No solo de chayote vive el hombre

Periodistas en protesta

El periodismo mexicano avanza lentamente. El escenario para los profesionales se divide entre desapariciones, muertes sin resolver ni castigar y empleos mal pagados, sin prestaciones de ley, y donde su ejercicio se ve coartado por intereses empresariales, sumando que el actual gobierno ha invertido más de 11 millones en publicidad oficial, que no puede estar más alejada de lo que realmente es el periodismo.

La propuesta de una ley que regule el ejercicio de la comunicación social y la publicidad oficial era de suma importancia, sin embargo, la iniciativa seleccionada no atiende correctamente los graves problemas y el parasitismo que mantienen los medios con el financiamiento público y viceversa.

Creada por el Partido Revolucionario Institucional no fue recibida con los brazos abiertos por periodistas o comunicadores, pues dejan en claro que esta propuesta no ataca de raíz los problemas que la comunicación social, la publicidad oficial o la propaganda gubernamental o “chayote” sea cual sea el sinónimo de esta práctica, ocasiona al ejercicio informativo.

La ley General de Comunicación Social, conocida como #Ley Chayote, entrará en vigor el primero de enero de 2019, con el objetivo de estructurar un órgano capaz de regular el gasto que se realiza en este rubro, sin embargo, diversas asociaciones como Articulo 19, dedicadas al bienestar y el desarrollo de los periodistas, prevén que dicha ley esta estructurada solo para servir de base a dichas prácticas perjudiciales.

¿Qué es la comunicación social?

Según Pablo Arredondo, en su texto “El estado y la comunicación”, El Estado está obligado a crear políticas que vayan más allá de la ganancia, debe procurar la seguridad, suministrar apoyo y asistencia a los ciudadanos y con esto reducir el conflicto social. Pero durante este proceso busca generar lealtad por parte de los ciudadanos, lo que vuelve común que junto a estos hechos ocurra la creación de una imagen destinada entablar dicha lealtad o confianza. De aquí nace la necesidad del Estado contemporáneo capitalista de inclinarse hacia creación de espacios y campañas publicitarias.

Los medios de comunicación son fuentes inequívocas e infinitas de la llamada opinión pública la cual se vierte en las esquinas más recónditas de la información y se traslada de lengua en lengua. Los medios modernos ya no solo son vías ó canales de dicha opinión, se han vuelto partícipes de su amorfa evolución.

El llamado cuarto poder es una herramienta indispensable de la maquinaria que contempla y contemplaba la opinión pública, y lo es mucho antes de ser considerado con tal título, e incluso acuñando el concepto a un aspecto más político, la prensa lo tomo y lo repartió como propio como lo menciona María José Ruiz en su texto “Notas para el estudio de la comunicación social”.

Según Roberto Von Sprecher en su texto “Comunicación social y Trabajo social” describe como comunicación:

“Denominamos comunicación al conjunto de intercambios de sentidos entre agentes sociales, que se suceden en el tiempo, y que constituyen la red discursiva de una sociedad, red que puede pensarse relacionalmente a niveles micro, meso y macro.”

Incluso con una definición tan sencilla cuesta comprender lo que corresponde a la comunicación social y es que no solo se trata del proceso de recoger información pues es capaz de acaparar cientos de aspectos importantes dentro de una misma sociedad. Reproduce y crea al mismo tiempo el quehacer social y cultural, y no es algo de lo que pueda desprenderse, pues si fuera así el fenómeno simplemente no funcionaria.

La comunicación y la sociedad han estado intrínsecamente unidas desde que el ser humano pudo constatar que otros seres habitaban en la tierra. Este proceso no es una creación de la sociedad pues es la comunicación una posible creadora del fenómeno social.

La comunicación social en México

La comunicación como un servicio tiene diferentes nacimientos sea cual sea el contexto en el que nos desarrollamos está tiene distintos inicios, ya sea en cavernas con figuras pintorescas a las que se le hacía relación con sonidos específicos o bien ya sea transportados en París, Maguncia o Ginebra, con pequeñas gacetas a principios del siglo XVII.

La comunicación social se volvió un recipiente de fenómenos más allá de los puramente periodísticos, según el investigador Cesar Aguilera. Y es que en México llega a partir de un decreto en 1936 por parte del Diario Oficial de la Federación quien constató la creación de un nuevo departamento que se titularía como Dirección de Publicidad y Propaganda.

