Presidente por un día

Cansado, después de un día agotador, sin ánimos de hacer nada, solo llegar a descansar y no saber nada hasta el siguiente día era lo que buscaba, pero encontré algo más. Mi madre y mi abuelo estaban sentados en el comedor, platicando de un tema cualquiera, cuando entro mi madre me dice “te vinieron a buscar” a lo que yo sorprendido pregunté quién, si venía de salir con mis amigos y pareja, ella solo sonrío y me dijo “te tocó se funcionario de casilla, vino una señora del INE”.

En épocas de elecciones, mis padres y mi abuelo siempre querían evitar esa responsabilidad y como yo veía que no les agradaba, al enterarme de la noticia quise negarme y declinar la oferta, ya que no me interesaba, o al menos en ese momento, ya que una semana después conocí a la reclutadora.

Nota: Para más información de tramitar tu credencial visita: http://www.ine.mx/credencial/

Su nombre era Delia, una mujer simpática, con un don para hipnotizarte con su voz y discurso, me dijo que si asistía podría tener una recompensa económica y que mi mejor recompensa sería haber ayudado a la transparencia de mi país. Al principio me dio risa, pensé que en México no existe esa palabra, pero decidí darle una oportunidad, quería tomar experiencia de eso y quería el dinero.

No supe nada de Delia después de un par de semanas, volvió a visitarme y esta vez era para revelar cuál sería mi puesto dentro de la casilla y cuales serían mis tareas básicas, para mi sorpresa me toco el cargo más alto en la casilla electoral, me toco ser el presidente. Al parecer exprese miedo y nerviosismo cuando me dijeron el cargo, ya que Delia con un tono de despreocupación me dijo “tranquilo, no es tanto lo que harás”.

Un mes antes de las elecciones se realizaron varios cursos de capacitación para realizar una labor impecable y transparente; yo con los nervios de mi cargo, asistí a estos cursos para no fallar, ya que sentía que mi responsabilidad era grande y no quería fallarle a mi equipo de trabajo ni a Delia.

Es curioso, como mi compromiso cambió al enterarme de la gran responsabilidad que se me había otorgado, no imaginé comprometerme tanto con algo así, ya que siempre estamos rodeados de esas actitudes pesimistas donde solo criticamos, exigimos y juzgamos sin no hacer nada para detenerlo o al menos algo para que eso disminuya.

La casilla electoral se compone de cuatro personajes principales: el presidente, el secretario (quién es el que trabaja más) y los dos reclutadores, para asegurar que no falten estos dos últimos puestos, se nombran a dos personas más como reclutadores suplentes, pero ellos no tienen la obligación de quedarse todas las elecciones en caso de que los principales asistan.

Durante los días de inducción, de mi equipo de trabajo solo conocí al reclutador número uno y a los dos reclutadores suplentes. Mi nerviosismo estaba muy alto, ya que el secretario es un puesto importante y con muchas responsabilidades y yo no quería tener problemas durante el proceso, es por eso que por mi cuenta busqué y visité a la que sería mi secretaria y a mi segundo reclutador para platicarles como trabajaríamos y así no hubiera fallos.

Delia estaba sorprendida por el empeño y dedicación que le ponía a este puesto, quería hacer la diferencia y no quería fallar, no quería ser de “esos” que criticaba la gente, de los que no dejan de juzgar. Mi hora estaba cerca, ya solo quedaban cinco días para las elecciones.

Tres días antes de la jornada electoral, Delia fue a mi casa para entregarme “el paquete electoral”, el cual contenía todas las papeletas, material de oficina, hojas de conteo de cada partido, hojas de conteo general, las urnas, bolsas para empaquetar los votos y lápices para marcar el voto. Al final de las elecciones, ese paquete es entregado en las oficinas del INE para realizar el conteo masivo y verificar si todo el trámite fue transparente, según Delia, ahí se acaba nuestra responsabilidad.

Durante el día de las elecciones, habrá ciudadanos que revisarán que la jornada se realice con la mayor transparencia posible, aunque ellos tienen intereses propios, ya que estos personajes se les conocen como representantes de partido y su función es que los votos de sus representados sean los correctos y que no hagan “mañas” para quitárselos.

Día cinco de junio, elegiremos en el Estado de Chihuahua a nuestro nuevo gobernador, 33 diputados, 67 de Ayuntamientos (presidentes municipales y regidores) y 67 síndicos. La mesa directiva de la casilla estaba completa. Existen cinco momentos clave para la jornada electoral.

a) La preparación e instalación de la casilla.

