«Ellos piensan que sé mucho al respecto, pero soy un fraude» — Tengo el Síndrome del impostor

Seba Campos
Jul 10 · 5 min read

En 1978 apareció este término por primera vez, descrito por las psicólogas Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes. No es un desorden ni un trastorno mental, sino una respuesta al éxito en la vida y a la presión por ser siempre mejores.

En resumen, lo que me pasa y que según las estadísticas un 70% de las personas lo han tenido, consiste en tener la sensación constante de que no eres lo suficientemente bueno en lo que seas que hagas, aunque los demás te digan que sí lo eres. Una especie de incapacidad de aceptar los logros propios y un miedo terrible de ser ‘desenmascarado’ como un fraude.

Tu tranquilo, que no se diagnostica como un trastorno psiquiátrico, sino que más bien es un conjunto de reacciones y manifestaciones (por eso le llaman síndrome) gatillados por estímulos externos y eventos puntuales.

No quiero dar lástima ni victimizarme, pero constantemente me siento así; siento que no doy la talla, que este blog es malo y no lo lee nadie (y las estadísticas me dan la razón), que no soy tan bueno en mi trabajo y en general, que la mayoría de las cosas que me dicen que hago bien, no las hago tan bien como ellos creen.

Incluso a los más grandes de la historia les ha pasado

La anécdota la relata Neil Gaiman, un reconocido autor británico, un super ventas literario a nivel mundial, el que fue invitado a una reunión de personas destacadas, en muchas áreas del conocimiento. Él sentía que no merecía estar en ese lugar, rodeado de gente increíble. Al segundo o tercer día de la reunión, Gaiman comenzó una conversación con un hombre mayor, muy amable y agradable. Ese hombre era Neil Armstrong,el primer hombre en pisar la Luna.

Armstrong, apuntando a los demás que estaban en la sala dijo: “Solo miro a estas personas y pienso, ¿qué diablos estoy haciendo aquí? Han hecho cosas increíbles. Yo simplemente fui donde me enviaron”. A lo que Gaiman respondió: “Sí, pero fuiste el primer hombre en la Luna. Creo que eso cuenta para algo”

Gaiman no podía salir de su impresión al darse cuenta de que tanto él como Armstrong estaban sintiendo lo mismo, y eso lo hizo sentir un poco mejor, “porque si Neil Armstrong se sentía como un impostor, tal vez todos lo hicieran”.

Si te pasa algo de esto, puede ser que lo tengas

A mi me ocurren varias de estas cosas, pero muy rara vez se presentan todas a la vez; aunque lamentablemente, no hay pausas. O es una o es otra, pero constantemente estoy experimentando algunos de estos síntomas, que son los comunes en la mayoría de los casos:

+ El perfeccionismo
+ El miedo al fracaso
+ Realizar un exceso de trabajo, quedar horas extra o llevarse trabajo a casa (para compensar el supuesto “fraude”)
+ Menospreciar los propios logros, relativizarlos o incluso atribuírselos a otras personas y no a uno y su propio mérito.
+ Minimizar las alabanzas, y sobre todo sentirse avergonzado al recibirlas.
+ Temor a ser descubierto, a que conozcan que realmente no eres tan bueno, tan hábil, tan virtuoso.

Los pensamientos más habituales de estas personas suelen ser del tipo:

+ “No puedo equivocarme, tengo que hacer las cosas bien”
+ “Me siento como un fraude”
+ “Lo mío solo es suerte”

La experiencia del Impostor puede ir acompañada de ansiedad, estrés o depresión. Asuntos en los que no nos vamos a meter, porque este no es un blog de psicología ni de autoayuda; solo quiero contarles lo que me pasa y reflexionar sobre, con miras aumentar la productividad y hacer un camino de superación personal.

Afecta lo laboral y todo lo demás

Ya te decía que no quiero convertir este blog en un sitio de autoayuda; por lo tanto no es mi intención darte recetas mágicas ni «Las 10 claves infalibles para blablabla». Es de sentido común hacer la correlación, en que si en el trabajo te sientes «poca cosa» y que eres un fraude, en tus relaciones afectivas, amistad, de pareja, paternidad o la que sea, te va a ocurrir más o menos lo mismo.

Entonces, la invitación será a mirarnos con objetividad e intentar primero sanar esa forma de relacionarnos con los demás, en donde pudiera ser que consideramos que no estamos a la altura de las circunstancias; y luego hacer una repasada por lo laboral.

Aquí si me pongo a dar consejos. Es mejor y más importante solucionar lo interpersonal y afectivo; y luego nos vamos a lo productivo y laboral. ¿Estamos de acuerdo o estoy loco?

Yo me di cuenta que lo tengo…¿Y tu?

En una de esas no es tu caso, pero te toca convivir con algún familiar o colega que constantemente se presiona a si mismo, vive sumergido en un mar de frustración y constante apocamiento y por más que las cosas le funcionen relativamente bien, siente que no es suficiente. A modo de testimonio personal: es buena idea acercarte, aterrizar las cosas y ofrecer compañía para quienes viven atormentados sintiéndose impostores. A mi no se me acercó nadie, pero me hizo mucha falta y lamentablemente tuve que hacer el proceso leyendo por mi cuenta para darme cuenta que lo que sentía no era saludable.

Algunas recomendaciones de la literatura:

Reconocerlo. Como primer paso de cualquier terapia o proceso de recuperación, lo más importante es identificar que la sensación de ser un fraude, un charlatán que no quiere ser descubierto, es solo eso, una sensación y no un hecho (porque ojo, el verdadero impostor nunca se siente que es un impostor).

Reformula tus pensamientos. Una vez que reconozcas esa duda en tus habilidades, reorganiza tus pensamientos y llévalos a valorar esas habilidades. Por ejemplo, si te pidieron hacer algo a última hora y salió bien, en vez de pensar que fue una cosa poca que acomodaste rápidamente, piensa que eres bueno organizando y trabajando bajo presión, logrando excelentes resultados.

Ten en cuenta que no estás solo. Para mí esto es lo más importante: saber que un 70% de las personas sufren esto. ¡Somos un montón de supuestos impostores tratando de superarlo! De seguro si le preguntas a algún amigo si se siente como un fraude que será descubierto en cualquier momento, lo más probable es que te dirá que sí, que lo siente gran parte del tiempo.

Me encantaría recibir tus comentarios y que me cuentes si te pasa lo mismo o si conoces gente que vive estas mismas cosas.

Si quieres leer un poco más sobre el asunto, te comparto algunos de los artículos que utilicé para preparar este post (algunos en ingles, sorry):

– El síndrome del impostor: ¿En qué consiste? — Psicoactiva
– How to beat the Imposter Syndrome Feeling — 99U
– Men are suffering from a psychological phenomenon that can undermine their success, but they’re too ashamed to talk about it- Business Insider
– ¿Tienes síndrome del impostor? — Neurociencia Blog de José Ramón Alonso

Seba Campos

Productividad, mañas, sentido de la vida, social media y random content

Seba Campos

Written by

Comunicador, educador y creador de contenidos digitales

Seba Campos

Productividad, mañas, sentido de la vida, social media y random content