Este departamento surge entre disputas políticas y crisis interna, con el fin de mantener un control y centralizar el poder de los medios de difusión estatales, además de servir como vehículo para difundir y hacer llegar a la ciudadanía las acciones realizadas por el Poder Ejecutivo, sobre todo durante la crisis política suscitada por el ex presidente Calles.

Plutarco Elías Calles

Desde su inicio en este país se instauró como una herramienta centralizadora y controladora de las acciones e informaciones de los medios de comunicación, todo provocado por un escenario político riesgoso tanto para el Estado como para los involucrados y solo como última instancia como un medio para hacer llegar las acciones del Estado a la ciudadanía. Es aquí donde recordamos las palabras de Pablo Arredondo cuando explica que el Estado no solo busca informar, sino que busca crear una imagen a la que prometer lealtad.

Relación con el Estado y la prensa

Los medios, como ya se mencionó, son herramientas de impacto social innegables, hablar de estos y de la sociedad por separado es casi imposible, pues la retroalimentación de estas instituciones es constante y permanente. Los medios socialmente son agentes de cambio, generadores y transmisores de la opinión pública.

SinEmbargo.mx

Si a esto hilamos que el Estado está obligado a crear soluciones a las problemáticas de la sociedad, es muy fácil que encontremos en los medios el canal perfecto para difundir dichas soluciones, sin embargo, la comunicación se ve plasmada de vertientes que distorsionan dichos canales. En medios locales como es Net Noticias podemos ver un claro ejemplo de este argumento, pues en voz de su editor en turno Agustín Hernández quien menciona como la agenda periodística, al menos de su medio que abarca dichos procesos de comunicación social o campañas sociales, es un principal factor para dejar de lado otro tipo de información que afectaría a la ciudadanía.

Lo que no ha quedado claro es quién decide qué información es mejor para el ciudadano, si el Estado que pretende vender una imagen para generar confianza o el medio quien es capaz de discriminar información valiosa a cambio de poder colocar la oficial en algún espacio.

Ley general de comunicación social

Fuera 2014 de los primeros años donde esta ley comenzaba a tener presencia en el congreso respaldada por el artículo 134 de la constitución, fue hasta 2015 que la asociación Articulo 19 interpusiera un amparo para que esta propuesta de ley fuera estudiada a fondo.

Después de un periodo largo y mientras dicha tuviera una vigencia del 30 de abril de 2018 es en 2017 que se abre la puerta para las iniciativas, recibiendo 11 para su evaluación. Fue de este grupo que se seleccionaron cuatro de ellas correspondientes a los partidos PRD, PAN, Morena, PRI, escogiendo como ganadora la iniciativa presentada por el PRI, partido político del que forma parte el actual presidente de la republica quien gastó, tan solo en el 2017, un promedio de 11.240 millones de pesos en campañas de publicidad oficial de los cuales 6,875 millones sobrepasaban la cantidad asignada a este rubro, según documentos de #MediosLibres.

La Ley General de Comunicación Social podrá entrar en vigor el primero de enero del próximo año lo que traerá consigo, posiblemente, un reacomodo de varios medios de comunicación y la desaparición de otros tantos que no serán capaces de poder abarcar los requisitos necesarios para entrar en el Padrón de medios de comunicación que es establecido por esta ley (por ende, perderán dicho financiamiento), como lo menciona el Doctor en Sociología Raúl Flores, durante un foro dedicado a este tema.

Cada estado está en la obligación, o al menos así debería ser, de crear una ley estatal complementaria a la General, situación que se está presentando en estados como el nuestro, donde existen al menos dos propuestas; una por parte del gobernador y de su oficina de comunicación social, así como otra realizada por un grupo de militantes y diputados del partido de MORENA quienes esperan al cambio de poderes en la presidencia para poder presentar dicha propuesta, según Pedro Torres diputado plurinominal y participante de la creación de dicha propuesta.

Publicidad oficial o comunicación social

Cuando se habla de comunicación social es a veces difícil despegar el concepto de publicidad, sin embargo, ambos significados se refieren a cosas diferentes.

Si nos guiamos por la etimología de la palabra publicidad que viene del latín publicus, lo cual significa público. La publicidad cumple con una característica importante de la comunicación social, que tiene como objetivo llegar a un público de sujetos centrados. La diferencia, que a veces parece diminuta, entre ambos conceptos se refiere al el proceso y la información que maneja cada instancia.

Mientras la publicidad oficial debería ser considerada como una herramienta de cercanía con lo social, la realidad es que este concepto suele relacionarse más con un marketing encarnizado por parte del Estado que lo practica a diestra y siniestra, sin considerar la importancia y el deber ser de la comunicación social.