La instalación de la casilla inicia a las 7:30 de la mañana.
 1.- El presidente: 
 — Debe de llevar la documentación y los materiales electorales a la casilla.
 — Verifica los nombramientos de sus compañeros de la mesa directiva. 
 — Revisa las acreditaciones de los representantes de partidos políticos y de candidato independiente, y las de los observadores electorales. 
 2.- Secretario: 
 Llena los datos de la “instalación de la casilla” del Acta de la Jornada Electoral (un documento donde se ponen todos los datos de la casilla, nombre de la mesa directiva, cuantos representantes de partidos hay, etc.) y cuenta una por una las boletas recibidas sin desprenderlas de los blocks. 
 3.- Escrutadores:
 Arman las urnas y el cancel; también ayudan al presidente y al secretario en lo que ellos requieran. 
 4.- El presidente: 
 Muestra a los presentes que las urnas están vacías y las coloca a la vista de todos. También muestra los envases de líquido indeleble para comprobar que tiene el cintillo de seguridad (esto con el afán de mostrar que aún no se han hecho votos fuera del tiempo reglamentario). 
 5.- El secretario: 
 Anota los nombres de los funcionarios de casilla y les solicita que firmen el Acta de la jornada Electoral, en la parte que corresponde a la “instalación de la casilla”. También solicita la firma de los representantes.

Ya había dado el primer paso, ya mi responsabilidad inicial había terminado, solo era cuestión de que mi secretaria llenará todas las actas posibles para empezar la jornada electoral de una excelente, rápida y eficaz manera.

El gran día empezó tranquilo, durante los cursos de inducción nos advirtieron sobre diversas escenas que se nos podían presentar, como ciudadanos ebrios, o representantes de partido con mañas para conseguir más votos. Durante el día, una patrulla de la policía municipal estaría vigilando nuestra seguridad y que, en caso de que se presentarán estos problemas actuar con rapidez.

b) Votación

1.- El presidente: Anuncia el inicio de la votación y permite la entrada a los electores en el orden en se presentan en la casilla. 
 1.1 Revisa el dedo pulgar derecho de cada elector y que la credencial para votar corresponda a quien la presenta
 1.2 Menciona en voz alta el nombre del elector, a efecto de que los representantes de partido político lo puedan localizar en su copia de lista nominal de electores (en ella aparecen todos los ciudadanos que deben votar exclusivamente en esa casilla) y le entrega la credencial al secretario. 
 2.- El secretario: Coteja la credencial para votar en la lista nominal o en la lista adicional (en caso de que se haya cambiado de domicilio recientemente o que tenga un permiso especial para votar por esa ocasión en la casilla, se presenta esta lista) y comprueba que aparezca. 
 3.- El presidente: Despende del talon de boleta cada elección y se las entrega al elector. 
 4.- El elector: Se dirige al cancel, vota con libertad y secreto; dobla las boletas y las deposita en las urnas. Regresa a la mesa directiva. 
 5.- El secretario: Pone el sello de “votó” junto al nombre del elector en la lista nominal o en la lista adicional. 
 6.- Los escrutadores: Marcan la credencial para votar del elector y aplican liquido indeleble en el dedo pulgar derecho del elector y regresa la credencial para que él se pueda retirar.

Había acciones que nos podían costar todo el trabajo realizado hasta el momento, por ejemplo, si alguno permitía que algún ciudadano que no estuviera en nuestras listas votase en nuestra casilla, podrían anular los votos que se había juntado durante el día. Organicé a mi equipo para evitar cualquier escena o acción que pusiera en riesgo las votaciones.

Mi casilla era una de las más “pobres” en cuestión de votantes, Delia me había comentado que en cada elección recibían al menos 100 votos en esa casilla. Eso me relajó, el saber que poca gente iría me tenía tranquilo, así era menos el porcentaje de que existieran contratiempos y que pudiéramos regresar más pronto a casa.

Para hacer más fácil las votaciones, dividen la casilla en dos, la casilla Contigua 1, que abarcaban los apellidos de la A a la H y la Contigua 2 donde se localizaban los restantes. Yo fui presidente de la Contigua 1, tal vez se pueda imaginar que como son menos letras, son menos personas, pero en México existen muchas personas con el apellido Hernández, tantas son que casi emparejaban el numero de la otra casilla.

