El nuevo reclutamiento y las habilidades tecnológicas

La llamada “revolución digital”, además de permear prácticamente todos los ámbitos de la sociedad, también ha transformado de forma innegable y vertiginosa el paradigma laboral actual.

Por un lado, los profesionistas se han tenido que hacer a la idea de que la competencia laboral ya no sólo se basa en el nivel de preparación académica y en la experiencia previa comprobable, sino que también se basa en las habilidades que se dominan. En lo referente a las empresas, más que el conocimiento en sí o los títulos académicos, las áreas de Recursos Humanos están poniendo más atención en comprobar la capacidad de resolución de problemas y en el dominio de capacidades y habilidades, principalmente aquellas referentes al ámbito tecnológico y de innovación.

Denisse Goldfarb, directora del departamento de Recursos Humanos de Microsoft Chile, sostiene que “[…] estudio y experiencia son un dato, se pide infinitamente más”. De esta forma, el panorama de reclutamiento y recursos humanos está lejos de ser como tradicionalmente se concebía: un currículum de cinco o más páginas, que era suficiente para impresionar al reclutador o reclutadora en turno, hoy en día ya no es un recurso que te asegure éxito en un proceso de reclutamiento.

Además de los datos académicos y de la experiencia profesional, las empresas actualmente buscan aptitudes adicionales que no siempre se pueden expresar en el currículum. Dentro de ese “extra” requerido por las organizaciones, además de la capacidad de resolución de conflictos, actitud proactiva y compatibilidad con la cultura de trabajo, es esencial una amplia apertura para convivir con perfiles profesionales tan variados como pueda ser imaginable. De esta forma, la transdisciplinariedad también se está conviertiendo en un requisito fundamental para el perfil profesional actual; la transformación digital sugiere que el profesionista debe adaptarse a distintas situaciones que le implicarán convivir con perfiles que resulten incluso totalmente opuestos al suyo, introduciéndose así en ámbitos ajenos a su profesión pero necesarios para el desarrollo de la empresa en la que colabora.

Además, Denisse Goldfarb sostiene que “en una frase, hoy se dejó de contratar a las personas por lo que saben. Ahora se les elige por lo que serán capaces de aprender”. Para el profesionista de hoy es requisito indispensable continuar en constante capacitación orienada al aprendizaje de nuevas habilidades tecnológicas y digitales: eres más valioso por lo que eres capaz de aprender que por lo que ya aprendiste en un periodo pasado de tu preparación académica. Las grandes empresas ya están poniendo énfasis en estas características dentro de sus procesos de reclutamiento, aunque lo cierto es que muchos profesionistas aún desconocen este tipo de tendencias al interior de las organizaciones y continúan presentándose a procesos de reclutamiento totalmente desfasados en el tema.

Sin embargo, las nuevas prácticas tecnológicas en el ámbito laboral han obligado a que únicamente sea un sector de los profesionistas los que, independientemente de su área de formación, buscan adquirir y desarrollar las principales habilidades requeridas por los departamentos de reclutamiento de grandes organizaciones; su objetivo final es lograr una posición que les permita, además de emplear los conocimientos clásicos de su carrera, continuar escalando posiciones gracias a las nuevas habilidades en tecnología e innovación adquiridas fuera de la universidad.

¿Y tú ya sabes cómo vas a fortalecer tu perfil profesional con base en lo que los departamentos de reclutamiento están buscando actualmente?