Infografías de Articulo 19

Un reflejo local

Al menos en Ciudad Juárez, localmente son muchos los medios de comunicación que continúan con estas prácticas viciosas de publicidad, según informa Alexius Rodallejas, coordinador de comunicación de la asociación civil Plan Estratégico de Juárez.

Quien explica como después de una ardua investigación del gasto público, durante el sexenio pasado, su equipo de trabajo descubre la existencia de medios de comunicación juarenses los cuales tenían como único objetivo la creación de publicidad oficial, en algunos casos incluso sin presentar dicha publicidad recibían sumas por parte del Estado en donde se les pagaba dicha actividad.

Tan solo a finales del año pasado, portales como Animal Político, contabilizaban que el presidente de la república, Enrique Peña Nieto, quien, haciendo un pequeño análisis fue el presidente con menor número de aceptación de la ciudadanía en subir al puesto más alto de los pinos. Fue también quien, junto con su equipo de trabajo procuro gastar sumas exorbitantes en publicidad oficial.

Dentro de la ciudad y el estado existen diferentes propuestas para ser complementarias a la ya decretada Ley General de Comunicación Social, siendo las principales a examinar las emitidas por el partido político Morena y la propuesta realizada por el grupo de comunicación social del gobernador Javier corral.

A consecuencia de que la ley general no pudiera cubrir los problemas causados por la práctica de la comunicación social y lapublicidad oficial, se ha permitido el avance de leyes complementarias, como menciona Petro Torres, diputado plurinominal de Morena, quien establece que su partido, procuro crear una propuesta de ley que tuviera todos estos puntos importantes, que la ley general y sus creadores habían olvidado.

Pedro Torres

En palabras del diputado, la ley que Morena no puede, por legalidad, sobrepasar los decretos de la general, sin embargo, puede modificar y agregar todos los aspectos que la primera olvidó. En esta ley se modifica y amplia los principales conceptos como comunicación social, propaganda, publicidad oficial, conceptos que fueron omitidos en la Ley General.

La ley pretende ser una herramienta adecuada para la regulación de la comunicación del Estado con la ciudadanía aclara el Diputado. La ley no busca restringir contenidos como la dictada por gobernador, busca que toda información que tenga como carácter la comunicación social llegue a cada ciudadano.

Propuesta del gobernador

Esta propuesta de ley es en palabras de Justine Dupuy, periodista involucrada en Articulo 19, es considerada una propuesta más completa en comparación a la Ley General ya aprobaba, pues dentro de está se contemplan puntos clave para el correcto desarrollo y control del gasto y la comunicación social.

Javier Corral Jurado, gobernador del estado de Chihuahua

Simplemente, los requisitos necesarios para inscribirse dentro del Padrón Nacional de Medios van desde la contemplación de un código de ética establecido, un cuidador de audiencias, incluso que se establezcan las prestaciones de ley para todos los trabajadores, problemática que muchos medios han evadido con el paso de los años, pues muchos periodistas, al menos con conocimiento en la frontera, no cuentan con prestaciones de ley ni derechos laborales dignos.

La propuesta del gobernador contempla si bien necesidades importantes para el periodista que no contempla la ley principal además de ser más específica, esta propuesta se toma desde un punto burocrático, dejando de lado el verdadero objetivo de la creación de dicha ley complementaria, el cual es regular un gasto que se ha vuelto casi indispensable para la supervivencia de muchos medios de comunicación tanto estatales, como fronterizos.

Periodistas víctimas o victimarios

Como periodista el deber ser siempre se ha procurado dentro de los códigos éticos de la profesión, sin embargo, la poca creatividad, la rutina y sobre todo los profesionales perturbados han creado de los círculos viciosos de los que cae la corrupción en el periodismo una práctica recurrente y salvadora de la precariedad de la propia profesión.

Y es que pareciera que el periodismo es un vicio, y uno caro de sostener. Los empresarios mediáticos que luchan día a día, por sus propios costales de dinero, han dejado completamente a la deriva a su principal materia prima: la pluma de los periodistas, que a fin de cuentas es lo que mueve todo el mundo de la información.

La comunicación social, o cualquier otro sinónimo que se quiera utilizar, es un proceso complicado que depende del buen funcionamiento de muchos factores, es fácil corromperla, y es fácil ser corrompido por ella.

Lo más importante dentro del trabajo periodístico es ir avanzando, aunque sea lentamente en la regulación de estas prácticas, pero en regulaciones conscientes y medidas a la capacidad del periodismo mexicano.

Tienes alguna opinión, contáctate conmigo…