Nota: Según estadísticas de la página oficial de INE (http://www.ine.mx/), el apellido Hernández es el más repetido en todo el país. Aquí unas gráficas con datos de la lista nominal:
https://infogram.com/step-by-step-charts-1g8e20dejlk3mod

El 48% de los votos son de mujeres.

Entre las dos casillas hubo unidad y respeto, todos nos ayudamos para empezar y terminar rápido, también nos pusimos de acuerdo para ir por alimentos o cualquier antojo que teníamos y poder salir a la tienda. El presidente de la Contigua 2 era Antonio, un hombre trabajador y de buen corazón, pero con un problema mental, en ocasiones el perdía el control de la situación lo que lo orillaba a actuar con cierta violencia, eso sumado a una alta terquedad que el señor tenía. Hubo dos problemas entre él y su secretaria con la encargada del lugar de la casilla; por lo general localizan las casillas en lugares vistosos, muchos de estos lugares son escuelas, y sí, nosotros estábamos en una escuela primaria.

Para evitarnos problemas, nos prohibieron llevar niños, si se presentaba el caso, el presidente tenía que decirle a cualquiera de la mesa directiva que retirará al menor. En mi caso, una de mis escrutadoras llevo a sus dos hijos, yo no tenía la insensibilidad de decirle que se los llevará de lugar, ya que no tenía quien pudiera cuidarlos, pero ella no quería fallar en las votaciones. Llegué a un acuerdo con ella y fue respetado, no tuve problemas, pero mi colega presidente y su secretaria si. Alguien de su mesa directiva llevó a su hija, la niña fue al baño y tuvo poco aseo, ya que dejó el baño en malas condiciones, evitaré detalles innecesarios, pero esto enojó a la persona encargada de la escuela y por esta acción habló con el presidente, el señor se alteró y le dijo que era su obligación limpiar cualquier cosa que nosotros mancháramos, la señora se molestó y cerró los baños. Había representantes, incluso gente de la mesa directiva que querían entrar al baño, tuve que dialogar con la encargada para que perdonará a mi colega y nos diera acceso a ese lugar necesario.

Fuera de eso, mi jornada electoral fue tranquila, no hubo problemas, gente venía, preguntaba si ahí era donde tenía que votar, votaba y se iba, mucha gente del “barrio” me conocía y al escrutador 1 también. Fue un domingo muy tranquilo durante el proceso de votación. Yo quería lograr que también fuera un domingo transparente al término de la jornada. Se llegaron las seis de la tarde, era hora de cerrar casilla y contabilizar los votos.

c) Conteo de votos

Durante el conteo los funcionarios de casilla establecen:
 — El número de boletas recibidas y sobrantes de cada elección. 
 — El número de electores que votaron en la casilla.
 — El número de votos para cada partido político, candidato de coalición (cuando era un candidato que representaba a varios partidos), candidato común, candidato independiente y candidatos no registrados.
 — El número de votos nulos.

1.- Secretario: cuenta las boletas sobrantes de cada elección, las cancela con dos rayas diagonales con tinta, sin desprenderlas de los blocks, las guarda en la bolsa de la elección que corresponda y después anota el número en el cuadernillo para hacer operaciones. 
 2.- El presidente: Cuenta en la lista nominal, en la lista adicional y en la relación de representantes de partidos políticos acreditados, el número de marcas de “votó”, sumando a estos los que hayan votado por resolución del Tribunal Electoral, y le de las cantidades al secretario para que las anote en el cuadernillo para hacer operaciones. 
 3.- Los estructadores: 
 3.1 Abren la urna de la elección de gobernador.
 3.2 Sacan las boletas y la muestran a los presentes para confirmar que quedó vacía.
 3.3 Con auxilio del presidente y del secretario, seleccionan y cuentan las boletas, clasificándolas con ayuda de la “guía para la clasificación de votos”. 
 3.4 Dictan los resultados al secretario para que asienten los resultados en el cuadernillo para hacer operaciones. 
 3.5 Siguen el mismo procedimiento para las elecciones restantes. 
 3.6 Una vez clasificados, cuentan por separado los votos para partido político, candidato de coalición, candidato común, candidato independiente, candidatos no registrados y los votos nulos. 
 4.- Secretario: Anota cantidades que resultan de cada conteo en el cuadernillo para hacer operaciones, y los funcionarios de casilla comprueban que los resultados anotados sean correctos. 
 4.1 Copia los resultados del cuadernillo para hacer operaciones en el Acta de Escrutinio y Cómputo de cada elección.

