La seguridad del paciente, clave para una asistencia sanitaria de calidad

SEDISA
SEDISA
Published in
4 min readJan 17, 2022

Guest Post

Alberto Pardo Hernández, Subdirector General de Calidad Asistencial y Cooperación Sanitaria en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid

La seguridad del paciente es un componente clave de la calidad asistencial, que ha adquirido gran relevancia en los últimos años, tanto para los pacientes y sus familias, que desean sentirse seguros y confiados en los cuidados recibidos, como para los gestores y profesionales que desean ofrecer una asistencia sanitaria sin eventos adversos, efectiva y eficiente.

En este sentido, las actividades relacionadas con la seguridad del paciente pretenden prevenir o minimizar los daños evitables causados por la asistencia sanitaria, unos efectos no deseados, que son causa de morbilidad y mortalidad en todos los sistemas sanitarios desarrollados.

Estas actuaciones han sido desarrolladas tanto por organizaciones internacionales como nacionales. En el primer caso, destaca el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que a través de diferentes retos mundiales, ha promovido la utilización de bioalcoholes, el listado de verificación quirúrgica o la seguridad en el uso de los medicamentos. El año pasado, la OMS aprobó un Plan de Acción para el periodo 2021–2030, que entre otras estrategias, incluye el utilizar una legislación selectiva para facilitar la prestación de una atención segura al paciente o la alineación de las actividades reguladoras, de inspección y de acreditación del cuidado de la salud con el objetivo de mejorar el desempeño en seguridad del paciente.

En nuestro país, el punto de partida institucional lo podemos situar en el taller de expertos que organizó el Ministerio de Sanidad en el año 2005 y qué, entre sus recomendaciones, incluía la puesta en marcha de programas de gestión de riesgos, el impulso de sistemas de comunicación y análisis de incidentes o la formación a profesionales y directivos en esta materia.

Un año antes, la Comunidad de Madrid había publicado el Decreto 134/2004, por el que se creó el actual Observatorio Regional de Seguridad del Paciente y posteriormente, puso en marcha su primer plan de actuación en el que dedicaba una de sus líneas a la organización, con la creación de unidades funcionales en cada gerencia. Desde ese momento, se han desarrollado diversas actuaciones y se ha desplegado una infraestructura básica.

En este camino, a finales del año 2017, el Pleno de la Asamblea de Madrid mediante Resolución 77/2017, instó al Consejo de Gobierno de la Comunidad a la aprobación de un Decreto sobre medidas de seguridad de pacientes, de obligado cumplimiento en la asistencia sanitaria de todos los centros y servicios ubicados en la Comunidad de Madrid.

Cómo respuesta a este mandato, se ha elaborado y publicado el Decreto 4/2021, por el que se establecen los requisitos para mejorar la seguridad del paciente en centros y servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid, con independencia de su titularidad pública o privada.

Por lo tanto, este Decreto, es un paso más en el trabajo realizado en la Comunidad de Madrid, teniendo como finalidad la implantación de elementos organizativos y herramientas que permitan mejorar la cultura de seguridad en el conjunto de sus centros y servicios sanitarios, si bien se tiene en consideración el número de profesionales y las características de la asistencia sanitaria de aquellos para determinar los requisitos específicos.

Como elementos básicos para la consecución de las medidas previstas en esta norma, los centros o servicios sanitarios deben disponer de un Plan de seguridad del paciente, un Responsable de seguridad del paciente y una Comisión de seguridad del paciente.

El Plan de Seguridad del Paciente deberá estar aprobado por la dirección del centro y en su contenido se incluyen diferentes líneas de actuación, además de la estructura organizativa que da soporte a la gestión de riesgos sanitarios, el programa de acciones previstas, con un plan de formación, un procedimiento para la identificación inequívoca de los pacientes, un sistema de identificación y de gestión de seguridad sin daño y la realización de objetivos anuales operativos

El responsable de seguridad será un profesional sanitario, designado por el gerente, el director técnico o asistencial del centro y entre sus funciones, estará presidir la Comisión de Seguridad del Paciente, canalizar las propuestas de los profesionales y pacientes con la gerencia del centro o impulsar los objetivos y coordinar las actuaciones de mejora.

En cuanto a la Comisión de Seguridad del Paciente, su composición contará con un número mínimo de seis miembros, incluyendo un miembro de la dirección, que podrán ser profesionales asistenciales o no asistenciales, debiendo ser mayoría los profesionales sanitarios. Sus funciones serán asesorar a directivos y profesionales del centro en los problemas de seguridad del paciente y sus principales causas; impulsar iniciativas para la implantación efectiva del Plan de Seguridad; realizar el seguimiento y evaluación de las medidas de mejora establecidas; fomentar la notificación anónima y confidencial de incidentes sin daño; analizar los incidentes de seguridad en su ámbito de actuación, y fomentar y facilitar la formación de los profesionales.

Cómo resumen, esta norma, basada en la experiencia previa del enfoque y despliegue desarrollado, en los últimos años, en el Servicio Madrileño de Salud, establece los elementos de una infraestructura básica para mejorar la seguridad del paciente, en los centros y servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid.

--

--

SEDISA
SEDISA
Editor for

Sociedad Española de Directivos de la Salud formada por profesionales que trabajan en el sector salud y que ocupan una función directiva en sus empresas