenerse en cuenta antes de robotizar un proceso. Hay varias características que suelen cumplirse en las tareas que robotizamos: suelen ser tareas que hacemos repetidamente, que se basan en reglas concretas, cuya información está estructurada y que genera frecuentemente picos de trabajo.

Además, no hay que perder de vista la necesidad de robotizar con criterio. Es decir, antes de lanzarse a robotizar, es fundamental hacer una reflexión previa para revisar los procesos, simplificarlos, hacerlos más eficientes e incluso, en determinados casos, esperar a que estén maduros. Nosotros realizamos sesiones de descubrimiento en las que identificamos mediante Design Thinking los puntos de dolor de los procesos de cada área”, explica Torres.

Así, los propios empleados van priorizando la necesidad de robotizar un proceso u otro en función de factores tales como: cuánto tiempo les lleva al día realizar esa tarea, cómo de crítico puede ser un error en esa actividad, si hay que realizarla en un período de tiempo en el que hay una gran carga de trabajo… “Además, nosotros valoramos si ese proceso debe ser robotizado por completo o si es mejor empezar robotizando una parte y escalarlo más tarde”, explica.

Entre sus lecciones aprendidas, estos expertos comentan que tener un HUB de RPA que centralice y establezca las prioridades para toda la compañía sienta las bases para poder escalar los procesos robotizados con éxito. “Tener un enfoque descentralizado puede suponer un problema en el momento del escalado; es importante que las directrices entre las diferentes unidades de negocio sean únicas”, afirma Torres.

Los próximos retos en la robotización

Como no podría ser de otra manera, el potencial de la robotización no puede quedarse en una mera automatización, sino que irá evolucionando con inteligencia artificial, procesamiento del lenguaje natural y Machine Learning. Hasta ahora, nuestros robots se basan en reglas concretas y funcionan con información estructurada; el siguiente paso será que cuenten con elementos cognitivos que les aporten capacidad de decisión y de interpretación.

La integración de la inteligencia artificial con la robotización todavía es un mundo que estamos empezando a explorar. Tenemos mucho trabajo de investigación por delante, pero, estamos seguros de que de aquí a un año contaremos con robots de software inteligentes en Repsol”, afirma Torres.

Los beneficios de robotizar procesos de software son muy amplios y, de hecho, todas las grandes corporaciones están en ello. Las personas son los elementos clave de cada compañía y, por eso, mejorar su día a día y fomentar su crecimiento profesional, supone una evolución exponencial para toda la organización en su conjunto.

Repsol

The energy you need. Stories about digital transformation powered by people

Repsol Digital

Written by

Repsol

Repsol

The energy you need. Stories about digital transformation powered by people