Durante el conteo de votos, hubo risas entre la mesa directiva y los representantes de partido, es importante mencionar, que los representantes de partido eran civiles normales, que tenían cierta afiliación a ese partido o que simplemente lo vieron como una oportunidad de ingresos extra, es por eso que nunca hubo un descontento durante el conteo y todo se llevó de la manera más pacifica posible.

Hubo solo una situación de desconformidad por parte del representante de candidato independiente, y es que las boletas para alcalde de la ciudad, venían claramente los nombres de los candidatos en su respectivo espacio, no había errores para anular votos. Obviamente se dieron casos de anulación por lo que la gente ponía en estas boletas, por ejemplo “TODOS SON UNA BOLA DE RATEROS”, escrito en toda la plantilla de la boleta, otro ejemplo que se dio “GOKU SERÍA MEJOR PRESIDENTE QUE TODOS USTEDES JUNTOS”, uno más “VOTEN POR MI Y LES CONSIGO MENUDO Y PUTAS LOS DOMINGOS”, y uno de regalo “TETO MUERETE”.

Como en todo, hay ciudadanos que pierden la cabeza y realizan este tipo de actos, muchos de inconformidad o solo para llamar la atención, pero son cosas que se presentan. El caso, un ciudadano colocó en la opción de “votar libre” el nombre mal escrito de uno de los candidatos que aparecían en la boleta, puso “arnando cavado”. Tal vez una persona adulta mayor, tal vez una persona con poca compresión lectura, tal vez una persona con dislexia, o tal vez todas las anteriores. Había un criterio de que, cuando colocaban nombres en la sección libre, se colocarán como candidatos libres y se publicaran en los resultados finales, el representante de Armando Cabada, alegó que, la persona tenía intenciones de poner a su representado y exigía el voto para el, era mi decisión anular el voto o poner a arnando cavado en los resultados finales. Para evitar “burlas”, falta de seriedad y acumular trabajo decidí anularlo.

Según experiencias de gente que ya había participado como funcionario de casilla, el conteo era tedioso, aburrido y duradero; muchos dijeron que tardaban incluso 3 horas en realizar el conteo y publicar los resultados finales.

Cerré casilla exactamente a la hora que se me indicaba, seis de la tarde, a las 6:45 terminamos de realizar nuestro conteo con una cifra récord, en total hubo 180 votos, más del doble que en muchas ocasiones, faltó la mitad, pero se notaba el compromiso de la gente de querer aportar su opinión y querer un mejor estado y una mejor ciudad, o al menos eso pasó en mi casilla y en la casilla vecina, ya que se rumoreaba que se vendieron votos en otras casillas, pero al menos yo estaba en transparencia.

d) Publicación de resultados.

1.- Secretario: llena el cartel de resultados de la votación en la casilla y lo firman el presidente y los presentantes. 
 2.- El presidente: coloca el cartel de resultados de la votación afuera de la casilla. 
 3.- Secretario: Llena la “constancia de clausura de casilla y remisión del paquete electoral a la Asamblea Municipal”.
 4.- Todos los funcionarios de casilla y los representantes firman la constancia. 
 5.- El presidente: entrega copia de la constancia de clausura a los presentantes, quienes firman el recibo correspondiente. 
 6.-Guardada la documentación y todo el material, el paquete electoral se cierra y se sella con cinta adhesiva y con una etiqueta de seguridad en cada lado. Una vez colocada esta etiqueta NO se debe despegar. 
 7.- Ya sellado, los funcionarios de casilla y los presentantes firman en el exterior del paquete electoral. 
 8.- Terminadas todas las actividades, de inmediato el presidente se traslada a la Asamblea Municipal que le corresponda para entregar el paquete electoral.

Gestión implacable, realizamos un trabajo organizado, limpio, veloz y transparente de nuestra jornada electoral, terminamos todos los procedimientos en ambas casillas a las 7:30, Delia se disponía a llevarme a entregar el paquete electoral, pero tenía que verificar las otras casillas donde ella era encargada, para ver quien más había terminado y no dar tantas vueltas a las oficinas.

Llegamos a una de las casillas con más votos, los miembros de la mesa directiva están apurados, eran las 8 y aún no empezaban bien el conteo, no había mucha organización. Yo con el calor de estar activo y querer ayudar, me ofrecí a ayudarlos a contar los votos, ya sin mi mesa directiva, que me felicitó por terminar todo de la mejor manera y me dieron las gracias porque nos fuimos temprano.

En total eran cuatro urnas, que correspondían a cada una de las elecciones, en mis cuatro urnas había 187 votos, 180 entregados y contabilizados en los resultados finales y 7 nulos. Me pusieron a contar los de una sola urna, ¿cuál fue mi sorpresa? En esa urna había 320 votos, eran casi el doble que los votos totales en mi casilla, era una locura, si bien es cierto que tardé 40 minutos en realizar todo mis tramites del conteo por estar platicando y relajarnos un poco al final, conté 320 votos en menos de 5 minutos, los volví a contar tres veces más para verificar, en mi casilla solo realicé el conteo dos veces, no eran necesario tanto.

Después de cerrar esta casilla, nos dirigimos a entregar el paquete electoral, en la asamblea anteriormente mencionada. Eran las 9:30 cuando llegamos, había poca gente en las filas, pero el estacionamiento era muy largo y el paquete electoral muy pesado, una de las presidentas que estaba bajo el cargo de Delia, no podía con el paquete, por verme joven tuve que cargar con ambos para ayudar a la “damisela”, el estacionamiento me pareció eterno.

Llegando a las filas de entrega, nos ofrecían lonches y jugos, solo tomé jugos, estaba sediento y cansado de tan cansado tramo en el estacionamiento. Cuando fue mi turno, entregué mi paquete, firmé mi hoja de recibido y entregado y me dijo la mujer con mucha amabilidad y satisfacción “gracias por tu ayuda (se fija en mi nombre en la hoja de entregado), Cristian. Fue un gran esfuerzo y te agradezco la dedicación y tiempo invertido, gracias por aportar tu granito de arena como ciudadano. Tu día como presidente, terminó”.

Después de recibir mis papeles correspondientes y esperar a mis otros colegas presidentes, Delia me abraza y me da las gracias, ya que ella también se irá a dormir temprano por quedarme ayudar a los demás.

El tramo a mi hogar fue muy reflexivo, hice las cosas bien, no quería fallar, pero ya adentro de las oficinas de la asamblea, no podrían seguir con esa misma ideología. Delia me dijo que mi parte la cumplí y que debemos confiar en la legalidad de la asamblea, pero que al menos yo y mi gente, lo hicimos bien.

Por fin, después de más de 15 horas llegué a mi casa, mi madre me esperaba. Al bajarme del carro, Delia me dijo que le gustaría que para el 2018, yo saliera sorteado nuevamente como funcionario de casilla. Me despedí de ella y le dije que me gustaría repetir lo de ese día las veces que sea necesario, con tal de hacer que nuestro sistema político sea mejor para todos. Entré a mi casa y mi vida regresó a la normalidad.

Nota: Si quieres trabajar en el INE como Delia, puedes consultar el siguiente enlace: http://www.ine.mx/comunidad-ine/

Es importante participar en estas actividades, los ciudadanos tenemos voz y voto y debemos luchar para que nuestros derechos se cumplan, para que nos den una mejor calidad de vida, pero también es necesario que nosotros cumplamos con nuestras obligaciones. Tal vez alguien tenga la dicha de ser presidente por un día, así como yo la tuve.


¿Quién ganó las elecciones?

Después de una polémica y cuestionada administración del PRI con Cesar Duarte, los chihuahuenses optaron por cambiar de partido y eligieron al candidato del PAN, Javier Corral.

En el Ayuntamiento de Ciudad Juárez sucedió algo histórico, y es que entre sus candidatos se encontraba Héctor “Teto” Murguía, exalcalde de la ciudad en un par de ocasiones; se pensaba que podría llegar una tercera vez, pero el candidato independiente Armando Cabada, fue el elegido por los ciudadanos. Por primera vez en su historia, Juárez tenía un candidato independiente.

En una entrevista, El Consejero Electoral, Benito Nacif, explicó en entrevista que las candidaturas independientes son un derecho de los ciudadanos.

Redes Sociales

https://www.facebook.com/cristian.alarcon.944

Correo: ivan.alarcon244@gmail.com